<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

5 consejos imprescindibles para cambiar un embrague de coche (kit de embrague)

Por Ruta 401

EMBRAGUE-PORTADA_opt

El embrague es un elemento fundamental dentro de la parte mecánica de un vehículo y, por el continuo uso que se hace de él, es bastante susceptible de sufrir roturas o averías por desgaste. Por eso es necesario saber cómo proceder en el taller en estos casos y qué consejos se deben seguir para cambiar un embrague de coche.

5 consejos para cambiar el embrague de un coche

El uso prolongado del embrague y un empleo inadecuado del mismo por parte del conductor pueden propiciar una avería del componente. Algunas de las averías más frecuentes son el desprendimiento o desgaste del forro del disco de embrague, los defectos de estanqueidad en el volante bimasa o en el sistema hidráulico, las deformaciones en la carcasa o el aflojamiento de los tornillos de apriete, entre otros.

¿Cómo desmontar y montar un motor desde cero? Guía paso a paso

La actuación de mantenimiento correctivo del embrague más común es la sustitución del kit de embrague. Este kit está formado por el plato de presión, el disco de embrague y el collarín de desembrague (cojinete).

PARTES EMBRAGUE INDICADAS

La sustitución del kit de embrague también puede considerarse como un mantenimiento preventivo, puesto que, si no se lleva a cabo cuando se perciben síntomas de anomalía en el mismo, este componente puede causar mayores problemas en el vehículo: averías en el volante bimasa, en la caja de cambios, en el motor, etc.  

Cambiar el embrague de un coche correctamente es un procedimiento complejo y de suma importancia para el rendimiento del vehículo. Por tanto, siempre debe ser realizado por personal cualificado. A continuación se ofrecen una serie de consejos para realizar esta tarea de forma óptima:

1. Preparar la zona de trabajo y hacer acopio de las herramientas y componentes necesarios.

Se debe situar el vehículo en un lugar llano, elevado y de fácil acceso con la ayuda de un sistema de elevación.
Una vez hecho esto, para iniciar el cambio del kit de embrague, además de tener preparado el propio kit, es necesario tener a mano las herramientas oportunas: caja de herramientas, bloqueador de giro, lija, grasa lubricante, productos limpiadores y centrador de embrague.

2. Ser metódico y seguir un orden estricto al realizar las operaciones necesarias.

Los pasos para la sustitución del kit de embrague son los siguientes:

  • Desconectar la batería y desmontar la rueda correspondiente a la posición del embrague para facilitar el acceso a la zona de trabajo.
  • Desmontar la caja de cambios del motor, liberando previamente todos los componentes acoplados a ella: controles de la caja, control de embrague, motor de arranque, transmisión, sensores y soportes.
    Es importante prever que el peso de la caja de cambios va a requerir el uso de su desmontaje mediante un gato hidráulico.
    • Desacoplar los componentes del embrague a sustituir (plato de presión y disco de embrague) soltando los tornillos que los fijan al volante motor (volante bimasa). Para evitar que el volante gire al soltar estos tornillos, es necesario bloquearlo (trabándolo contra el chasis para inmovilizar el cigüeñal). Aunque este bloqueo puede realizarse mediante una llave de tubo, la mayoría de fabricantes disponen de un útil especial para tal fin. 
    • Desmontar el collarín de desembrague de la caja de cambios.
    • Limpiar el volante bimasa lijándolo ligeramente y, posteriormente, limpiándolo con un producto desengrasante, como LOCTITE 7235.
    • Limpiar, también con desengrasante, la superficie de fijación del volante motor y de la campana de la caja de cambios. En ambas piezas, es aconsejable sustituir la junta o retén correspondiente. En el caso de la caja de cambios, como ha sido desmontada, es recomendable sustituir también las juntas del cardán.
    • Engrasar la guía del collarín y el estriado del árbol primario.
    • Montar el nuevo plato de presión y el disco de embrague usando el centrador correspondiente y fijar todos los tornillos. 
    • Montar el nuevo collarín de desembrague sobre la guía de la caja de cambios. 
    • Volver a instalar la caja de cambios y volver a conectar todos los elementos acoplados. Es importante saber que algunos controles se desajustan al ser desinstalados, por lo que es necesario reajustar su posición para posibilitar el montaje.
    • Supervisar el nivel de aceite de la caja de cambios.
    • Purgar el embrague.
    • Comprobar que el pedal de embrague, en su posición libre, queda a la misma altura que el de freno, y que su recorrido y resistencia son los adecuados. 
    • Arrancar el vehículo y comprobar que el embrague cumple con su cometido en la fase de embragado y desembragado. 
    • Reinstalar la rueda extraída.
3. Limpiar cautelosamente el volante bimasa.

Este componente es bastante delicado (y caro), por lo que hay que limpiarlo con mucho cuidado y evitar dañarlo, ya que eso podría encarecer aún más el precio de la reparación para el cliente. 

Para eliminar el óxido de la superficie del volante, como se ha descrito en los pasos a seguir para la sustitución del kit de embrague, se debe frotar ligeramente con una lija fina y, posteriormente, limpiar con un producto desengrasante, como LOCTITE 7235.

Si el óxido estuviera excesivamente agarrado, pueden utilizarse productos desoxidantes especiales, como LOCTITE LB 8018. Tras la aplicación de este aerosol, es necesaria una limpieza apropiada con un desengrasante, puesto que este producto deja una fina capa de lubricante sobre la superficie. 

4. Asegurar la compatibilidad del nuevo kit de embrague.

El nuevo embrague debe ser compatible con el modelo de vehículo en el que se va a instalar. Por este motivo, se recomienda comprobar qué kits son los recomendados por el fabricante.

5. Es imprescindible disponer de un centrador de embrague.

Disponer de él es necesario para que el disco quede perfectamente ensamblado y centrado en el plato. La mayoría de los kits actuales incorporan este instrumento pero, si el kit no lo incluye, es necesario que el taller disponga de esta herramienta especializada para el modelo de vehículo en cuestión.

Al cambiar el embrague de un coche, debe tenerse en cuenta que existen diferentes tipos de embrague según su sistema de apriete. Los hay, por ejemplo: de muelles, de diafragma, electromagnéticos, hidráulicos o autoajustables. 

Los embragues autoajustables tienen la particularidad de ajustarse por sí mismos con el desgaste, por lo que la dureza del pedal que el conductor nota va a ser siempre la misma. Para cambiar embragues de coche de este tipo es necesario un utillaje específico.

También existen otros conceptos de embrague, como los embragues multidisco o los dobles embragues. En el caso de estos sistemas, el procedimiento de sustitución del mecanismo es distinto y, como sucede con los embragues autoajustables, también requieren de utillajes especiales.

Conclusión

Los 5 consejos propuestos en este post pretenden ser de máxima ayuda para el técnico del taller a la hora de afrontar la sustitución de un kit de embrague. Como ya se ha mencionado, este componente es una pieza expuesta a un gran desgaste y, por tanto, es imprescindible llevar a cabo una reparación óptima para alargar al máximo su vida útil. 

New Call-to-action

Categorias: Mecánica, Reparación mecánica