<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Recirculación de gases de escape (EGR)

Por Ruta 401

iStock-188094782_opt

La recirculación de gases de escape permite reducir las emisiones contaminantes de los vehículos diésel y gasolina.  Al transformar la energía térmica generada en la combustión en trabajo mecánico, los motores de combustión interna emiten gases de escape compuestos de sustancias dañinas para el medio ambiente. Entre ellas el óxido nitroso (NOX), el monóxido de carbono (CO), los hidrocarburos (HC) y las partículas en suspensión (PM).

Para evitar que gran parte de estos gases sean expulsados al exterior, los vehículos disponen de un sistema de recirculación de gases de escape. Dicho sistema permite dirigir gran parte de los gases provenientes del motor hacia el colector de admisión para canalizarlos.

¿Qué tecnología usa el sistema de recirculación de gases de escape?

El sistema de recirculación de gases de escape se basa en la tecnología EGR, denominada así por las siglas de exhaust gas recirculation. Esta tecnología consiste en el empleo de una válvula, la llamada válvula EGR, que conecta los colectores de escape y admisión según las necesidades del motor. La apertura y el cierre de esta válvula están regulados por la ECU, en función de las señales que recibe de los diferentes sensores del motor.

Si la válvula EGR permanece abierta, los gases reconducidos vuelven a entrar en la cámara y se mezclan con los gases de admisión. De este modo, al requerir una menor cantidad de gases de admisión, la combustión genera un menor potencial calórico y se reducen las emisiones contaminantes. Por el contrario, si la válvula EGR permanece cerrada, la combustión es más potente y mejora el rendimiento del motor.

La normativa relacionada con la contaminación que fue aprobada en Europa en los años 90 obligó a los fabricantes de automóviles a equipar todos sus vehículos con este sistema.

Actualmente, esta válvula se utiliza tanto en motores diésel como en motores de gasolina. En función del camino que siguen los gases recirculados antes de introducirse en la cámara de combustión, pueden distinguirse dos tipos de tecnología:

  • Sistema de alta presión. En ellos, la válvula de recirculación de gases de escape está situada entre los colectores de admisión y de escape.
  • Sistema de baja presión. En este otro tipo, los gases recirculantes no son enviados a la cámara de combustión del motor directamente a través de la válvula EGR, sino que pasan primero a través del enfriador o radiador de la misma. De este modo, se consigue una mezcla de gases más fría y rica en oxígeno, lo que se traduce en una combustión que emite menos partículas nocivas.

Según su modo de actuación, los dos tipos de válvulas EGR más usadas, son los siguientes:

  • Válvula EGR eléctrica. Este tipo de válvula se acciona gracias a la estimulación de un solenoide al recibir una señal de la ECU en forma de pulso eléctrico. Es el tipo de válvula EGR más común, ya que permite mayor exactitud en el grado de apertura de la válvula.
  • Válvula EGR neumática o mecánica. Este tipo de válvulas fueron las primeras que se desarrollaron. Son accionadas mediante un mecanismo formado por un resorte que gestiona la apertura y cierre de la válvula, según la presión que este recibe de una electroválvula que actúa mediante vacío.

Anomalías más comunes en los sistemas EGR y recomendaciones

Normalmente, los vehículos diésel tienen un mayor índice de averías relacionadas con la válvula EGR, ya que generan más carbonilla que los motores gasolina. Estos residuos, junto con los restos de aceite, se van adhiriendo a las paredes de la válvula y de los diferentes conductos y provocan un estrangulamiento del paso de los gases. Esto puede afectar a las prestaciones del motor, ya que la válvula podría quedar bloqueada o no responder correctamente a las solicitudes de la ECU.

Estas son algunas de las anomalías más comunes en las válvulas de los sistemas de recirculación de gases de escape:

  • La válvula se bloquea en posición abierta. Si esto sucede, el conductor notará una pérdida de potencia en el vehículo, inestabilidad en el ralentí e incluso dificultades en el arranque del motor (además del exceso de emisiones).
  • La válvula se bloquea en la posición cerrada. En este caso, el sistema deja de cumplir con su misión anticontaminante y es posible que el vehículo alerte de la avería y limite el rendimiento del motor.

Si se presenta alguna anomalía en el funcionamiento del vehículo, el testigo de gestión de motor se encenderá en el cuadro de instrumentos.

Para comprobar el estado del sistema EGR es necesario llevar el vehículo a un taller de confianza. Mediante el uso de una máquina de diagnosis adecuada, se puede detectar si los valores del caudalímetro, también llamado medidor de masa de aire, son los correctos o si la recirculación de gases es excesiva. Asimismo, cabe señalar que, cuando se sustituye una válvula EGR, es necesario realizar una adaptación de la misma una vez sustituida.

Estas anomalías pueden aumentar cuando se hace un uso intensivo del vehículo en ciudad o a un régimen de revoluciones bajo, ya que ello obliga a la válvula EGR a mantenerse en posición abierta demasiado tiempo sin alcanzar la presión adecuada.

Un modo de prevenir esta situación es evitar conducir de forma continuada a bajas revoluciones, así como utilizar aceites de motor homologados por el fabricante y de bajo contenido en cenizas. Además, es fundamental comprobar el estado del sistema y realizar una limpieza de la válvula y de la admisión con un limpiador desengrasante biodegradable cuando sea necesaria, por ejemplo, con LOCTITE SF 7840, y siguiendo siempre las recomendaciones del fabricante.

Conclusión

Desde que el uso de los sistemas de recirculación de gases de escape es obligatorio en todos los vehículos diésel y de gasolina, se han reducido en gran medida las emisiones contaminantes generadas por el parque automovilístico. Estos sistemas pueden sufrir averías, especialmente si el vehículo se conduce mayormente por ciudad y a bajas revoluciones. Por eso es importante seguir las recomendaciones de mantenimiento del fabricante y realizar revisiones de las válvulas periódicamente.

New Call-to-action

Categorias: Reparación mecánica