Aditivos para motores diésel: 4 tipos existentes en el mercado

Por Ruta 401

Un motor está formado por una gran cantidad de elementos que sufren unas condiciones de trabajo muy exigentes. Los motores funcionan a altas temperaturas, soportan grandes presiones y altas cargas de trabajo, y están expuestos a gases, partículas y productos químicos. Por todo ello, para su buen funcionamiento es preciso emplear productos específicos, como refrigerantes o lubricantes, que ayuden a su mantenimiento. En la actualidad, muchos de estos productos incorporan “extras” que seguramente conoces: los aditivos. Así que en este post vamos a hablar de distintos tipos de aditivos para motores diésel que puedes encontrar en el mercado.

aditivos diesel.jpg

Sobre los aditivos para motores diésel

Los aditivos para motores diésel son productos químicos que, según los fabricantes que los comercializan, facilitan la combustión y limpian internamente el motor, el circuito de inyección e incluso el circuito de refrigeración.

Lo cierto es que no existe una opinión estandarizada sobre la eficacia de estos productos. Los fabricantes de coches no suelen recomendar su uso, mientras que otros profesionales del mundo de la automoción sí los recomiendan. No es la primera vez que hablamos de esta polémica, también lo hicimos en este artículo.

¿Cómo desmontar y montar un motor desde cero? Guía paso a paso

Los aditivos suelen estar compuestos de hidrocarburos, isoalcanos, nitrato de etilhexil y queroseno. Lo más habitual es aplicarlos directamente en el depósito de combustible, generalmente con una disolución de 3 ml de producto por litro de gasolina.

Existen aditivos para motores gasolina, para el lubricante, para los sistemas de refrigeración, para las cajas de cambios o incluso para el sistema de aire acondicionado. Sin embargo, en este artículo nos vamos a centrar en los aditivos para motores diésel.

Tipos de aditivos para motores diésel

Un aditivo para motor diésel es un producto recomendado para usar únicamente en este tipo de motores. Sin embargo, no todos los aditivos diésel son iguales. Por ejemplo, se pueden encontrar aditivos con las siguientes funciones:

  • Mejorar la calidad del combustible. Este tipo de aditivos se comercializan como aditivos capaces de elevar el octanaje del combustible y, por lo tanto, mejoran el rendimiento del vehículo y reducen el consumo.
  • Anticongelante. El líquido refrigerante es muy importante. Impide que el agua que refrigera el motor se congele y que  la temperatura del motor suba más de lo debido.
  • Antihumos. Según sus fabricantes, este tipo de aditivos reducen la formación de residuos en el sistema de admisión y minimizan la emisión de gases contaminantes en los motores diésel.
  • Limpiar el motor. Este tipo de aditivos tienen el objetivo de eliminar las partículas y sedimentos que quedan incrustadas en los circuitos internos, mejorando así la combustión y el funcionamiento del motor.

Como profesional del taller, antes de utilizar un aditivo en el vehículo de un cliente, lo más recomendable es conocer sus funciones, para qué tipo de motor sirve y si es compatible con el motor sobre el que queremos utilizarlo. Si bien es cierto que estos aditivos son útiles en algunos casos (por ejemplo, para limpiar un circuito de refrigeración por contaminación con aceite), antes de usarlos siempre se debe consultar con el fabricante.

New Call-to-action

Categorias: Mecánica