<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Mantenimiento del cambio de marchas del coche

Por Ruta 401

La caja de cambios o caja de velocidades es un mecanismo indispensable en el sistema de transmisión del vehículo. Su correcto funcionamiento es fundamental para garantizar el óptimo rendimiento del automóvil. Las diferentes marchas del coche permiten adaptar el número de revoluciones del motor en función del par necesario. 

En este artículo, te explicamos cómo realizar un buen mantenimiento de este componente tan importante.

portada cambio marchasStock-499798790_opt

Recomendaciones de mantenimiento del cambio de marchas del coche

El cambio de marchas del coche es un componente proyectado para que dure toda la vida útil del vehículo. Pese a eso, es cierto que su buen estado está condicionado a que el sistema reciba el mantenimiento oportuno y recomendado por el fabricante.

VER TODOS LOS POSTS SOBRE MECÁNICA

Los requerimientos de este mantenimiento van a depender, principalmente, del tipo de caja de cambios:

  • Las cajas de cambios manuales son muy sensibles al nivel de aceite. Este es el encargado de mantener una óptima lubricación del sistema y reducir el desgaste de sus componentes. Por ello, es primordial sustituir el aceite del cambio de marchas del coche en los plazos marcados por el fabricante de cada vehículo. Si se supera este plazo, el lubricante puede empezar a perder propiedades por degradación y, por consiguiente, perder eficacia. En este sentido, también es fundamental emplear aceites que sean de calidad y que cumplan con las recomendaciones de la marca. 

  • En las cajas de cambios automáticas, igual que en el caso anterior, es fundamental garantizar tanto el nivel del aceite como su calidad. En este caso, la periodicidad de sustitución del aceite suele ser menor que en el de un cambio de marchas de un coche manual. Actualmente, las transmisiones automáticas están ganando terreno a las manuales y esto ha precipitado el desarrollo de los ATF (fluidos de transmisión automática). Prácticamente, cada tipo de caja de cambios automática pide un aceite específico: 
  • Las transmisiones de doble embrague (DCT) de embrague húmedo requieren de aceites que cuiden especialmente el embrague, que también va bañado en aceite. 

  • Las transmisiones de variación continua (CVT) piden aceites de muy baja fricción, etc.

Además, las cajas de cambios automáticas también requieren la sustitución periódica del filtro de aceite. El calor interno del sistema, las fricciones y las presiones deterioran progresivamente el ATF y pueden llegar a tupir el filtro. 

¿Qué características debe tener un aceite de calidad?

Como ya has visto en el apartado anterior, cada tipo de cambio de marchas del coche exige que el aceite usado cumpla unos requerimientos determinados. Aún así, existen ciertas propiedades que todo aceite de calidad debe reunir. Estas son esenciales para contribuir a que el sistema funcione correctamente durante toda su vida útil. 

Un aceite de calidad debe tener las siguientes propiedades:

  • Capacidad de absorción de la presión.
  • Relación viscosidad-temperatura adecuada para su cometido específico.
  • Estabilidad ante el envejecimiento, la temperatura, la corrosión y la oxidación.
  • Capacidad para no generar espuma.
  • Capacidad de detergencia (limpieza y arrastre de impurezas).

Almacenaje del aceite del cambio de marchas del coche

Un almacenaje inadecuado del aceite de la caja de cambios puede ser el origen de una avería en la transmisión. Por ello, te recomendamos seguir los siguientes consejos que garantizan un almacenaje del aceite del cambio de marchas del coche seguro y funcional:

  • La zona de almacenaje debe estar limpia, ordenada (cumpliendo con las normas de seguridad apropiadas), iluminada y ventilada. Así, no se pone en riesgo al personal y se evita la contaminación del aceite durante la operación de trasvase.

  • El espacio de almacén debe estar a una temperatura ambiente controlada y no presentar una humedad excesiva. Hay que tener en cuenta que, si la humedad penetra en un recipiente, el aceite podría perder sus propiedades y deteriorarse de forma acelerada. Lo ideal es que la planta de almacenaje esté climatizada.
  • La zona de almacenaje debe ser interior. El almacenamiento en el exterior no permitiría una estabilidad climática apropiada.
  • Es conveniente que el suelo del almacén sea impermeable, esté nivelado y sea fácil de limpiar.

  • El almacenaje del aceite del cambio de marchas del coche debe realizarse en envases homologados, ya sean cubas, latas o bidones. Del mismo modo, los materiales utilizados para el trasvase del aceite (mangueras, surtidores, garrafas, bombas, embudos, etc.) deben estar perfectamente limpios para evitar la contaminación por cruce de productos.

  • Todo producto almacenado debe estar identificado y tener las identificaciones visibles para evitar una aplicación incorrecta.
  • El espacio de almacén debe ser de un tamaño apropiado al consumo previsto según el mercado y la rotación de cada tipo de aceite. Hay que evitar almacenar en exceso (lo que podría causar la caducidad de los productos) o por defecto (lo cual podría implicar la pérdida de clientes y de crecimiento).
  • Conviene seguir una metodología FIFO (first in, first out) para garantizar la rotación adecuada de los productos en el almacén.

Conclusión

La sustitución del cambio de marchas del coche supone un desembolso considerable para el cliente. Por ello, es importante que atiendas a los consejos de mantenimiento recomendados por el fabricante. Esto es así pese a que las cajas de cambios reparadas cada vez son más populares.

Para que el vehículo pueda realizar un cambio de marchas suave y no se ponga en riesgo la vida útil del componente, hay dos cosas fundamentales. Por un lado, cumplir con la periodicidad de sustitución del aceite y del filtro (si procede) y, por el otro, emplear aceites de calidad avalados por marcas con garantía. 

New Call-to-action

Categorias: Reparación mecánica