<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cosas que debes saber sobre la pintura al agua

Por Ruta 401

Uno de los principales atractivos de los vehículos es el color de la pintura que los reviste. Sin embargo, para los profesionales del taller, la pintura es algo más que eso. Se trata de un elemento que influye en aspectos tan importantes como el económico o el del impacto ambiental. ¿Te interesa saber más sobre este tema? A continuación te hablamos de la pintura al agua, una de las variantes más utilizadas actualmente. 

pintura en agua

¿Qué es la pintura al agua?

La pintura al agua es una sustancia de baja viscosidad que se utiliza para revestir superficies. Sus principales diferencias con otros sistemas de pintado son estas:

  • Se tiene que diluir con agua o con un producto acuoso para ajustar su viscosidad.

  • Tiene un efecto contaminante y nocivo más reducido que otros tipos de revestimientos muy utilizados tradicionalmente. Por ejemplo, las pinturas al disolvente.

Actualmente es uno de los tipos de pintura más utilizados, tanto en industria como en el repintado de vehículos. En este último sector, su uso es obligado desde el año 2007 por mandato del Real Decreto 227/2006 de 24 de febrero. Y es que con la introducción de las pinturas al agua, la reducción de compuestos orgánicos volátiles (COV) es significativa. En otras palabras, disminuye la formación de ozono troposférico.

Pintura para Carrocería: Consejos y Técnicas (Gratis)

En lo que al taller de pintura se refiere, todos los fabricantes de pinturas suministran bases de color (la pintura que aporta el color) en base agua. Aún así, pocos han conseguido trasladar esta tecnología a otros productos como aparejos, imprimaciones, pinturas monocapa y barnices. Lo que sí han logrado es ajustarse a la normativa indicada en cuanto al contenido máximo de COV en estos productos. A día de hoy, este se sitúa en 420 gramos por litro.

Diferencias entre la pintura al agua y la pintura al disolvente

La pintura al agua y la pintura al disolvente son las 2 tecnologías de pintura que conviven en el taller. Por eso, conocer las diferencias que puedes ver en esta tabla siempre es importante:

 

Pintura al disolvente

 

Pintura al agua

Tecnología 

- Pintura fabricada con derivados del petróleo, entre los que destacan los aromáticos (en pinturas utilizadas en automoción) y los alifáticos (en las más utilizadas en industria). 

- Disponible para sistemas de pintado monocapa y bicapa.

- Para la elaboración de estas pinturas se utilizan agua destilada y resinas hidrosolubles.

- Solo está disponible para sistemas de pintado bicapa.

Coste

- Menor.

- Mayor.

Efecto sobre el medio ambiente y la salud

- Más dañina y nociva.

- Más respetuosa.

Dilución y limpieza

- Con solventes y diluyentes.

- Con agua o productos acuosos.

Preparación previa de la superficie a pintar

- Lijado al agua o en seco.

- Limpieza con desengrasante de base solvente.

- Lijado en seco, ya que los residuos secos del lijado al agua pueden provocar marcas tras el pintado.

- Limpieza con limpiadores a base de alcohol o productos compatibles como TEROSON VR 10.

Corrección de defectos una vez aplicada la base de color

- Sencilla y con poco riesgo de provocar otros defectos.

- La corrección se hace con papeles de lija al agua. 

- La corrección de defectos, una vez aplicada la base de color, es más compleja y existe riesgo de provocar otros defectos.

- La corrección se hace con papeles de lija en seco.

Enmascarado

- Con productos tradicionales.

- Es necesario utilizar algunos consumibles específicos. Entre ellos, cintas de enmascarar más resistentes que no se reblandezcan si se despegan al impregnarse con la pintura.

Evaporación de disolventes y secado

- Rápido.

- Lento.

 

Cómo preparar y aplicar una pintura al agua

La pintura al agua presenta una serie de diferencias de aplicación. Hay que tenerlas en cuenta para conseguir el mejor acabado y evitar la aparición de defectos que pueden resultar costosos de eliminar. 

A continuación te mostramos los aspectos a considerar antes y durante su aplicación:

  • Mover los básicos. Antes de efectuar la mezcla del color del vehículo es necesario mover los distintos básicos para evitar cambios en la tonalidad del color. Para ello, algunas marcas disponen de máquinas que automatizan el proceso, mientras que con otras basta con agitar 3 o 4 veces el bote.

  • Realizar la mezcla del color utilizando el programa del fabricante y una balanza calibrada. Recuerda que es fundamental no pasarse en ningún básico. En caso de que ocurriera, es necesario reformular para evitar cambios en el color. 

Los últimos avances han hecho que algunas marcas hayan desarrollado sistemas tintométricos de formulación y mezcla totalmente automatizados. Estos eliminan el error humano durante el proceso.

  • Diluir la mezcla según las indicaciones del fabricante. La dilución de la pintura al agua se realiza con los productos acuosos establecidos por él a la proporción indicada para obtener la viscosidad correcta. A modo de ejemplo, un producto demasiado denso puede provocar una aplicación seca y uno demasiado líquido, falta de cubrición.

Para pintar los interiores del vehículo, algunos fabricantes recomiendan catalizar la pintura. Así se obtiene un secado más rápido y se la dota de mayor resistencia mecánica. Estos catalizadores no deben utilizarse para el pintado de piezas vistas, ya que pueden modificar la tonalidad del color escogido.

  • Elegir el tipo de pistola aerográfica adecuada. Para aplicar las pinturas en base agua se utilizan pistolas aerográficas HVLP o HTE con un pico de fluido de entre 1.2 y 1.4. Estas pistolas trabajan a baja presión, lo que reduce la nube de pulverización y aumenta la tasa de transferencia. 

  • Filtrar la mezcla. Antes de introducir la pintura en el depósito de la pistola, se filtra para que cualquier impureza que pueda haber quede retenida en el tamiz. Esta simple acción evita proyecciones indeseadas sobre la superficie. 

  • Controlar la humedad relativa. Cuando se aplican pinturas al agua a baja temperatura en planos aspirantes, pueden existir problemas de secado. Por eso es conveniente contrarrestar este problema con el uso de fuentes de calor adicionales. Otra opción es llevar a cabo la aplicación en cabinas de pintura en las que se pueda regular la temperatura ambiental a unos 21 °C.

  • Aplicar la pintura según las indicaciones del fabricante y siguiendo una técnica adecuada. Tras el proceso de preparación de la superficie, la pintura al agua se suele aplicar en dos o tres pasadas. Para colores sólidos se da una primera mano poco cargada para que no moje en exceso y una segunda más cargada para acabar de cubrir. Para colores metalizados o perlados, se repite el proceso y finalmente se aplica una tercera mano. Esta última capa se denomina de control, se efectúa a una distancia mayor y sirve para eliminar los sombreados propios de estos colores. 

Entre mano y mano es imprescindible respetar el tiempo de evaporación para lograr un correcto secado de la pintura al agua. Si al aplicar el barniz la pintura no está completamente seca, se va a producir una bajada de brillo significativa que le va a restar calidad a la reparación. Para asegurarse del completo secado entre manos, es habitual seguir ciertos procedimientos. Se puede acelerar el proceso con pistolas venturi o sistemas análogos, utilizar aditivos específicos o dar un ciclo corto de secado en la cabina o con infrarrojos.

Conclusión

La pintura al agua da respuesta a los problemas medioambientales y para la salud que caracterizan a otros tipos de pinturas como las de base disolvente. Por ello, es una opción muy utilizada. Sin embargo, para usarla hay que modificar ciertos hábitos de trabajo y tener en cuenta las consideraciones comentadas. Así, te aseguras de aplicarla correctamente, sin defectos, y de conseguir un acabado de calidad.

colorimetria_taller_coche

Categorias: aplicación, Carrocería y parabrisas