<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La centralita del coche, el cerebro del vehículo

Por Ruta 401

La ECU (Engine Control Unit) es la unidad de control del motor, también conocida como centralita del coche. ¿Sabes por qué puede tener problemas este componente tan importante del vehículo o cuáles son sus síntomas de fallo más habituales? Descúbrelo en este artículo, junto con otra información sobre sus funciones.

En qué consiste la centralita del coche

Originalmente, la ECU gestionaba la cantidad de combustible que se inyectaba hacia la cámara de combustión. Esto permitió grandes mejoras en el rendimiento del motor y en el índice de emisiones contaminantes. Pero su desarrollo hasta la fecha ha sido importante. Así, a día de hoy, la centralita del coche es la encargada de gestionar electrónicamente todas las complejas unidades del vehículo.

centralita coche

Habitualmente, esta centralita suele estar emplazada en el interior del vano motor, generalmente, sobre la caja del filtro del aire del motor. Ahora que los vehículos integran una infinidad de funciones y sistemas muy sofisticados, la ECU debe entenderse como la unidad de control principal. En otras palabras, es la encargada de centralizar y comunicar la información de las diversas ECUs de cada sistema.  

¿Cómo desmontar y montar un motor desde cero? Guía paso a paso

La centralita del coche, en sí, es un sistema electrónico formado por un entramado de sensores y actuadores. Los sensores registran parámetros de funcionamiento del vehículo y los envían a la ECU. Entre estos parámetros se encuentran la posición del cigüeñal, la posición del árbol de levas, la del acelerador, la temperatura de diversos sistemas, etc. Tras procesar la información, la centralita del coche emite las órdenes pertinentes a los actuadores, y estos convierten las señales eléctricas recibidas en trabajos mecánicos. 

Funciones de la ECU 

Este componente consta de dos unidades: la unidad de control del tren de potencia y la unidad de control de los sistemas de confort y seguridad. La primera permite que la centralita del coche lleve a cabo sus funciones primarias. Mientras que la segunda controla el funcionamiento del elevalunas, la iluminación, la climatización, el sistema de frenos, el ABS, etc.

Estas son algunas de las funciones que puede llegar a realizar la unidad de control del motor de la centralita del coche (dependiendo de su sofisticación):

  • Control de la inyección de combustible. La centralita determina la cantidad de combustible y el volumen de aire que debe entrar en el motor, según la demanda del acelerador.

  • Control de la ignición. La ECU estudia y determina el momento exacto en el que se debe llevar a cabo la ignición. Así, mejora la potencia y disminuye el consumo de combustible.

  • Control de la distribución de las válvulas. Para garantizar una combustión óptima, la centralita del coche regula el ciclo de apertura y cierre de válvulas que controlan el paso de aire hacia los cilindros.

Todas estas funciones tienen como objetivo final gestionar el régimen de revoluciones y el ralentí. Lo cual permite mejorar el rendimiento del motor y gestionar los niveles de emisión de gases contaminantes

Síntomas de fallo de la centralita del coche

Ante una avería en la centralita del coche, es posible percibir las siguientes anomalías en el funcionamiento del vehículo:

  • Falta potencia y no responde ante la demanda de aceleración.
  • El motor no consigue arrancar y, cuando lo hace, puede llegar a detenerse en marcha.
  • El ralentí funciona de forma deficiente e inestable.
  • Hay un exceso de consumo de combustible.
  • Se activa el modo de protección del vehículo (el sistema limita las revoluciones del motor a 3.000 rpm y la velocidad a 80 km/h).
  • Se percibe un sonido anómalo del motor: detonaciones descompasadas y vibración inusual.
  • Se encienden uno o varios testigos en el cuadro de instrumentos (testigo de fallo motor, de los calentadores, etc.).
  • El vehículo expulsa humo denso y oscuro por el escape.
  • El ventilador está en funcionamiento continuo.
  • Algunos sistemas básicos no responden: iluminación, limpiaparabrisas, cierre centralizado, etc.

Causas de fallo de la centralita del coche

Existen multitud de causas de fallo de la centralita del coche. Algunas de las más habituales suelen ser las siguientes:

  • Sobrecarga por tensión. Un cableado defectuoso o un exceso de voltaje por un mal uso de las pinzas de arranque puede generar un cortocircuito. Esto puede repararse sustituyendo el solenoide o componente afectado.

  • Daños en el conexionado eléctrico por culpa de la humedad. Esta avería puede llegar a inhabilitar la ECU y requerir su sustitución. Para evitar esto, hay que detectar el problema a tiempo y limpiar y secar la centralita del coche adecuadamente. 

  • Agrietado de la placa base. Este puede ocasionarse por vibraciones o fuertes cambios de temperatura. Tiene solución, ya que esta pieza puede sustituirse por una nueva.

  • Errores de programación o cortes de conexión o alimentación durante una reprogramación. Resulta de vital importancia tomar todas las precauciones posibles mientras se realiza una programación o reprogramación. Principalmente, mientras se lleva a cabo dicha operación hay que mantener la tensión adecuada en la batería del vehículo. 

Esta avería puede tener diversas soluciones según su gravedad. Desde tener que volver a reprogramar la centralita, en el caso más leve, hasta tener que sustituir el componente, en el más grave.

La centralita del coche es un componente fundamental para un funcionamiento del vehículo óptimo y seguro. Es la que permite la correcta gestión e interrelación de los diferentes sistemas. Por ello, es imprescindible conocer los síntomas de una avería en la ECU. Y es que darle solución a tiempo puede evitar, en determinadas ocasiones, la sustitución de este costoso componente.

New Call-to-action

Categorias: Reparación mecánica