<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Causas de la pérdida de aceite por el retén del cigüeñal

Por Ruta 401

reten cigüeñal_opt

La función e importancia del retén del cigüeñal

Antes de hablar de la pérdida de aceite por el retén del cigüeñal, debe quedar claro que esta es una pieza que funciona como sello mecánico para evitar el intercambio no deseado de fluidos, gases, etc. entre el interior y el exterior del cigüeñal.

Así, el retén del cigüeñal tiene dos funciones primordiales:

  1. Evitar la pérdida de líquido lubricante hacia el exterior, lo que implicaría el posible gripado de algún elemento móvil del cigüeñal y, por lo tanto, la avería del mecanismo.
  2. Evitar que las partículas nocivas o fluidos del exterior se introduzcan en el motor y provoquen contaminación en el líquido lubricante (cosa que ocasionaría una pérdida de efectividad del mismo) o una avería en el sistema.

Los retenes se fabrican en multitud de materiales y formas, según las especificaciones de cada fabricante, y es fundamental que se use el modelo prefijado por el fabricante para asegurar un funcionamiento óptimo y duradero.

Aunque los retenes del cigüeñal suelen estar fabricados en caucho sintético, existen variantes que incluyen, por ejemplo, un anillo acerado en el interior que realiza la función de arandela rígida, mientras que el revestimiento de caucho vulcanizado que lo envuelve permite la estanqueidad y facilita el montaje de la pieza sin dañar la zona de asiento.

La instalación del retén del cigüeñal es una tarea que exige de cierta cautela, puesto que una instalación incorrecta o el daño en la propia pieza serían causas de una más que probable fuga prematura (como la pérdida de aceite por el retén del cigüeñal de la que se va a hablar a continuación). 

Existen herramientas especiales para el montaje de retenes que facilitan la correcta instalación y evitan dañar tanto el propio componente como las superficies de asiento y contacto.

Cabe tener en cuenta que, para una correcta instalación del componente, es fundamental limpiar adecuadamente las superficies. Tanto el labio del retén como la superficie del cigüeñal deben estar totalmente secas, libres de grasas o aceites. Además, se debe comprobar que el cigüeñal no esté dañado, puesto que esto podría implicar una fuga de aceite.

¿Cómo se produce la pérdida de aceite por el retén del cigüeñal?

El retén del cigüeñal es un componente de desgaste. El propio paso del tiempo provoca el envejecimiento natural del caucho y ello conlleva la aparición de grietas, que implican la pérdida de hermeticidad y pueden conllevar la pérdida de aceite por el retén del cigüeñal

Además, existe otro factor que tampoco se puede controlar en su totalidad: las temperaturas extremas. Estos componentes están fabricados para funcionar de forma óptima y mantener sus propiedades dentro de un rango de temperaturas. Una temperatura por debajo de la mínima de este rango puede provocar grietas en el caucho y hacer que este se vuelva quebradizo. Mientras que superar la temperatura máxima recomendada podría provocar una dilatación excesiva del componente y, además, una degradación del caucho. En ambos casos, el daño sobre el componente es irreparable y, aunque puede que no sea perceptible en un primer análisis, el envejecimiento prematuro del caucho va a ser evidente en un corto espacio de tiempo.

Por otro lado, en ocasiones, la vida útil de esta pieza se ve afectada por diversos factores totalmente ajenos al envejecimiento por temperatura o paso del tiempo. Estos factores pueden ser los siguientes:

  • Giros a gran velocidad. En este caso, el papel del conductor es fundamental: tomar giros de forma habitual a gran velocidad puede provocar el desgaste prematuro del retén.
  • Lubricación insuficiente. La falta de lubricación en el interior del motor puede hacer que el caucho se reseque y se generen fisuras sobre el mismo, pudiéndose producir una pérdida de aceite por el retén del cigüeñal.
  • Ubicación imprecisa o excesiva presión del retén. Normalmente, ambos factores están relacionados con una colocación del retén en posición incorrecta o con una mala elección del componente, que no tenga las medidas requeridas. Es posible que, aunque los diámetros cumplan la especificación, el ancho del mismo no sea correcto, por lo que no se consigue la estanqueidad buscada. Los fabricantes de retenes facilitan las medidas de ancho que debe tener el alojamiento para cada modelo de retén. Por ello, es fundamental asegurar esta medida, tomando la cota al menos en tres puntos para garantizar que el recambio seleccionado es compatible.
  • Instalación incorrecta. Si no se toman las precauciones necesarias a la hora de instalarlo (correcta limpieza previa a la instalación, respetar los pasos y requerimientos de instalación estipulados por el fabricante, asegurar que las superficies del cigüeñal se encuentran libres de daños, respetar el tiempo de readaptación del retén tras su instalación, etc.), se puede provocar una falla prematura del componente y la posible pérdida de aceite por el retén del cigüeñal.
  • Efecto de otros componentes químicos. Refrigerantes, líquidos de limpieza, aceites, sal y otros componentes químicos similares que entren en contacto con el retén, por una mala actuación en el taller o por falta de estanqueidad, pueden deteriorar el caucho sintético, acortando la vida útil del componente.

Conclusión

El retén del cigüeñal es un componente básico para asegurar el correcto funcionamiento del motor. Por ello, es fundamental supervisarlo en cada mantenimiento predictivo y asegurar que la lubricación en el interior del motor es la recomendada.

Ante una falla en este componente, es aconsejable limpiar la zona con un limpiador de residuos específico (como por ejemplo LOCTITE SF 7063) y analizar los motivos que han llevado a su fallo para tomar las medidas necesarias. 

Como se ha expuesto en este artículo, para evitar averías prematuras y la pérdida de aceite por el retén del cigüeñal, es primordial atender a la correcta instalación del componente. Además, una elección adecuada del modelo de retén es fundamental para garantizar la hermeticidad del sistema y lograr una mayor duración del componente, evitando fugas de aceite en el vano motor del vehículo.

New Call-to-action

Categorias: Reparación mecánica