<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Tipos de cera para coche

Por Ruta 401

La cera para coche es un producto que se aplica sobre la pintura del vehículo y otros componentes para protegerlos de agresiones externas, como los excrementos de pájaro, la luz solar o los distintos agentes atmosféricos. Además, estas ceras aumentan el brillo del barniz, repelen el agua y facilitan la limpieza de la carrocería al impedir que la suciedad quede incrustada.

La cera para coche es un producto poco utilizado en el taller de carrocería, ya que cuando se pule un vehículo o alguna pieza del mismo, es el abrillantador el que le da el brillo necesario y una cierta protección a la capa de pintura. Sin embargo, para obtener una protección duradera y realzar notablemente el aspecto de la pintura es necesario aplicar una capa de cera específica.

Tipos de cera para coche

Las ceras para coche comercializadas actualmente se pueden clasificar según su composición, según su presentación y según su función.

DESCARGA TU GUÍA CON LAS CLAVES PARA PERFECCIONAR LAS TAREAS MÁS COMUNES EN EL  TALLER

Clasificación de las ceras para coche según su composición

Atendiendo a su compuesto principal, las ceras pueden ser de tres tipos:

  • Cera de carnauba o natural. La cera para coche de carnauba se obtiene de las hojas de palma. Este tipo de producto destaca por su gran capacidad para realzar el brillo y la sensación de profundidad de la pintura, por lo que está especialmente indicado para hacer más vistosos los vehículos de color oscuro. No obstante, la protección que aporta es más limitada, unos cuatro meses en el mejor de los casos. También hay que tener en cuenta que, cuanto mayor es la cantidad de carnauba pura que integra la cera, mejores son sus prestaciones.

  • Ceras sintéticas o sellantes. Son productos de base sintética formados por polímeros y alcoholes. Estas ceras para coche destacan por incrementar significativamente la durabilidad de la protección que aportan, en algunos casos hasta un año.

  • Revestimientos especiales o coatings. Se trata de productos de revestimiento, formados principalmente por dióxido de silicio cristalizado (cuarzo), que aportan una capa de protección muy resistente y duradera a distintos sustratos (plásticos, pintura, etc.). 

  • Pulimentos y abrillantadores con funciones protectoras como TEROSON WX 189 y TEROSON WX 180. La utilización de estos productos elimina la necesidad de tener que disponer de tantos consumibles en el taller y agiliza el proceso de pulido y encerado, al hacerse todo con el mismo producto y herramienta. Gracias a ello, el proceso de trabajo queda optimizado con un aumento de la productividad.

Clasificación de las ceras para coche según su presentación

En relación con la presentación de los productos mencionados, se comercializan los siguientes formatos de cera para coche:

  • Cera para coche en estado pastoso. Este tipo está destinado a aplicarse de forma manual. Se trata del formato de cera tradicional y su proceso de aplicación es más laborioso, ya que el producto debe ser depositado sobre la carrocería con un aplicador de poliespuma.

  • Cera para coche en estado líquido. En este caso, la cera se aplica de forma manual o mediante aerosol. Este formato facilita el proceso de encerado del vehículo, ya que el producto se dispone directamente sobre la carrocería sin que sea necesario utilizar ningún aplicador específico.

Clasificación de las ceras para coche según su función

En los últimos años, muchos fabricantes han apostado por lanzar al mercado productos específicos para el cuidado del vehículo. Los fabricantes de ceras no se han quedado atrás y, además de disponer de productos limpiadores, han desarrollado y mejorado su gama de ceras.

Estos son algunos ejemplos de ceras para coche con funciones específicas:

  • Cera hidrofóbica capaz de repeler gran cantidad de agua. 

  • Ceras específicas para colores concretos: claros, oscuros, blancos, metalizados, etc.

  • Ceras específicas para marcas de vehículos concretos: para BMW, para coches italianos, etc.

  • Ceras premium para obtener el máximo brillo posible cuando el vehículo se va a presentar en alguna exposición o concurso. 

  • Ceras híbridas formadas por carnauba y polímeros para obtener un equilibrio óptimo entre brillo y durabilidad de la protección.

  • Ceras específicas para vinilos, pinturas mate, llantas, plásticos, etc. 

  • Ceras con efecto limpiador.

  • Ceras polifuncionales para proteger distintos sustratos (pintura, cristales, etc.).

Proceso de aplicación una cera para coche

El proceso genérico de aplicación de una cera para coches es el siguiente:

  1. Limpiar el vehículo para eliminar cualquier resto de grasa o suciedad incrustada. La limpieza se debe realizar con agua y jabón, con limpiadores específicos o utilizando un desengrasante como TEROSON VR 10.

  2. Secar el vehículo si la cera para coche que vamos a utilizar no es válida para ser aplicada sobre mojado.

  3. Aplicar la cera para coche según el formato escogido. En el caso de optar por una cera pastosa, se pone el producto sobre el aplicador de poliespuma y se reparte por toda la superficie de la pieza que se quiere encerar. Si la cera empleada es líquida y de aplicación manual, se depositan unas pocas gotas sobre la superficie. Finalmente, si la presentación es en aerosol, se rocía ligeramente la superficie. Seguidamente, se esparce el producto para repartirlo uniformemente a lo largo de toda la pieza, ejerciendo una ligera presión y realizando movimientos circulares hasta que se aprecie un velo blanquecino mate.

  4. Abrillantar la superficie una vez que se haya secado la cera. Para ello, hay que utilizar un trapo de microfibra sin ejercer presión prácticamente. El tiempo de secado depende del tipo de cera para coches y del fabricante, por lo que es necesario consultar su ficha técnica. Si no se respeta el tiempo adecuado, se va a eliminar parte de la capa protectora y la durabilidad del encerado va a ser menor.

Conclusión

La cera para coche es un producto poco utilizado en los talleres de carrocería, a pesar de ser un gran aliado de la pintura del vehículo y de otros componentes, como las piezas de plástico o los componentes auxiliares cromados. Dicho esto, conviene tener en cuenta que encerar la carrocería cada cierto tiempo es un buen hábito de mantenimiento que mantiene y realza el brillo del vehículo, y aporta un extra de protección para que siempre luzca como nuevo.

New Call-to-action

Categorias: aplicación, Carrocería y parabrisas