<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo reprogramar la centralita de un coche (ventajas y riesgos)

Por Ruta 401

Portada repro_opt

Antes de aprender cómo reprogramar la centralita de un coche, debe entenderse su función. La centralita del vehículo o ECU (Engine Control Unit) se encarga de gestionar, electrónicamente, ciertos parámetros relacionados con el funcionamiento del motor (revoluciones, temperatura, cantidad de combustible adecuado, punto de ignición, presión de admisión óptima, nivel de propulsión del turbocompresor, etc.).

Para gestionar estos parámetros, la unidad recibe la información de sensores instalados en las diferentes unidades relacionadas.

¿En qué consiste reprogramar la centralita de un coche?

Los fabricantes programan los criterios de funcionamiento del motor memorizándolos en un chip llamado EPROM (Erasable Programmable Read-Only Memory, en español: ROM programable borrable). Esta información puede ser editada para permitir la adaptación a la instalación de nuevos componentes, diferentes a los de serie, y esto es lo que se conoce como reprogramar la centralita del coche.

Además, mediante la reprogramación de la centralita, conocida como chip tuning, también se puede optimizar el rendimiento del motor, aumentando el par y la potencia. Cabe señalar que los fabricantes diseñan los motores para que funcionen en condiciones extremas y, mediante la programación de serie de la centralita, limitan las prestaciones del motor para guardar un margen de seguridad. 

VER TODOS LOS POSTS SOBRE MECÁNICA

Mediante una reprogramación también pueden modificarse parámetros como el funcionamiento de la EGR (recirculación de los gases de escape), cambiar las limitaciones de par, turbo, inyección, temperaturas o velocidad, modificar el mapa de encendido, etc.

A la hora de reprogramar la centralita de un coche, debe respetarse el margen de ajuste permitido por el fabricante para cada parámetro, de tal manera que no se comprometa la fiabilidad del motor. Toda modificación debe ser homologada e incluida en la ficha técnica del vehículo. Además, es obligatorio informar a la compañía aseguradora. Por otro lado, el propietario debe ser consciente de que cualquier tipo de modificación técnica que se realice sobre el vehículo implica la anulación automática de la garantía oficial.

Ventajas de la reprogramación de la centralita del coche 

Existen varias posibilidades de reprogramación en función de las necesidades del cliente. Las opciones más comunes son las siguientes:

  • Aumentar la potencia. Es posible incrementar el rendimiento hasta un 25%, en función de las especificaciones de cada fabricante.
  • Reducir el consumo. La reprogramación de la centralita permite aumentar la potencia y reducir el consumo. Esto se debe a que se consigue un mayor par a bajas revoluciones, por lo que se puede circular utilizando más las marchas largas. 
  • Adaptarla respuesta del motor a cada modo de conducción. 
  • Aumentar la seguridad. Al aumentar la potencia del motor, el vehículo tiene una respuesta más eficaz ante situaciones de alta exigencia al motor (adelantamientos, incorporaciones, etc.).

Cómo reprogramar la centralita de un coche 

A continuación, se detallan los diferentes pasos a seguir a la hora de realizar una reprogramación:

  • Comprobación del estado del motor. Antes de realizar cualquier actuación sobre el vehículo, es necesario comprobar el estado del motor mediante una diagnosis que verifique el correcto funcionamiento de los diferentes dispositivos de captación de señales. También debe garantizarse el correcto estado exterior del motor y de sus componentes.
  • Toma de precauciones. Al reprogramar la centralita de un coche, hay que asegurarse de que la alimentación de la batería del vehículo se mantiene y de que no hay cortes de comunicación con el ordenador externo desde el cual nos conectamos al vehículo.
  • Lectura de parámetros de origen. La lectura del archivo con los parámetros de origen almacenados en la memoria EEPROM se puede realizar de distintos modos. La más común consiste en la conexión de un ordenador al puerto OBD del vehículo. 

Otros modos, menos utilizados, requieren el desmontaje de la centralita. El método de conexión BDM, por ejemplo, consiste en conectar la interfaz directamente a la placa base de la centralita. Otro método, más laborioso, consiste en desoldar la tarjeta de memoria para poder leerla.

  • Edición de los parámetros. La edición de los parámetros se lleva a cabo mediante un software específico de edición. En el caso de que se haya desoldado la memoria, se tiene que sustituir por una nueva donde se hayan grabado los nuevos parámetros.
  • Finalmente, se recomienda realizar un test al vehículo en marcha (por si hiciera falta algún reajuste) y extraer una gráfica de los resultados obtenidos mediante la diagnosis.

Riesgos de una reprogramación de la centralita incorrecta

Los riesgos que podría conllevar una reprogramación inadecuada o no tenerla en cuenta de cara a otras piezas del vehículo son muchos. A continuación se explican algunos de los más habituales:

  • Obstrucción del filtro de partículas. En vehículos diesel, al  incrementarse la potencia mediante la reprogramación, se obliga al vehículo a generar más carbonilla. Si no se sustituye el filtro antipartículas por uno adaptado a la nueva situación, el exceso de hollín podría taponar el filtro, ya que las regeneraciones no se ajustan a los nuevos requerimientos.
  • Problema de temperatura. Reprogramar la centralita de un coche de forma inadecuada puede provocar picos de temperatura excesiva en la cámara de combustión. 
  • Emisiones contaminantes no permitidas. Algunas reprogramaciones sobre los valores del sensor de temperatura de refrigerante pueden ocasionar un nivel excesivo de emisiones.
  • Averías en bielas, culata, cigüeñal y sistema de lubricación. Ya que estos componentes no se han diseñado para soportar la exposición continuada a sobreesfuerzos.  
  • Desgaste de los segmentos y cilindros. Al aumentar el ciclo de inyección, las paredes de deslizamiento de los cilindros se quedan sin lubricante, lo que puede ocasionar un desgaste prematuro o, en el caso más grave, un gripado de los mismos.
  • Desgaste de neumáticos. Después de reprogramar la centralita de un coche, los neumáticos de las ruedas motrices se pueden desgastar más rápido debido al aumento del par.
  • Desgaste del embrague. Si tiene que soportar un par de giro superior, el desgaste del embrague podría ocurrir antes de lo normal.
  • Rotura de las juntas homocinéticas. Al aumentar el par de origen, algunos componentes de la transmisión pueden llegar a sufrir un desgaste prematuro. Esto puede afectar a los rodamientos o a las juntas homocinéticas.  

Conclusiones

Es fundamental que la reprogramación de la centralita se realice de forma controlada y dentro de los márgenes de seguridad marcados por el fabricante. Ya que, si no, se corre el riesgo de exigirle demasiado al l motor.

Pese a que reprogramar la centralita de un coche no es una operación compleja, es primordial que sea llevada a cabo por un profesional especializado que garantice una reprogramación uniforme y segura.

 

New Call-to-action

Categorias: Reparación mecánica