<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo sacar partido del marketing relacional en tu taller

Por Ruta 401

No todas las estrategias de marketing están encaminadas a atraer clientes; en algunos casos, su función es fidelizarlos. Ese es el caso del marketing relacional. A continuación, vemos cómo puedes implementarlo en tu taller para sacarle el máximo provecho y aumentar tus beneficios.

marketing-relaciones-taller-1

¿Qué es el marketing relacional?

El marketing relacional es aquella estrategia de promoción cuyo objetivo no es conseguir nuevos clientes, sino fidelizar a los ya existentes. Esto se consigue estableciendo unas relaciones más cercanas entre la empresa y el usuario, ofreciendo un servicio personalizado o usando los canales de comunicación adecuados.

En otras palabras, el marketing de relaciones busca formar un vínculo entre el negocio y sus clientes con el objetivo de que estos regresen. Para ello, es necesario cumplir con las expectativas de los clientes y hacer que se forje una relación de bienestar y confianza con la marca.

El marketing relacional se apoya en dos conceptos básicos:

  • Viaje del cliente: dentro del “viaje del cliente” o customer journey entran todos aquellos servicios que implican una interacción con el cliente dentro de la empresa. Se trata del conjunto de experiencias que un cliente vive desde su primer contacto con una compañía hasta conseguir (o no) el producto o servicio deseado e incluso más allá.
  • Momento de interacción: también llamado momento de la verdad, consiste en la interacción en sí que el usuario tiene con los diferentes servicios ofrecidos en el viaje del cliente. De estas interacciones depende la imagen que el usuario acaba teniendo de la empresa.

¿Cómo aprovechar el marketing relacional en el taller?

En un taller de reparación de vehículos, el cliente pasa por diferentes fases desde que pide una cita previa hasta que su vehículo es reparado. Veamos cómo puede ayudar el marketing relacional a que este proceso sea más satisfactorio para el cliente y así este quiera repetir:

Petición de cita previa

El cliente debe tenerlo fácil a la hora de pedir cita en el taller. Es recomendable ofrecer diferentes canales para que el usuario pueda pedir su cita y para que sepa cuánto tiempo de espera hay o si el taller tiene disponibilidad. Algunos canales para pedir cita previa pueden ser la página web del taller, el correo electrónico, el teléfono o incluso WhatsApp.

Recepción del vehículo

El marketing relacional está estrechamente vinculado con la experiencia del cliente en el taller. Desde el mismo momento de su entrada, el cliente debe sentir que los profesionales están ahí para ayudarle. No es recomendable tener al cliente un largo tiempo esperando a que un operario le atienda. Por el contrario, debe sentir que su avería tiene prioridad o que, al menos, se ha atendido su caso con profesionalidad desde el inicio.

Servicio de calidad

Obviamente, uno de lo factores más importantes a la hora de establecer una relación más cercana con los clientes es la calidad del servicio. Tanto las reparaciones mecánicas como los servicios de chapa y pintura (en función del tipo de taller) deben ser realizadas con esmero y detalle. Por otro lado, es imprescindible ser transparente y sincero con el cliente. Por ejemplo, informar si en una revisión a fondo se han encontrado nuevos problemas mecánicos y el coste de la reparación será superior a la indicada en un principio.

Descuentos y promociones para clientes

Otra táctica del marketing relacional para fidelizar usuarios es ofrecer a los clientes recurrentes ofertas y promociones especiales. Es una forma de agradecerles su confianza en el negocio y una manera de conseguir que sigan siendo fieles al taller. Puedes ofrecer desde tarjetas descuento hasta trabajos de mecánica rápida gratuitos, pasando por pequeños regalos u obsequios.

Acceso a información exclusiva

A algunos clientes del taller les gusta estar informados sobre novedades, noticias, descuentos o promociones. Conocer a los tuyos es básico para ofrecerles información que les interese y que te permita fidelizarlos. Por ejemplo, si tienes un taller para aficionados a los rallyes, puede ser interesante informar a tus clientes por WhatsApp si te ha llegado una nueva remesa de piezas de competición.

En definitiva, el marketing relacional también es muy útil y provechoso en un taller de coches. De hecho, se puede afirmar que esta estrategia de marketing se aplica desde que el cliente entra hasta que sale del taller, e incluso antes y después, la clave es usarlo correctamente para conseguir sus beneficios. Y no olvides otras herramientas que te pueden ayudar a estrechar lazos con los usuarios, como el uso de las redes sociales.

New Call-to-action

Categorias: Gestión