<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Reparación y pintado de llantas

Por Ruta 401

Antes de ver al detalle el proceso de reparación y pintado de las llantas de un automóvil, hay que remarcar que las hay de dos tipos: de acero forjado y de aleación de aluminio. Las primeras forman parte de la dotación básica de cualquier vehículo, mientras que las segundas son un elemento extra que aporta un valor añadido. Además, las llantas de aluminio contribuyen a la reducción del peso total del vehículo, presentan diseños más deportivos y vistosos y disipan mejor el calor acumulado. 

PORTADA_LLANTA_opt

Cuando se debe reparar una llanta

En primer lugar, es importante recordar que cualquier tipo de llanta debe encontrarse en buen estado dimensional para no comprometer la seguridad durante la conducción, por lo que ciertos daños, como roturas del metal o deformaciones muy acusadas, exigen una sustitución del elemento.

En lo que a la reparación y el pintado de llantas se refiere, cabe señalar que en las de acero no se suelen llevar a cabo estos procesos, ya que en la mayoría de los casos van revestidas con un tapacubos. Son las de aluminio las que sí pasan por ellos. 

Antes de iniciar la reparación de la llanta se debe valorar el daño que presenta para ver si es reparable o no. Una vez concluido que sí, es necesario determinar el tipo de daño para escoger la opción de reparación más adecuada:

  • Los daños de poca envergadura como picotazos, roces o pequeñas faltas de material se reparan en cualquier taller de carrocería y pintura. Para ello, se utilizan masillas de aluminio o universales, como TEROSON UP 240, que garantizan la adhesión o adhesivos híbridos como LOCTITE HY 4070

LOC- pintado de llantas

  • Si hay daños de mayor envergadura  con faltas de material acusadas pero sin deformación, se pueden utilizar adhesivos estructurales epoxi como TEROSON EP 5010 TR
  • Para daños graves en los que existen grietas o cierta deformación sobre la pestaña o el aro, la reparación se deriva a talleres especializados, que disponen de los equipos necesarios para determinar y llevar a cabo la reparación de llanta más idónea y efectiva.
  • Cuando los daños son muy significativos, la reparación no se puede realizar, tanto por motivos estéticos como de seguridad.  


LOC- pintado de llantas

Opciones de pintado para llantas

Tras haber reparado la llanta y haberla aparejado, es necesario devolverle el color y el brillo originales. 

Los productos más relevantes para el pintado de llantas son los siguientes:

  • Pinturas y lacas en aerosol que permiten un pintado económico y sencillo, sin necesidad de disponer de herramientas específicas.
  • Bases de color formuladas y lacas de 2 componentes comercializados por marcas reconocidas como R-M, Nexaautocolor o PPG. Estos productos son más recomendables que la opción anterior, ya que son más resistentes.
  • Pinturas y colores con efectos especiales, como el cromado o el camaleón.

LOC- pintado de llantas

  • Vinilos líquidos con una amplia gama de colores y efectos. Estas pinturas se pueden barnizar para aumentar la resistencia y durabilidad de la reparación de la llanta.

Proceso de reparación y pintado de llantas con daños de poca envergadura

Este tipo de reparación de llantas es la más común, ya que da solución al tipo de daños más frecuentes en estos elementos. El proceso de reparación en este caso es el siguiente:

  • Desmontar la rueda y retirar el neumático para trabajar con mayor facilidad. Si se quiere evitar el desmontaje del neumático, es imprescindible destalonarlo para poder trabajar sobre la pestaña de la llanta.

LOC- pintado de llantas

  • Colocar la llanta sobre un caballete o banco de trabajo.
  • Limpiarla y desengrasarla, tanto por el exterior como por el interior, especialmente si después hay que pasar al pintado de la llanta, ya que cualquier resto de suciedad podría implicar un problema de adherencia de la pintura. Para esta tarea se puede utilizar un desengrasante como TEROSON VR 10.
  • Identificar y marcar los daños, verificando que la llanta no esté deformada, ya que en tal caso se debería derivar la reparación a un taller especializado.
  • Si el neumático no se ha desmontado, protegerlo para evitar daños. Para ello, utilizar cinta americana como TEROSON VR 5080.
  • Si existen daños con presencia de rebabas de material, pasar suavemente la radial con un disco multiláminas de grano P-120 o tridimensional para eliminarlas, prestando especial atención a no dañar el neumático. 
  • Eliminar el polvo generado por el limado y lijar la superficie dañada con rotorbital y grano P-120. Hay que lijar el daño, abrir los bordes y matizar alrededor de la zona de actuación. Con este lijado también se pueden eliminar desperfectos como roces y rayones.
  • Soplar de nuevo para retirar el polvo del lijado y desengrasar.
  • Aplicar masilla donde queden pequeñas faltas de material. Para ello, es fundamental utilizar un producto de los mencionados anteriormente.
  • Una vez haya secado la masilla, proceder a su lijado (afinando hasta un grano P-220 o P-400 si se usan aparejos en aerosol) teniendo en cuenta que no es conveniente abusar de la rotorbital ya que, en zonas como las pestañas, la superficie puede quedar canteada, cosa que empeoraría el acabado de la reparación de las llantas. 
  • Soplar la superficie y enmascarar el neumático.
  • Aplicar una imprimación de agarre sobre las zonas donde se aprecien calvas de metal.
  • Desengrasar la llanta.
  • Realizar la mezcla de aparejo según la proporción recomendada por el fabricante y seguir sus instrucciones de aplicación (se puede añadir un elastificante o flexibilizador de plásticos para dotar al aparejo de una mayor flexibilidad y conseguir que resista mejor las proyecciones provenientes del pavimento).
  • Cuando el aparejo haya secado, lijarlo siguiendo la secuencia requerida por el tipo de pintura que se vaya a aplicar. Afinar hasta un grano P-500 asegura que no aparezcan rayas en la mayoría de opciones de pintado de llantas posterior.
  • Soplar y enmascarar el neumático.
  • Desengrasar y pasar un paño atrapapolvo.
  • Si aparecen zonas de metal desnudo, aplicar sobre ellas una imprimación de agarre siguiendo las instrucciones del proveedor.
  • Aplicar la pintura escogida para el pintado de la llanta (a pistola según fórmula del fabricante, en aerosol, cromándola o con vinilo líquido).
  • Barnizar la llanta. A la laca también se le puede añadir un elastificante o flexibilizador para conseguir el mismo efecto que en el aparejo.

LOC - pintado de llantas

  • Montar el neumático (si se ha desmontado) cuando la laca haya secado e hinchar la rueda con la presión establecida por el fabricante.
  • Montar la rueda en el vehículo.  

Reparación de llantas con daños de mayor envergadura

En este caso, la reparación de llantas es más compleja. Por este motivo, las siguientes operaciones deben ser realizadas por talleres especializados:

  • Lavados, arenados o granallados para limpiar y decapar perfectamente la llanta. 
  • Corrección de deformaciones mediante el torneado, o calentando primero la llanta con un equipo de soldadura de llama y conformándola posteriormente con un equipo hidráulico específico. En este vídeo se puede ver un ejemplo de los utensilios que se utilizan y del proceso a seguir. 
  • Soldadura de llantas para corregir faltas de material acusadas y grietas, utilizando equipos de soldadura TIG o MIG.
  • Pintado de llantas con pinturas al polvo aplicadas en horno, como las del ejemplo mostrado en el siguiente vídeo.

Conclusión

Ciertas operaciones de reparación y pintado de llantas se pueden realizar de forma relativamente sencilla, sin necesidad de disponer de equipos específicos. A pesar de ello, los talleres de carrocería y los especializados son los que nos pueden ofrecer más opciones de reparación y pintado que aseguren un acabado más duradero y de mayor calidad.

New Call-to-action

Categorias: Aplicaciones, Carrocería y parabrisas