<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Artículo técnico: ‘Cómo ajustar y alinear componentes de la carrocería’

Por Ruta 401

Es frecuente que los distintos componentes de una carrocería sean desmontados y vueltos a montar para efectuar determinadas reparaciones, o sustituidos por otros nuevos cuando han sufrido una colisión de cierta envergadura.

F1 ajuste componentes

Es por ello que, cuando se procede al montaje de la pieza desmontada o del recambio nuevo, éstos deben encajar y ajustar perfectamente en su hueco para lograr el mejor acabado estético y evitar defectos tales como ruidos.

Para conseguir el mejor resultado, el profesional del taller ha de conocer qué variables debe tener en cuenta en cada momento para obtener un correcto alineado entre piezas, así como que elementos de ajuste le van a permitir conseguirlo.  

Variables que influyen en el ajuste y alineado de los componentes de la carrocería

Al montar o sustituir un elemento de la carrocería, el profesional del taller dispone de varios factores que debe tener en cuenta para comprobar y verificar que el repuesto montado encaja correctamente sobre su alojamiento y con sus piezas colindantes. A continuación, se analizan todos ellos.

1. Comprobación de las cotas de posición 

Este tipo de comprobación suele emplearse en aquellas situaciones de trabajo en las cuales el daño ocurrido es grave y el vehículo ha sido subido, generalmente, a la bancada. Una vez subido, se puede comprobar la posición de las piezas con los propios componentes de la misma o utilizando medidores específicos como los compases de varas.

En otras ocasiones, puede haber un desplazamiento de la carrocería que no es perceptible a simple vista, con lo cual en lugar de subir el vehículo a la bancada es puesto en altura a través de un elevador para efectuar una comprobación inicial con un compás de varas.

DESCUBRE OTRAS TÉCNICAS IMPRESCINDIBLES EN CHAPA 

Sea cual sea el sistema de medición empleado, siempre se debe trabajar con las medidas aportadas por el fabricante en su manual de reparación, para que, una vez reparado el daño, la comprobación de medidas esté dentro de las tolerancias estipuladas.

En este enlace se puede ver un compás de varas digital dotado de diferentes adaptadores y puntas con distintas formas e imantados para facilitar su colocación y sujeción sobre la carrocería.  

2. Verificación de la continuidad entre líneas y nervios  

La líneas y los nervios de una carrocería forman parte de la estética del vehículo, con lo cual al montar o sustituir un elemento de la carrocería es fundamental asegurar la posición de la pieza para que cualquier contorno de pieza, línea o nervio de un componente concreto quede perfectamente alineado con su continuación en las piezas contiguas.

F2 ajuste componentes

La falta de continuidad entre líneas y nervios provoca un defecto visual fácilmente perceptible por el cliente que puede llevar a futuras reclamaciones. Así pues, es necesario mostrar una especial atención a este aspecto sencillo de evitar pero que, en ocasiones, por falta de atención o por la prisas de la reparación se pasa por alto.

3. Comprobación del paralelismo entre piezas

Otro de los aspectos fundamentales a tener en cuenta en el alineado de piezas de carrocerías es el paralelismo entre las mismas. Esta comprobación consiste en verificar que tras el montaje, el contorno del repuesto queda enrasado con sus componentes periféricos, es decir, que queda a la misma altura y cuando se pasa la mano por la transición de ambas no se aprecian escalones.

Un paralelismo inadecuado afecta a la estética de la reparación, pero también puede generar ruidos molestos durante la marcha. Un ejemplo de ello es cuando el paralelismo entre la aleta y puerta delantera es inadecuado. Durante la marcha, el aire tiende a introducirse por la holgura formada entre ambas piezas provocando turbulencias en el interior que se traducen en ruidos.

4. Revisión de la holgura entre piezas

La carrocería es un conjunto de piezas unidas entre sí a través de distintos sistemas de fijación. En lo que se refiere a los componentes de revestimiento, la mayoría de ellos están colocados uno a continuación del otro de forma que entre ellos existe un pequeño espacio denominado holgura o junta.

F3 ajuste componentes

Tras el montaje de la pieza nueva, también hay que prestar atención a este aspecto para evitar un defecto estético importante que también será fácilmente localizable por el cliente. Cada holgura concreta entre piezas tiene una medida determinada y unas tolerancias aceptadas por el fabricante.

Por tanto, para conocer estos datos hay que consultar el manual del fabricante, aunque si no se dispone de este documento o uno análogo, siempre se puede recurrir a la medición de la holgura del lado contrario al de la reparación. Para efectuar la medición, se utilizan las orejetas o mordazas específicas para medición de interiores de un calibre o pie de rey.

5. Comprobación de cierres y aperturas suaves

Algunos elementos de piel articulados de la carrocería como capós, puertas o portones se abren de forma continua. Esto hace que, cuando una de estas piezas es desmontada o sustituida, además de haber verificado las variables mencionadas en apartados anteriores, sea fundamental comprobar que su apertura y cierre se desarrolla con suavidad.

Un cierre que requiere dar un portazo, o una abertura que muestra resistencia y al abrirse empuja la puerta con cierta brusquedad, son síntomas muy molestos para el dueño del vehículo, con lo cual es un error que bajo ningún concepto se debe pasar por alto.

Elementos que permiten el ajuste y el alineado entre piezas

El número de elementos de ajuste que permiten que una pieza pueda ser alineada dependen fundamentalmente del tipo de componente y de las opciones que haya decidido integrar el fabricante. De este modo, componentes como los capós dispones de varios elementos que facilitan su ajuste, y otros como los elementos soldados de ninguno.

A continuación, se detallan los elementos de ajuste más comunes que pueden ser utilizados en cada grupo de piezas según sea su sistema de fijación y anclaje, sin entrar en detalles en prácticas de ajuste poco ortodoxas.

1. Elementos de ajuste sobre componentes articulados: capós, puertas, portones y tapas de maletero

El primer elemento presente en todos estos componentes que permite el ajuste de estas pieza son las bisagras. Dependiendo de su estructura y posición de montaje, al actuar sobre los tornillos que fijan la bisagra al bastidor del componente y al elemento estructural, se consigue ajustar la posición y/o el paralelismo de la pieza.

F4 ajuste componentes

Otros elementos comunes a todos ellos son la cerradura y el resbalón, los cuales pueden estar integrados sobre la misma pieza o sobre el componente estructural sobre el cual encajan. Modificando su posición, se puede corregir la posición y las holguras de la pieza tras el cierre, ajustar el paralelismo, y obtener cierres y aperturas suaves. En el caso de las cerraduras de las puertas, las opciones de ajuste que posibilitan son prácticamente nulas.

Para favorecer cierres y aperturas suaves, el profesional del taller puede valerse de grasas blancas de silicona de alto rendimiento como LOCTITE LB 8104.

Finalmente, existe otro elemento que facilita el ajuste del paralelismo, aunque en esta caso únicamente sobre capós, portones o tapas de maletero.  Se trata de los topes de regulación de goma que incorporan una rosca y suelen estar integrados en el mismo componente o sobre el elemento estructural sobre el que se asientan. A pesar de ello, no en todas las ocasiones disponen de regulación, ya que simplemente actúan como elemento limitador de la profundidad de cierre.  

2. Ajuste sobre componentes atornillados no articulados

Elementos como las aletas delanteras o los paragolpes van fijados a la carrocería mediante tornillos, y en el caso de los paragolpes, la fijación se complementa con soportes de fijación. Así pues, la posición, el paralelismo y las holguras van a depender del sobredimensionamiento que haya dado el fabricante a los orificios pasantes destinados a albergar el tornillo de fijación.

Por otro lado, las aletas delanteras suelen llevar selladores en su asiento sobre los pilares A, con lo cual una mala eliminación de los mismos al retirar la pieza dañada puede hacer que el recambio asiente sobre estos restos y, por tanto, quede ligeramente sobreelevado sin posibilidad de corregir el paralelismo.

En relación a los paragolpes, un mal estado de los soportes de fijación que permiten su encaje sobre la aleta puede hacer que no queden bien retenidos y, por tanto, se pierda el paralelismo.

3. Ajuste sobre elementos soldados

El ajuste y alineado de estos componentes depende fundamentalmente de la posición de la pieza. Por un lado, los elementos internos estructurales soldados requieren de un proceso de medición muy exhaustivo que se apoye con los útiles mencionados anteriormente.

Por el contrario, los elementos soldados de piel dependen en gran medida de la buena preparación del soporte que se haya efectuado: alineado, aplanado y eliminación restos restos de metal y adhesivos sobre las pestañas de asiento, preparación de juntas de unión simétricas, y comprobación minuciosa de las variables que afectan al alineado entre piezas.

Conclusión final

El alineado entre piezas es una tarea de especial importancia cuando un componente de la carrocería es desmontado y vuelto a montar o sustituido. No tener en cuenta las variables mencionadas o desconocer las posibilidades de regulación que los distintos componentes conlleva una pérdida de calidad en la reparación que, además, afecta al aspecto visual de la actuación efectuada y, en consecuencia, a la satisfacción del cliente.

tutoriales-centro-de-recursos

Categorias: Carrocería y parabrisas