<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

La importancia del sensor del cigüeñal

Por Ruta 401

El sensor del cigüeñal, también denominado sensor de posición del cigüeñal o CKP (crankshaft position sensor), es uno de los sensores más importantes del vehículo, ya que permite que este realice una gestión del motor adecuada.

sensor_del_ciguenal

Funcionamiento del sensor del cigüeñal


El sensor del cigüeñal es un dispositivo que da lectura de las secuencias (o ranuras) del plato del convertidor emitiendo impulsos. Esta pieza permite detectar la velocidad precisa del motor. La información que recoge es enviada a la ECU (engine control unit) que, gracias a estos datos y a los recibidos desde el sensor del árbol de levas, determina el momento idóneo para la inyección e ignición en el motor según las exigencias de la conducción. Por lo general, este sensor se ubica en la zona inferior del motor, cerca de la polea del cigüeñal.

GUÍA GRATUITA SOBRE LA SEGURIDAD EN EL TALLER

Tipos de sensor del cigüeñal y sus partes

Existen dos variantes de sensor del cigüeñal, según su tecnología de funcionamiento:

  • Sensor inductivo. Este modelo de sensor incorpora un imán que polariza con la secuencia metálica del plato del convertidor. Esta lectura magnética se traslada a la bobina, que informa del resultado emitiendo un determinado pulso eléctrico.

  • Sensor de efecto Hall. Esta variante de sensor consta de un chip y una placa electrónica. Esta traduce la señal magnética recibida en un pulso eléctrico, que se transmite a la ECU por medio del conector.

 

sensor_del_ciguenal_efecto_hallsensor_del_ciguenal_inductivo

 

Ambos tipos de sensor del cigüeñal incorporan dos partes comunes: el conector y el anclaje. El conector puede disponer de dos o tres clavijas de conexión (polos). Cuando el conector dispone de dos clavijas, estas se corresponden con la alimentación y la masa. En el caso de disponer de tres clavijas, el tercer cable funciona de protector coaxial, evitando interferencias en la señal. Por lo general, los sensores inductivos son de dos polos y los sensores tipo Hall, de tres. El anclaje sirve de sujeción para el dispositivo mediante un tornillo de fijación.

Causas de avería del sensor del cigüeñal

En numerosas ocasiones, los vehículos presentan fallas fácilmente identificables, como por ejemplo las siguientes:

  • Rotura del cable de conexionado del sensor (sobrecalentamiento del cable, influencias externas, etc.).
  • Cortocircuito interno del sensor (sobrecalentamiento del sensor, picos de tensión, etc.).
  • Suciedad acumulada en la zona de lectura del sensor (adherencia de partículas de metal, carbonilla, etc.).
  • Rotura de la carcasa del sensor (estrés o degradación del material de la carcasa por cambios térmicos extremos).

Estas son sólo algunas causas de avería, pero existen más. Sus síntomas pueden ser diversos, por ejemplo: fallo del motor, testigo de “check engine”, parada del motor en marcha, fallos de arranque, aumento del consumo de combustible, pérdida de potencia, fallos en el velocímetro y en el contador de revoluciones, aumento de la expulsión de gases contaminantes CO2, etc. Estas averías pueden quedar registradas en la ECU mediante un fallo DTC.

Comprobación y sustitución del sensor del cigüeñal

Para realizar un diagnóstico exitoso, es recomendable tomar las siguientes acciones:

  1. Verificar la continuidad y el funcionamiento del sensor mediante la máquina de diagnosis. Si no se dispone de ella, también se puede medir la continuidad mediante un multímetro o un osciloscopio. 
  2. Comprobar el conexionado de los terminales, verificando que los cables se encuentren correctamente conectados y que no presenten ningún síntoma de corrosión o ensanchamiento.
  3. Asegurar la limpieza de la zona de lectura del sensor para posibilitar la lectura correcta.

Para realizar un diagnóstico adecuado, es recomendable conocer el tipo de sensor a diagnosticar.

Si el sensor posee un conector de dos polos, es decir, del tipo inductivo, se debe determinar la resistencia interna. Si se encuentra entre 200 y 1000 Ohm, significa que el sensor funciona correctamente (estos valores pueden variar dependiendo del fabricante). Cuando se encuentre en 0 Ohm, significa que el sensor presenta un cortocircuito. Estos sensores proporcionan una señal de tipo sinusoidal. 

Si el sensor posee un conector de tres polos, es decir, de tipo Hall, únicamente debe supervisarse la tensión de entrada y salida. Se debe tener especial precaución al comprobar este tipo de sensores, ya que si se utiliza el óhmetro de forma inadecuada, podría llegar a dañarse el sensor. Estos sensores muestran la información en una señal de tipo cuadrada.

Estas son las pautas a seguir para la sustitución del sensor:

  • Desconectar la batería, de este modo se consigue que el sensor no reciba corriente.
  • Desacoplar el enchufe rápido con sumo cuidado para no dañar el cableado.
  • Desmontar el sensor soltando el tornillo de anclaje.
  • Verificar el sensor según las indicaciones descritas.
  • En el caso de que el sensor no presente ninguna deficiencia y su funcionamiento sea correcto, se debe volver a instalar el componente. 

Es recomendable sustituir su junta tórica de estanqueidad para garantizar su hermeticidad.

  • En el caso de que el sensor no funcione correctamente, se debe instalar el nuevo sensor en su alojamiento atornillándolo con el par de apriete recomendado por el fabricante.
  • Conectar de nuevo el cableado y la batería, y borrar la memoria de averías de la ECU.

Recomendación final

La labor del técnico del taller resulta fundamental en el mantenimiento preventivo del sensor del cigüeñal. Es recomendable realizar un chequeo mediante la máquina de diagnosis en cada mantenimiento del vehículo. Con esta medida preventiva, se verifica el funcionamiento de los sensores, comprobándose que los valores se encuentren dentro de las tolerancias recomendadas por el fabricante.

También es importante realizar un chequeo visual del sensor en cada mantenimiento preventivo del vehículo, ya que pueden existir microfisuras o deformaciones en la carcasa del sensor que podrían ocasionar contratiempos en la carretera.

El correcto funcionamiento del sensor del cigüeñal resulta fundamental para garantizar la coordinación idónea del motor, por ello su supervisión y sustitución ha de realizarse en las condiciones que recomienda el fabricante.

New Call-to-action

Categorias: Reparación mecánica