<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Herramientas y equipo indispensables en un taller de chapa y pintura

Por Ruta 401

En el taller de carrocería se realizan distintos tipos de reparaciones y modificaciones sobre la carrocería del vehículo, y para poder llevar a cabo estos trabajos con solvencia y con garantías de resolución hay una serie de herramientas que son imprescindibles. Algunas de estas herramientas son de uso general y comunes en otros talleres, mientras que otras son específicas para talleres de carrocería.

herramientas-chapa-pintura.jpg

Herramientas imprescindibles en el área de chapa

En el área de chapa se realizan trabajos sobre piezas de la carrocería de distintos materiales. Las tareas más significativas son las siguientes:

DESCARGAR GUÍA SOBRE HERRAMIENTAS EN EL TALLER

Para poder llevar a cabo los trabajos mencionados, en primer lugar, es necesario disponer de un carro provisto de utillaje que permita proceder al desmontaje de componentes atornillados. Este carro ha de disponer, como mínimo, de las siguientes herramientas:

  • Distintos juegos de destornilladores.

  • Un maletín de carraca de ¼.

  • Un kit de desmontaje de guarnecidos.

  • Grapas (de plástico, a ser posible, para evitar que al usarlas se generen rayas en la pintura).

  • Alicates variados (universales, de punta fina, etc.).

  • Botadores.

  • Granetes.

  • Martillo de bola y de nailon.

  • Brocas de taladrado.

  • Distintos juegos de llaves fijas, de carraca y acodadas.

Para la reparación de chapa manual, ya sea de acero o de aluminio, es imprescindible contar con mazas de hierro y de goma, martillos de carrocero, palancas con distinta geometría, limas de batir y sufrideras o tases. Sin embargo, para la reparación en zonas de difícil o nulo acceso, es necesario disponer de un equipo multifunción SPOT, para la reparación de acero, y uno de descarga de condensadores, para la reparación de aluminio.

Para sustituir elementos soldados de la carrocería, además de herramientas de golpeo como los martillos, se necesita el siguiente utillaje básico:

  • Bancadas universales para reparaciones estructurales de mayor envergadura o minibancadas para efectuar pequeños tiros en daños de intensidad menor que llevan asociados deformación de componentes anexos y que no se sustituyen, como largueros, pisos de maletero, etc.

  • Equipos auxiliares de medición, como los compases de varas o los gatos hidráulicos expansores para la corrección de deformaciones.

  • Herramientas de corte, como radiales o sierras neumáticas.

  • Herramientas y útiles de limado y cepillado que permitan limar pinturas y restos de metal. Para ello, se utilizan radiales, taladros o cepilladoras con sus respectivos discos específicos para cada tarea.

  • Utillaje para retirar puntos de soldadura, como despunteadoras, brocas de despunteado y soldaduras láser (láser cúter).

  • Herramientas para separar los paneles, como cinceles, cortafríos y buriles.

  • Útiles de sujeción, como mordazas autoblocantes.

  • Caballetes o bancos de trabajo donde colocar las piezas desmontadas.

  • Equipos de soldadura MAG para realizar las sustitución de piezas soldadas de acero y equipos MIG cuando se trata de aluminio. Además, la sustitución de elementos de aluminio obliga a disponer de un equipo de remachado específico que permita la colocación de remaches estampados.

  • Herramientas para aplicar adhesivos, como pistolas de extrusión y otros productos como antigravillas o ceras de cavidades.

Por otro lado, en la reparación de plásticos se utilizan algunas de las herramientas ya mencionadas y otras distintas, como las pistolas de calor para soldar el plástico o corregir deformaciones y fresas de limado para efectuar biseles.

En la reparación de lunas es fundamental que se disponga de herramienta de eliminación del cordón de poliuretano. Las más tradicionales son el cable acerado o trenzado y la herramienta quitalunas neumática. No obstante, existen en el mercado herramientas novedosas, como TEROSON ET MultiCut o los equipos de inducción, que mejoran el resultado y facilitan el trabajo del profesional del taller.

Por último, para efectuar los procesos de lijado e igualado en el área de carrocería se utilizan rotorbitales de órbita 5 o 7 con plato duro o semiduro, aspiradores de polvo, tacos y calas de lijado y espátulas de masillado.  

Herramientas imprescindibles en el área de pintura

En el área de pintura se efectúan tareas de lijado y de aplicación de pinturas para las que son imprescindibles los siguientes equipos:

  • Compresor de aire. Este equipo se comparte con el área de carrocería, aunque en esta zona se podría llegar a prescindir de él si se trabajara con herramientas que no sean neumáticas. En cambio, en pintura es un equipo necesario para poder aplicar la pintura. Su cometido es el de absorber e aire ambiental para comprimirlo y suministrarlo totalmente filtrado a las distintas herramientas neumáticas.

Otros equipos necesarios en el taller son los equipos de pintado (cabinas o plenums) y de secado. De entre ellos destacan la cabina de pintura y los equipos de infrarrojos:

  • La cabina o el plenum de pintura es el equipo que posibilita que las pinturas sean aplicadas en un entorno seguro y libre de polvo. Para ello, se hace circular una corriente de aire en su interior que va pasando por distintos filtros que retienen las partículas de polvo y la pintura pulverizada residual, o eliminan la carga contaminantes de estos productos (filtros de carbón activo). Además, estos equipos también permiten el secado de la pintura gracias a un quemador que integran.

  • Los infrarrojos están diseñados para llevar a cabo un secado más efectivo y completo de la pintura que el generado por la cabina. Están indicados para ser utilizados tanto dentro como fuera de la cabina. Su principal ventaja es que reduce los tiempos de curado de la pintura y obtiene un secado que se inicia desde el interior de la pintura hacia el exterior, lo cual significa que al estar seco superficialmente ya se puede trabajar (el secado de la cabina es producido desde el exterior hacia el interior, por lo que que esté seco superficialmente no es indicativo de que se pueda trabajar).   

Por otro lado, en lo referido a herramientas, en el área de pintura no puede faltar el siguiente utillaje:

  • Máquinas de lijado rotorbitales. Se utilizan para lijar y afinar los distintos productos de fondo y superficies antes de aplicar la pintura, por lo que deben ser de órbita 3 y han de montar platos blandos con uso de interface cuando corresponda.

  • Espátulas de masillado.

  • caballetes o bancos de trabajo.

  • Pistolas aerográficas. Son las encargadas de pulverizar la base de color o el barniz sobre la superficie reparada del vehículo. Según la forma en la que la pintura se introduce en el interior de la pistola, quedan clasificadas en pistolas de succión o de gravedad, de manera que estas últimas son las más utilizadas en los talleres de vehículos. A su vez, existen tres tipos de pistolas según su funcionamiento: convencionales, HVLP (high volume low pressure) e híbridas.

  • Útiles de enmascarado, como los cúteres o los carros dispensadores que faciliten la protección de ciertos elementos de la carrocería más complejos de empapelar.

  • Máquina de básicos en la que queden dispuestas de forma ordenada todas las bases de color. Esta máquina también permite que se pueda mover cada uno de los botes de pintura antes de iniciar la mezcla del color.

  • Ordenador con software del fabricante de pintura. Esta herramienta permite disponer de la formulación de todos los colores y sus variantes de los distintos fabricantes, así como de información adicional (FDS de los distintos productos, fichas técnicas de utilización, etc.). El conjunto se completa con cartas de colores para la comprobación del color de repintado escogido con el del vehículo y, opcionalmente, con otras herramientas de comprobación que facilitan las tareas de colorimetría del pintor.   

  • Útiles para pesar y mezclar la pintura. Básicamente hay que disponer de una balanza bien calibrada para efectuar el pesaje de los distintos básicos que integra cualquier color, de vasos donde introducir la pintura y reglas o útiles para mover la pintura.

  • Secadores manuales de pintura al agua denominados venturi. Es un tipo de pistola que acelera el proceso de evaporación de la pintura al agua.

  • Pulidoras y útiles de corrección defectos de pintado. Tras los procesos de pintado es común que pueda aparecer algún tipo de defecto de pintado como motas de polvo o descuelgues. Para eliminar el defecto se emplean abrasivos, al agua o en seco,  colocados sobre distintos soportes o máquinas, mientras que la pulidora se utiliza para devolver el brillo a la superficie

Conclusión

Las herramientas que se necesitan en un taller son muy variadas, y se necesitan unas u otras según la especialidad del taller. Además, aparecen nuevas herramientas en el mercado con el objetivo de facilitar el trabajo de los profesionales del taller. Disponer del mejor equipo es fundamental para que el taller obtenga el mayor rendimiento.

New Call-to-action

 

Categorias: Gestión