<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Artículo técnico: ‘Precauciones y proceso genérico en la reparación de daños de forma mecánica sobre componentes de acero’

Por Ruta 401

La reparación de cualquier daño sobre el vehículo siempre es una tarea que requiere disponer de conocimientos técnicos para poder efectuarla correctamente. Dentro de este conocimiento técnico, es fundamental prestar atención a una serie de consideraciones y precauciones que, si no son tenidas en cuenta, pueden dificultar el proceso de reparación del daño.

F1 precauciones rep daños

Por otro lado, el seguir un proceso sistemático operativo de reparación, aumenta la productividad de la reparación, elimina las improvisaciones, y permite la ejecución de un proceso de reparación ordenado.

Precauciones a tener en cuenta durante el proceso de reparación

  • Limpiar, visualizar de forma exhaustiva y marcar los desperfectos de la pieza. Esta tarea permite delimitar la extensión del golpe y evita que pequeños daños queden sin reparar.
  • Elegir el utillaje que mejor se adecue al tipo de reparación. En ciertas ocasiones la buena elección de la herramienta evita retrasos en el avance de la reparación y facilita el trabajo. Por ejemplo, utilizar el gato hidráulico expansor de desabollado en zonas que oponen mucha resistencia como pases de rueda, elegir un tas de forma similar al panel que se va a reparar, etc.
  • Prestar especial atención a la existencia de daños indirectos (“costillas”) para eliminarlos. Las “costillas” generan tensiones internas que se traducen en fuerzas contrarias a las de desabollado, con lo cual dificultan y ralentizan el proceso de conformado. Cuando sean leves, eliminarlas con mazo de goma o madera. Sin embargo, cuando presenta mayor resistencia golpearlas directamente con el martillo de carrocero.
  • Para desabollados iniciales y restitución de líneas y nervios que presentan una resistencia considerable ejecutar el golpeo con martillos de bola o mazas de hierro, o utilizar gatos expansores de desabollado.

DESCUBRE OTRAS TÉCNICAS IMPRESCINDIBLES EN CHAPA 

  • Iniciar el desabollado por la zona más hundida. Si el golpe presenta nervadura, restablecer primeramente la línea utilizando tranchas o tases tipo trancha. Si el golpe presenta mucha resistencia, comenzar el desabollado por la periferia del daño para ir restándoles resistencia poco a poco.
  • Golpear la superficie con el martillo de repasar o la lima de carrocero planos para evitar marcas. Para golpes de carácter general utilizar martillos de bola o mazas, pero nunca el martillo de carrocero.
  • Utilizar el martillo de repasar para tareas precisas de conformado cuando se emplean técnicas de reparación como la corrección de daños indirectos (“costillas”), desabollados directos e indirectos, conformado de pestañas y aletines, operaciones de aplanado, y recogidos manuales (poco utilizado).
  • Para golpear la chapa de forma reiterada durante el batido, utilizar la lima de repasar o un martillo de carrocero con la boca estriada. De este modo, existe la posibilidad de incrementar el número de golpes para alcanzar un mejor conformado del daño, a la vez que se reduce el sobreestiramiento del metal y las zonas golpeadas van quedando marcadas (esta circunstancia hace que el chapista detecte zonas mal alineadas y sepa qué zonas han sido ya golpeadas).
  • Los picos o puntos elevados pueden repararse con el golpe directo de refilón con la peña del martillo, evitando los golpes perpendiculares. También se puede utilizar un botador golpeado con un martillo de bola.
  • No eliminar la pintura hasta que la chapa esté totalmente desabollada y alineada (excepto para recogidos con calor), ya que la pintura amortigua parte del golpe y se reduce el riesgo de sobreestiramiento.
  • Generalmente, los sobre-estiramientos se corrigen con la aplicación de calor teniendo en cuenta que el electrodo de carbón abarca mayor superficie de metal pero también tiende a deformar la chapa, mientras que con el electrodo de cobre genera un recogido más localizado pero más controlado.
  • Para sobre-estiramientos muy leves en ocasiones es suficiente con golpear sobre algún canto, nervio o por la zona colindante al golpe para reducirlo a niveles aceptables. Por el contrario, para sobreestiramiento muy acusados, se lleva la chapa al rojo vivo en el punto más alto de la zona reparada, a continuación, se realiza un recogido manual con martillo y tas (golpear alrededor de la zona calentada con la boca plana del martillo de carrocero sin rebote de tas y arrastrando el material hacia dicha zona), y finalmente se enfría el conjunto.
  • Tras la aplicación de calor en las operaciones de recogido, es recomendable dar unos golpes suaves a lo largo del daño para aliviar tensiones.

Orden de aplicación de las diferentes técnicas de reparación

En el artículo de ’Reparación de daños de forma mecánica’, se desarrollaron una serie de técnicas operativas que posibilitan el conformado y alineado de la chapa. Estas técnicas se pueden ir ejecutando de forma aleatoria, aunque para agilizar el proceso de reparación y evitar complicaciones durante el mismo, es conveniente aplicarlas de forma ordenada y sistemática con la precaución de ejecutar cada una de ellas de forma escrupulosa.

Así pues, este es el orden recomendado a seguir:

  1. Verificar la existencia de daños indirectos para eliminarlos.
  2. Extracción y desabollado del golpe a través de las técnicas de desabollado indirecto y directo (según extensión del daño).
  3. Aplanado de puntos altos, si los hubiese.
  4. Batido y repaso de la superficie desabollada.
  5. Recogido, si la chapa ha quedado sobre-estirada.
  6. Repetición de las técnicas necesarias, generalmente desabollado y batido, si tras el recogido la superficie ha perdido uniformidad.

Proceso genérico de reparación de daños con técnicas mecánicas

  • Colocarse los EPI necesarios y hacer uso de elementos de protección colectiva cuando corresponda.
  • Limpiar la zona a reparar, identificar y marcar los daños.
  • Valorar los desperfectos y preparar todos los útiles necesarios.
f2 pecauciones rep daños
  • Desmontar los elementos que dificulten la reparación y proteger los elementos susceptibles de ser dañados con una cinta americana como TEROSON VR 5080.
  • Eliminar las posibles tensiones internas derivadas de daños indirectos (“costillas”).
F3 precauciones rep daños
  • Realizar la extracción del golpe.
  • Verificar que no quedan zonas elevadas o hundidas en exceso. Si las hubiese corregirlas.
F4 precauciones rep daños
  • Comprobar que la chapa no ha quedado sobre-estirada. Si lo estuviese, recoger la superficie.
F5 precuaciones rep daños
  • Si la superficie ha perdido alineación al recoger, aplicar de nuevo las técnicas de desabollado y/o acabado para dejarla uniforme.
  • Batido y repaso de la chapa con lima de repasar o martillo con boca rectificada.
  • Eliminar la pintura con disco tridimensional o de púas preferiblemente, sino con disco multiláminas, P-36 o similar.
  • Escalonar los bordes dejados al eliminar la pintura, lijar la chapa desnuda con P-80 y matizar la zona colindante con P-120.
  • Soplar la superficie y desengrasarla con un desengrasante como TEROSON VR 20.
  • Aplicación de la masilla más adecuada, y lijarla una vez haya secado.
  • Proteger el metal desnudo con productos anticorrosivos como BONDERITE M-NT 1455-W.
  • Preparar el soporte para aparejar: lijado fino, matizado, enmascarado y desengrasado y posteriormente aparejar.
  • Pintar las piezas afectadas.
  • Montar los elementos desmontados y comprobar su funcionamiento si fuese necesario.

tutoriales-centro-de-recursos

Categorias: Carrocería y parabrisas, Herramientas, Limpieza y mantenimiento, Tratamiento metales