<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo cambiar el motor de un elevalunas eléctrico

Por Ruta 401

Los elevalunas eléctricos son una opción de equipamiento que hoy en día incorporan la mayoría de los coches. Con el paso de los años se han convertido en un complemento imprescindible para garantizar el confort y la comodidad de los ocupantes. Se trata de un elemento de funcionamiento simple pero que, a pesar de ello, no está exento de sufrir averías. Por ello, a continuación, se describe paso a paso cómo cambiar el motor del elevalunas eléctrico, una de las reparaciones más comunes en este tipo de sistemas.

motor elevalunas electrico

Sobre los elevalunas eléctricos

Las primeras ventanillas de vehículo fueron fijas o desmontables. Comenzaron instalándose solo en la parte frontal, para luego montarse también en los laterales. Con el paso del tiempo, llegaron las primeras ventanillas que se podían abatir gracias a la incorporación de unas bisagras.

El primer elevalunas mecánico (accionado manualmente a través de una manivela) fue diseñado por Max Brose en 1928. Gracias al freno de muelle antirollo se dio la posibilidad de que la ventanilla permaneciera en cualquier posición. Esta tecnología fue bautizada como Atlas. La industria siguió evolucionando y creó diversos sistemas como las ventanillas plegables equipadas en el famoso Citroën 2CV o las correderas montadas en el Renault 4.

Sin embargo, fue en Estados Unidos donde se dio un paso adelante sacando al mercado el primer elevalunas eléctrico, obra de la marca Lincoln. Para que esta tecnología llegase a Europa hubo que esperar hasta los años 50, cuando BMW introdujo el primer elevalunas eléctrico en su BMW 503.

En la actualidad, existen modelos más avanzados que han mejorado sus prestaciones incorporando funciones como el modo secuencial, que permite subir o bajar la ventanilla de forma completa mediante un único golpe de botón, o los sistemas antipinzamiento, que potencian la seguridad de los ocupantes gracias a que evitan daños en objetos o personas cuando estos quedan atrapados entre la ventanilla y el marco de la puerta.

¿Cómo funcionan los elevalunas eléctricos?

Los sistemas de elevalunas eléctricos se componen, principalmente, de dos elementos: el mecanismo elevalunas y el motor. Su funcionamiento consiste en que el motor del elevalunas eléctrico acciona el giro de un tambor en el que están fijados los extremos de unos cordones de acero. Estos cordones están dispuestos en direcciones opuestas de tal forma que, cuando uno se enrolla por un lado, el otro se desenrolla por el otro. Estos cables de acero mueven las grapas fijadas al cristal y permiten la subida y la bajada de la ventanilla que está guiada gracias a unos carriles acoplados al armazón metálico de la puerta.

La avería más habitual del elevalunas suele localizarse en su propio mecanismo, ya que contiene varios elementos móviles, algunos de material plástico, que son propensos a fallar. 

También puede darse el caso de que sea el motor el que dé problemas. Si al pulsar el botón del elevalunas este no responde de ninguna forma, es un claro indicio de que el problema proviene de ahí y de que, seguramente, se deba cambiar el motor.

Aun así, por ser varios los posibles motivos por los que un elevalunas eléctrico puede dejar de funcionar, se recomienda la previa verificación del motor, aplicándole tensión para saber si es el causante de la avería. Además, también debe comprobarse que no exista un fusible fundido que impida el accionamiento, así como probar que tanto el circuito eléctrico como la botonera no presentan fallos.

Posibles causas de avería

A continuación, se citan las causas más comunes que pueden ocasionar una avería en el sistema del elevalunas:

  • Avería en el sistema eléctrico debida a humedad o suciedad acumulada en los circuitos. Si el daño no es excesivo, siempre puede revertirse la situación utilizando un limpiador de contactos. Existen productos especializados en el mercado, como LOCTITE SF 7039.
    Sin embargo, el daño podría ocasionar una avería del motor, lo que obligaría a la sustitución de este.
  • Pico de tensión por una batería en mal estado. Esta situación también podría ocasionar una avería que obligase a sustituir el motor del elevalunas eléctrico.
  • Avería mecánica del sistema de elevalunas. El mecanismo está compuesto de algunas piezas plásticas que pueden sufrir un desgaste por el uso. Un ejemplo de este tipo de piezas susceptibles de rotura pueden ser los tambores que tiran de los cables de acero. También las grapas de anclaje del mecanismo al cristal o los propios cables de acero pueden romperse y provocar una avería del mecanismo. Ante cualquiera de estas situaciones, la opción más aconsejable es la sustitución del mismo. Una medida que puede reducir la fricción de los cables metálicos sobre las piezas plásticas por las que se desliza es utilizar una grasa de uso general para mecanismos abiertos como por ejemplo: LOCTITE LB 8101.
  • Uso escaso de la ventanilla. Si no se utiliza el elevalunas con cierta frecuencia, puede suceder que el cristal se agarre excesivamente a las guías (por filtraje de suciedad o corrosión) y ello puede ocasionar la rotura de alguna pieza del mecanismo, en cuyo caso, del mismo modo que en la situación anterior, es necesario sustituirlo. Además, esta situación provoca un sobreesfuerzo del motor, disminuyendo su vida útil.

Cómo cambiar el motor del elevalunas eléctrico

A continuación, se describen los pasos necesarios para sustituir el motor de un elevalunas eléctrico, incluyendo también en el proceso la sustitución del mecanismo (algunos fabricantes comercializan kits compuestos por el conjunto de mecanismo y motor):

  1. Desmontar el panel interior de la puerta y retirar cuidadosamente los burletes de la ventanilla intentando no dañarlos. En función del modelo de vehículo, es necesario desmontar guarnecidos periféricos como el del retrovisor.
  2. Liberar el cristal del mecanismo (suele estar sujeto por unas grapas). Como consejo, es recomendable colocar el cristal a media altura para poder acceder bien a las grapas.
    Si no fuera posible acceder al anclaje entre el cristal de la ventanilla y el mecanismo, se debe desbloquear el motor del elevalunas eléctrico. Para ello, existen dos opciones:

    - Si el motor puede separarse: desmontarlo del mecanismo, soltando el conector. Es importante evitar, en la medida de lo posible, tirar directamente de los cables para lograr la desconexión, ya que se podría dañar el conector.

    - Si el motor no puede separarse: cortar los cables en los dos extremos del motor. Esta opción obliga a sustituir el conjunto de motor y mecanismo por completo.

  3. Subir el cristal para liberarlo del mecanismo y calzarlo para evitar que caiga. 
  4. Desconectar el motor del elevalunas eléctrico si no se ha hecho antes.
  5. Retirar el mecanismo del elevalunas (puede ir remachado o atornillado a la puerta). 
  6. Colocar y fijar el nuevo mecanismo y sustituir el motor.
  7. Volver a colocar la ventanilla en las guías y fijarla al mecanismo adaptando la altura de esta si fuera necesario.
  8. Volver a colocar los burletes de la ventanilla. Si no están en óptimas condiciones, se aconseja renovarlos.
  9. Volver a montar el panel de la puerta. Se recomienda sustituir las grapas de anclaje si están cedidas o dañadas.

Recomendación 

Aunque los elevalunas eléctricos no requieren de un mantenimiento específico, sí es cierto que llevando a cabo ciertas acciones preventivas podremos asegurar un correcto funcionamiento y prevenir fallos. Estas acciones consisten en prestar atención a ruidos anómalos u otras irregularidades que puedan alertar de una avería inminente si no se actúa con anticipación.

Algunos síntomas que anuncian una posible avería en el elevalunas son la disminución de la velocidad de movimiento de la ventanilla o los chirridos inusuales al accionar el mecanismo. Aunque estas señales no implican que el motor del elevalunas eléctrico esté estropeado, ya que puede ser que la avería se encuentre en el mecanismo, sí podrían ocasionar la avería futura del motor por fatiga.

Aunque la sustitución del motor del elevalunas eléctrico es un trabajo sencillo para un taller mecánico, es importante cuidar este sistema para garantizar su funcionamiento óptimo y perdurable

New Call-to-action

Categorias: Mecánica, Reparación mecánica