<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Qué es el vinilo líquido?

Por Ruta 401

Hasta hace pocos años, el término de vinilo se asociaba a un material plástico adhesivo fabricado con resina plastificada de PVC (cloruro de polivinilo) y carbono que se podía imprimir con el diseño deseado y que se pegaba sobre distintos sustratos sin problemas de adherencia. El desarrollo de este producto ha hecho que hoy en día los vinilos también se suministren en formato de pintura líquida.

F1 vinilo líquido

El uso de los vinilos como elemento decorativo se ha incrementado en los últimos años debido a sus propiedades, que no han pasado desapercibidas en los sectores relacionados con el automóvil. Por ello, actualmente el vinilo se comercializa en distintos formatos (adhesivo o líquido) con el objetivo de ajustarse a distintos propósitos, como la personalización de vehículos (tuning) o la decoración de vehículos con fines comerciales.

Historia del vinilo líquido

El PVC fue creado por el químico alemán Eugen Bauman y el físico francés Henri Victor Regnault en el año 1872, aunque no fue hasta 1913 cuando otro alemán, Ernst Friedrich Klatte, patentó el PVC tras obtener un método de polimerización más innovador.

Inicialmente, este adhesivo no obtuvo un gran éxito, ya que no existían aplicaciones concretas en las que utilizarlo. Con el paso de los años, su uso se ha incrementando hasta llegar a la presentación en formato líquido.

Con la introducción del vinilo en el sector de la automoción se han abierto nuevas líneas de trabajo y se ha generado una nueva tendencia, el car wrapping, que tiene por objetivo ofrecer al usuario la posibilidad de renovar de forma más sencilla y económica el aspecto del vehículo, de sus accesorios o de cualquier otro elemento concreto.

F2 vinilo líquido

Desde hace unos años, el car wrapping se ha profesionalizado y, con la introducción del vinilo líquido, ha llegado a un número mayor de usuarios, sobre todo al comercializarse los formatos en aerosol que no requieren que se disponga de utillaje y equipos específicos.

Ventajas y limitaciones del vinilo

Las propiedades que han hecho que el uso del vinilo se vea incrementado en los últimos años son su bajo coste, la multitud de posibilidades de diseño que ofrece (una gran paleta de colores, posibilidad de rotular, imprimir, etc.), su facilidad de corte y pelado, y su resistencia ambiental, especialmente en interiores. Con la llegada del vinilo líquido, se potencian estas ventajas y se incrementa su utilización y aplicaciones (pintado de retrovisores, molduras, interiores, llantas, etc.) en el sector automotriz.  

No obstante, también presenta una serie de inconvenientes: es sensible a determinados productos químicos agresivos, se vuelve rígido con el paso de los años, presenta una menor resistencia a roces y abrasiones, requiere un mayor tiempo de repintado (aunque se compensa con un menor tiempo de preparación del soporte), cabe el riesgo de que se despegue por los cantos de las piezas o por las juntas, y es más difícil efectuar retoques y corregir defectos de pintado.

Equipo básico para vinilar

El equipo básico para aplicar vinilo líquido está compuesto por las siguientes herramientas y productos:

  • Pintura específica que se suministra en aerosol o en bote. Los formatos en aerosol están indicados para el pintado de pequeñas piezas o accesorios, mientras que el formato en bote, para el pintado de superficies de mayor extensión. Este tipo de pintura se oferta con una gama muy variada de colores con acabado mate, tanto lisos, como metalizados, como con efectos especiales, algunos de los cuales conseguirlos a través de una pintura tradicional resulta bastante más caro.

  • Desengrasante para eliminar cualquier resto de suciedad o grasa antes de aplicar el vinilo líquido.

  • Pistola aerográfica o pistola eléctrica de turbina para garantizar una aplicación uniforme de la pintura. Al usar vinilo en aerosol esta herramienta no se utiliza.

Proceso genérico de pintado con vinilo líquido

Como cualquier otro proceso de aplicación de una pintura, el pintado con vinilo líquido exige que se siga un proceso de preparación del soporte previo y una aplicación del producto ajustada a las instrucciones del fabricante.   

Dentro del proceso de preparación del soporte, cabe señalar que no es necesario lijar la superficie antes de pintar, aunque si es algo recomendable, siempre y cuando no se tenga la idea de retirar el vinilo en algún momento para recuperar la pintura de origen.

Asimismo, es necesario utilizar las medidas de prevención de riesgos estipuladas en la ficha de datos de seguridad del producto. De forma general, es indispensable hacer uso de guantes desechables de nitrilo, máscara con filtros químicos A1 (banda marrón) y gafas de seguridad.

Por otro lado, cuando la superficie por pintar presenta daños, antes de proceder a la aplicación del vinilo, es recomendable identificar y reparar dichos daños siguiendo los siguientes pasos:  

Tras reparar los daños, el proceso genérico para aplicar el vinilo líquido es el siguiente:

  • Soplar y limpiar con agua y jabón la superficie a pintar.

  • Enmascarar las piezas o accesorios  que no se deban pintar.

  • Si se ha escogido pintura en bote para aplicación a pistola, efectuar la mezcla con su correspondiente diluyente (a 1:1 generalmente) y, a continuación, introducir la pintura en la copa de pistola colándola a través de un filtro de papel. Cuando se emplea vinilo líquido en aerosol, se ha de agitar el bote enérgicamente (2 minutos generalmente según la ficha técnica) para conseguir que todos los compuestos de la pintura se mezclen correctamente.

  • Desengrasar los elementos o accesorios que se vayan a pintar. Para ello, hay que utilizar un limpiador eficaz como TEROSON VR 20.

  • Pasar una gamuza atrapapolvo por toda la superficie para que se adhieran las motas de polvo que hayan depositadas.

  • Aplicar la pintura en distintas manos siguiendo las normas básicas de aplicación que garanticen una deposición de la pintura uniforme que evite la formación de grumos o irregularidades. Normalmente, el fabricante recomienda entre 4 y 8 manos finas con la finalidad de generar una capa de vinilo seco lo suficientemente gruesa como que para que en el futuro se pueda retirar con facilidad. Entre mano y mano se tendrá que respetar el tiempo de evaporación de la capa aplicada (entre 5 y 10 minutos aproximadamente).

  • Opcionalmente, se puede aplicar barniz sobre el vinilo para obtener un acabado con brillo o satinado. Además, la capa de barniz aportará más protección frente al los roces o las condiciones climáticas. No obstante, cuando se pretenda retirar el vinilo el proceso será más costoso. Esta capa se debe aplicar una vez el vinilo esté seco, ya que de no ser así, el diluyente puede atacar a la capa de vinilo.

Conclusión

El vinilo en todas sus variantes llegó hace unos años al mundo del automóvil y a dia de hoy sigue su proceso de consolidación, tanto a en el ámbito profesional como en el particular. Por tanto, conocer sus propiedades, aplicaciones y formatos contribuirá a que sea aplicado de forma adecuada con el objetivo de obtener unos acabados de calidad.

 

New Call-to-action

Categorias: Carrocería y parabrisas, Aplicaciones