<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

10 causas de los tirones en el coche

Por Ruta 401

tirones coche portada

Aunque el vehículo alerta de las posibles averías a través de los diferentes testigos luminosos del cuadro de mando, también puede pasar que ciertas averías se hagan evidentes por medio de los “tirones” del coche durante la marcha.

Es importante prestar especial atención a las circunstancias bajos las cuales el vehículo tironea (revoluciones del motor, velocidad, etc.), ya que esta información facilita al técnico del taller la diagnosis de la avería.

Posibles causas de los tirones en el coche

Los tirones en un coche pueden tener diversas causas. A continuación, se citan las de mayor relevancia:

  1. Anomalías en la inyección de combustible. Es posible que el vehículo presente algún síntoma de tironeo porque existe una falla en el sistema de inyección. Sus causas pueden ser diversas: inyectores en mal estado, válvula reguladora de caudal o bomba de inyección defectuosas, etc.
  2. Válvula EGR en mal estado. Las anomalías en la válvula EGR pueden provocar tirones en el coche (en este caso, además, lo más probable es que se encienda el testigo de Gestión de motor). Las causas más comunes de avería en la válvula EGR son los defectos eléctricos en la válvula o la suciedad acumulada en la misma.
  3. Defectos eléctricos de bobinas, bujías, pedal del acelerador, ECU, etc. En ocasiones, el paso del tiempo, los cambios bruscos de temperatura en diferentes  componentes, las humedades, etc. pueden ocasionar averías eléctricas que se traducen en que el coche da tirones durante la marcha. Entre este tipo de averías se encuentran el mal contacto en las bobinas de encendido, un fallo de bujías, un defecto eléctrico en el pedal del acelerador o anomalías en la ECU.
  4. Catalizador en mal estado. El catalizador puede fallar por un problema interno o como consecuencia de una avería primaria en otro componente relacionado. Un catalizador averiado puede llegar a generar tironeos, además de generar el riesgo de taponar la salida de humos y perjudicar al motor por culpa del retroceso de los gases.
  5. Combustible erróneo o en mal estado. Detectar a tiempo un repostaje erróneo puede evitar una avería mayor. Si se ha repostado combustible recientemente y se perciben pequeños tirones en el coche, es conveniente tomarse este síntoma como señal de alarma y comprobar con un técnico especializado si el combustible repostado es el idóneo. De no ser así, se debe extraer y han de tomarse las acciones precisas para evitar posibles daños mayores.
  6. Filtros obstruidos (aire, combustible, etc). El correcto mantenimiento de un vehículo es esencial para alargar la vida útil de su motor. Circular con los filtros en mal estado puede generar tironeos durante la marcha, dificultades de arranque, averías en los caudalímetros, etc.
  7. Anomalías en la caja de cambios. Si la caja de cambios no conecta correctamente con el motor, pueden generarse tironeos a ciertas velocidades de la marcha. Los motivos principales de estos tirones en el coche suelen ser el mal estado del convertidor de par del cambio automático o bien el desgaste de los discos de embrague. Ambos motivos ocasionan resbalamiento interno de la caja de cambios. Para alargar la vida útil de todos estos componentes, es vital mantener el aceite del cambio en buen estado.
  8. Acumulación de carbonilla en el sistema de recirculación de los gases de escape. La carbonilla acumulada en el circuito de gases de escape (en las paredes y en diferentes componentes del circuito) provoca el atascamiento de los gases, cosa que puede llegar a provocar tironeos durante la marcha del vehículo. Otro posible síntoma de este problema es la expulsión de bocanadas de humo negro por el escape.
  9. Caudalímetro en mal estado. El medidor de masa de aire, debímetro o caudalímetro mide la cantidad de aire que entra en el colector de admisión desde el exterior. Si el filtro de aire se encuentra contaminado, puede afectar al funcionamiento del caudalímetro, provocando que el vehículo tironee o pierda potencia. En estas situaciones, lo habitual es que se encienda el testigo de Gestión de motor en el cuadro de instrumentos.
  10. Mariposa del motor en mal estado. La mariposa permite regular el caudal de aire que entra en el motor para conseguir llenar, de forma rápida y eficiente, los cilindros y así lograr una combustión óptima. Cuando la mariposa del motor falla, provoca escasez o exceso de aire en los cilindros, causando tirones en el coche, pérdida de potencia y un mayor consumo de combustible.

Conclusión

Aunque existen multitud de averías que pueden ocasionar este síntoma, los 10 puntos citados previamente son algunas de las causas más habituales de los tirones en el coche. Para prevenir este tipo de averías, es fundamental respetar las tablas de mantenimiento del fabricante y realizar periódicamente un chequeo general del vehículo mediante máquina de diagnosis y examen visual. Solo de este modo se pueden prevenir este tipo de problemas y conseguir un funcionamiento óptimo del vehículo.

 

New Call-to-action

Categorias: Reparación mecánica