<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Todo lo que tienes que saber sobre las pinturas de retoque para coche

Por Ruta 401

Durante los trayectos, e incluso cuando está estacionado, la carrocería de cualquier vehículo está expuesta a multitud de situaciones de riesgo (roces, golpes, excrementos de pájaro, etc.) que amenazan el aspecto y el buen estado de las distintas pinturas de protección y embellecimiento que lo revisten. Por suerte, existen distintas pinturas de retoque para el coche que disimulan o eliminan los pequeños desperfectos que pueden ocurrir sobre la preciada pintura del vehículo.

F1_pinturas_retoque

Estas pinturas se adaptan a todos los bolsillos y, además de mejorar el aspecto del desperfecto, en algunos casos hasta sellan la superficie y protegen el metal para evitar su oxidación.

Aplicaciones de las pinturas de retoque para coches

Las principales aplicaciones de estos productos son cubrir pequeños daños, como desconchados o rasguños sobre los componentes de la carrocería en los que existe una cierta falta de material. Dependiendo del tipo de pintura de retoque para coche, el acabado, la durabilidad y el nivel de protección obtenidos varían, por lo que es necesario conocer las opciones disponibles en el mercado para elegir la que mejor se adapte a las necesidades del usuario.

Pintura para Carrocería: Consejos y Técnicas (Gratis)

También hay que tener en cuenta que, para daños superficiales en los que no existe rasguño, no es necesario utilizar estos productos, ya que las marcas de pintura o suciedad se pueden eliminar limpiando la superficie con un desengrasante como TEROSON VR 20 o siguiendo un proceso de pulido adecuado en la zona afectada.

Por último, cuando el rasguño solo afecta a la capa de barniz o a la pintura monocapa (según sea el acabado de la carrocería) y no es muy profundo, la anomalía se puede subsanar con un proceso de lijado muy fino y un posterior pulido de la zona de actuación.   

Realidad sobre las pinturas de retoque para coche

En el mercado se comercializan diferentes productos destinados a retocar la pintura del coche, tanto para uso particular como profesional. Muchos de los productos comercializados para el ámbito particular se venden como soluciones milagrosas que son capaces de devolver el aspecto original al desperfecto. 

Sin embargo, esta afirmación debe ser puesta en tela de juicio si tenemos en cuenta que cualquier elemento de la carrocería está formado por distintas capas de pintura con características, acabados y colores diferentes; circunstancia que difícilmente hace creíble que exista algún tipo de pintura de retoque para el coche capaz de restituir las distintas capas de pintura dañadas y obtener un acabado imperceptible. 

Por tanto, las pinturas de retoque para coches destinadas a un uso particular son una solución que disimula el daño, pero si lo que se pretende es obtener la mejor protección y acabado posibles, debemos recurrir a un taller de chapa y pintura profesional.

Tipos de pintura de retoque para el coche

Las pinturas de retoque para coche se pueden clasificar del siguiente modo:

  • Pinturas de retoque de aplicación a pincel, rotulador o similar.
  • Pinturas de retoque de aplicación en aerosol.
  • Pinturas de retoque específicas para plásticos.

Pinturas de retoque de aplicación a pincel, rotulador o similar

Como ya se ha mencionado anteriormente, este tipo de pinturas de retoque para coches ofrecen al usuario particular una solución rápida y sencilla de corrección del daño con un coste más reducido. Por ello, el nivel de protección y de calidad resultante es inferior al que se puede obtener con un retoque efectuado en un taller mediante procesos de reparación rápida específicos (conocidos como smart repair, spot repair, etc.).

Dentro de este grupo, destacan las siguientes variantes:

  • Pintura de retoque de aplicación a pincel.
  • Pintura de retoque de aplicación tipo rotulador.

Dentro de las pinturas de retoque a pincel, existen dos variantes muy concretas: las distribuidas por el propio fabricante del vehículo o distribuidores especializados y las comercializadas por otros fabricantes. En ambos casos, la aplicación de este tipo de pinturas de retoque aporta una cierta protección y son una solución de mayor durabilidad respecto a otros sistemas como el de rotulador.   

Los pinceles de retoque ofertados por el fabricante o por los distribuidores especializados están disponibles en cada uno de los colores que configuran la colorimetría de cada gama de vehículos. Esto hace que el color sea el mismo, lo que incrementa la imperceptibilidad del retoque. Además, para mejorar la protección e imitar el acabado de origen, se suministra en kit junto a otros productos como barnices o ceras.

En el caso de los pinceles de retoque comercializados por fabricantes no especializados, los colores ofertados suelen ser más genéricos. Así pues, el retoque efectuado es menos cuidadoso y más perceptible a simple vista. 

En relación a las pinturas de retoque a rotulador, suponen una solución más económica, pero menos duradera y que no aporta ningún tipo de protección, por lo que su uso se recomienda únicamente para casos de urgencia en los que no existe otra posibilidad. Por otro lado, tampoco aportan una correspondencia tan fidedigna con el color original como la ofrecida por los pinceles distribuidos por el fabricante o por empresas especializadas.

Para la aplicación de estas pinturas, se debe seguir este proceso genérico:

  1. Rascar cualquier resto suelto de pintura.
  2. Limpiar y desengrasar la superficie con un limpiador como TEROSON VR 20
  3. Retocar el daño con el tipo de pintura de retoque escogida. 

En este vídeo se puede visualizar una comparativa entre ambas opciones.    

Pinturas de retoque de aplicación en aerosol

Esta opción de retoque de daños mejora los resultados en relación a los sistemas de retoque mediante pincel o rotulador, ya que mejora el acabado, el sellado y la durabilidad del retoque. Sin embargo, el proceso es más costoso y laborioso, no existen referencias de todos los códigos de pintura y se requiere un conocimiento técnico mayor.

Los fabricantes de pinturas comercializan pinturas en spray de todo tipo: esmaltes, lacas, aparejos, etc., por lo que se pueden llevar a cabo reparaciones de daños completas. Cuando lo que se pretende es retocar una pequeña superficie, se deben seguir estos pasos:

  • Sanear la zona dañada para eliminar restos de óxido, pintura suelta, etc.
  • Lijar la superficie con un abrasivo tridimensional fino tipo estropajo (el uso de lijas de grano puede hacer que, con el tiempo, aparezcan marcas de lijado y la pintura pierda brillo).
  • Limpiar y desengrasar la superficie.
  • Proteger las zonas limítrofes que no se vayan a pintar mediante un buen enmascarado. El enmascarado siempre debe colocarse lo suficientemente alejado de la zona de actuación para que la pintura no llegue hasta el borde de la cinta que lo cierra. De no ser así, puede aparecer un borde de pintura que posteriormente haya que lijar. 
  • Cuando el daño es mayor y existen zonas de metal desnudo, aplicar aparejo en spray para proteger la superficie.
  • Aplicar el esmalte de color de pintura en aerosol de la forma indicada por el fabricante cuando el daño haya llegado a las capas de pintura que están por debajo de la laca. Hay que recordar que se han de respetar los tiempos de evaporación entre manos.
  • Aplicar el barniz en aerosol de la forma indicada por el fabricante. La capa de barniz debe sobrepasar a la de pintura y en ningún caso debe llegar hasta la cinta que cierra el enmascarado. Al sobrepasar la capa de pintura, se debe realizar un ligero movimiento de rotación con la muñeca para que el barniz se deposite de forma degradada (técnica de difuminado). 
  • Para atenuar el pulverizado de esta zona de transición, se puede aplicar producto específico para difuminados, lo que facilita el posterior pulido.
  • Una vez haya secado completamente el conjunto, se debe pulir y abrillantar suavemente la zona de transición del barniz para integrar la reparación en el resto de la pieza. 

Este mismo proceso se puede efectuar sustituyendo o combinando las pinturas en aerosol por pinturas y barnices de uso profesional de aplicación a pistola aerográfica o con aerógrafo. En estos casos, la calidad de la reparación aumenta significativamente en cuanto a acabado, protección y durabilidad. Al efectuar estos retoques sobre materiales plásticos, se debe tener la precaución de aplicar un promotor de adherencia, como TEROSON 150, sobre el plástico desnudo para garantizar la adhesión de las distintas pinturas.

En el siguiente vídeo se muestra una reparación de un paragolpes mediante técnicas de difuminado y utilizando pinturas de aplicación a pistola.

Pinturas de retoque específicas para plásticos no revestidos

Este tipo de pinturas son productos diseñados específicamente para la reparación de plásticos, a fin de mejorar la adherencia sobre este sustrato e imitar algunos de los acabados propios de estos materiales sin revestir. Dentro de estos productos, las pinturas en aerosol son las más populares. Se comercializan en distintos colores (negro o antracita generalmente) y con diferentes acabados superficiales (liso o rugoso para acabados texturizados). 

Estas pinturas de retoque para coches permiten pintados completos de la pieza afectada o retoques y son de aplicación directa. Su proceso de aplicación es el siguiente:

  • Si existe un rasguño, se debe lijar con P-180, desengrasar la superficie, aplicar un promotor de adherencia y, a continuación, enmasillar con una masilla específica, como TEROSON UP 240, para igualar la superficie. Tras su secado, lijar y afinar el daño y su zona limítrofe hasta llegar a un grano P-360 aproximadamente. 
  • Limpiar y desengrasar de nuevo.
  • Enmascarar las zonas susceptibles de ser dañadas teniendo en cuenta las precauciones anteriormente mencionadas.
  • Aplicar la pintura en aerosol.

También cabe señalar que existen otros productos destinados a mejorar el aspecto de los plásticos o a retocar las anomalías que presente. Los más significativos son estos:

  • Renovadores de plásticos en formato líquido.
  • Tintes para materiales sintéticos.
  • Pinturas específicas en aerosol destinadas a pintar paneles de instrumentos o plásticos del habitáculo.

Conclusión

Existen distintas variantes de pinturas de retoque para coches. La elección de una u otra depende del acabado y durabilidad que se le quiera dar a la reparación aunque, desde un punto de vista profesional, es recomendable efectuar retoques con pintura de aplicación en aerosol o a pistola. 

colorimetria_taller_coche

Categorias: Aplicaciones, Carrocería y parabrisas