<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

4 formas de reparar un coche rayado

Por Ruta 401

Encontrarse el coche rayado tras haberlo aparcado en la calle o en un parking es algo que puede ocurrir con relativa facilidad. Para muchos propietarios, se trata de un percance molesto que afecta al aspecto estético de su vehículo. Y no solo eso, sino que les hace temer una costosa visita al taller. 

Sin embargo, los arañazos que puede sufrir la carrocería de un vehículo son de diferentes grados. Por eso, su reparación no siempre es cara ni difícil. A continuación te explicamos las distintas condiciones en que puede encontrarse un coche rayado y cómo repararlo en cada caso.

Grados de profundidad de los arañazos en un coche rayado

La profundidad de las rayas es un aspecto fundamental a la hora de reparar un coche rayado. Y es que, dependiendo de ella, el proceso de reparación y el coste varían. Por lo tanto, es necesario efectuar una primera valoración exhaustiva para escoger el método de reparación más adecuado. 

[Guía gratuita] Preparación de fondos en la reparación de carrocerías  ¡No te pierdas ni un detalle!

Los grados de profundidad de los arañazos en un coche rayado se clasifican de la siguiente manera:

  • Roce superficial. Se trata de una marca muy ligera que, en muchos casos, ni siquiera ha llegado a agredir la pintura. La marca que se aprecia es el residuo dejado por el objeto que ha rozado o golpeado el vehículo. Así, al mirarlo o pasar la uña por encima no se aprecia ningún surco. 

  • Raya poco profunda. En este caso sí que existe un daño sobre la propia pintura del coche rayado, por lo que al tocar el arañazo se va a notar un ligero surco. A la vista, se va a apreciar una marca de trazo suave y fino. Este tipo de rayas solo afectan a la capa de barniz de la pintura.

  • Raya profunda. Cuando la profundidad del rayón es más acusada, el surco se aprecia a simple vista. Además, como el arañazo ha traspasado la capa de barniz, también pueden asomar las distintas capas de pintura del vehículo o incluso oxidación. Del mismo modo, al pasar la uña se nota un escalón pronunciado. Este tipo de raya puede ir acompañada de una deformación del metal, por lo que hay que valorar también esta posibilidad.

  • Raya muy profunda. El rayón muy profundo tiene las mismas características que la raya profunda. Las diferencias son que la profundidad del surco es muy acusada y que todas las capas de pintura han sido agredidas. Esto deja al descubierto el metal del coche rayado, que inevitablemente se empezará a corroer, especialmente si se trata de acero.

4 formas de reparar un coche rayado

Aquí te explicamos las formas genéricas de reparar los tipos de rayas que hemos mencionado, siempre y cuando se encuentren en elementos metálicos pintados:

Roce superficial

Coste medio por pieza: muy reducido

Proceso de reparación:

  • Impregnar un paño que no arañe la superficie del coche rayado (nunca papel) con un desengrasante como TEROSON VR 10. Nunca se debe utilizar disolvente de limpieza, ya que puede atacar químicamente la pintura.
  • Frotar suavemente la superficie sin insistir en exceso.
  • Pulir y abrillantar la superficie si el roce no desaparece o, al frotar, la pintura ha quedado mateada. Para ello se pueden utilizar pulimentos tradicionales o de última generación, como los siguientes, que reducen costes y optimizan el proceso de pulido:
    • Pulimentos de corte rápido capaces de eliminar eficazmente una raya de P-1500. Por ejemplo, TEROSON WX 159.

    • Abrillantadores como TEROSON WX 178 HP, que eliminan rayas de P-3000 sin necesidad de pulir la superficie con uno de corte rápido.

Raya poco profunda

Coste medio por pieza: bajo

  • Limpiar la zona de trabajo con un limpiador como TEROSON VR 10.
  • Proteger los elementos del coche rayado que puedan resultar dañados por las operaciones posteriores. Entre ellos, piezas adyacentes o integradas, cristales, plásticos, etc.
  •  Pulir y abrillantar la superficie.
  • Limpiar la superficie para quitar los restos del pulido.
  •  Si el arañazo se sigue apreciando tras el pulido, es necesario efectuar un lijado fino que permita rebajar de forma más eficaz el daño. Para ello, utilizar una rotorbital de 75 mm (en caso de utilizar lijadoras de otro tipo, deben ser de órbita 3) y grano P1500.
  • Pulir la superficie.
  • Abrillantar.
  • Limpiar.

Raya profunda 

Coste medio por pieza: medio

  • Limpiar la zona de trabajo con un limpiador como TEROSON VR 10.
  • Desmontar o proteger cualquier elemento que pudiese dañarse.
  • Lijar con rotorbital de 150 mm y grano P-150. El lijado pretende rebajar el surco de la raya, lo que se conoce como apertura de los bordes de la pintura, para aumentar la anchura de la misma y así eliminar o reducir lo máximo posible el escalón.
  • Si el escalón no desaparece completamente y se sigue apreciando al pasar la mano (algo común cuando la pieza ya está repintada), o la raya está asociada a una ligera deformación, se inician los procesos de preparación de fondos. Estos consisten en imprimar, limpiar el soporte, enmasillar con una masilla de relleno como TEROSON EP 5010 TR, lijar la masilla, enmascarar, aparejar, lijar el aparejo, enmascarar de nuevo y pintar con el revestimiento de acabado.
  • Montar los posibles elementos retirados durante el proceso de reparación del coche rayado.

Raya muy profunda

Coste medio por pieza: medio-alto, especialmente si la pieza ya está repintada

  • Limpiar la zona de trabajo con un limpiador como TEROSON VR 10.
  • Proteger o desmontar los elementos y piezas adyacentes.
  • Lijar con rotorbital de 150 mm y grano P-150. 
  • Comprobar si hay óxido para eliminarlo completamente a través de un lijado con el mismo grano, o cepillando la superficie con una herramienta de giro radial.
  • Limpiar la superficie.
  • Enmasillar si sigue habiendo escalón o existe una ligera deformación en el coche rayado.
  • Efectuar el resto de operaciones de preparación y revestimiento de fondos relacionadas con los procesos de imprimado y aparejado.
  • Realizar el pintado final con las pinturas de acabado.
  • Montar cualquier pieza que haya sido desmontada con motivo de la reparación.

 

Por último, debes saber que cuando el arañazo se produce en una pieza de plástico, es posible que, además de la pintura, el propio plástico quede rayado. En estos casos, hay que seguir el mismo proceso de limpieza y lijado que hemos indicado para las piezas metálicas. Eso sí, hay que tener en cuenta que existen estas diferencias:

  • Los limpiadores utilizados deben ser válidos para desengrasar plásticos.

  • Los procesos de pulido y abrillantado se realizan a menos revoluciones y con mayor cuidado, para evitar que la película de pintura salte.
  • Si el propio plástico también está arañado, se puede lijar hasta rebajar la raya. En ese caso hay dos opciones. Se utilizan granos más gruesos como P-120 o se enmasilla la superficie para tapar la raya, siempre con una masilla específica para plásticos como TEROSON UP 210.

Conclusión

Que aparezcan arañazos sobre la pintura de un vehículo no es algo raro. Por este motivo, conocer las formas de reparar un coche rayado ayuda a aplicar los procesos de reparación más adecuados a cada caso. De todos modos, no debes olvidar que antes de realizar cualquier operación es fundamental efectuar una valoración precisa del grado de profundidad de cada arañazo.

New Call-to-action

Categorias: aplicación, Carrocería y parabrisas