<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Normas de seguridad obligatorias en un taller de pintura

Por Ruta 401

Los talleres de pintura son lugares de trabajo que deben seguir una normativa específica de seguridad, tanto en lo relativo a los propios trabajadores como en lo que respecta al cuidado del medio ambiente. A continuación, vemos cuáles son las normas de seguridad obligatorias en un taller de pintura.

taller de pintura

Equipos de protección individual o EPI

En lo que respecta a los EPI o equipos de protección individual, en un taller de pintura son fundamentales los siguientes:

  • Mascarillas: para protegerse del polvo y de los gases.
  • Guantes:: protegen la piel del ataque de agentes externos, pueden ser de vinilo, de nitrilo o de látex.
  • Gafas y pantallas protectoras:: los ojos pueden resultar dañados por las partículas y las salpicaduras al formular y aplicar los productos. Las más comunes son las gafas de tipo patilla y las pantallas de protección total.

 

Normativa de seguridad medioambiental

Existen numerosas normas medioambientales impuestas por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y, aparte, cada comunidad autónoma tiene ciertas normativas especiales.

A la hora de abrir un taller y obtener las licencias de apertura, el ayuntamiento exige una licencia ambiental, la cual es imprescindible para garantizar el cumplimiento de la normativa de seguridad medioambiental y que varía en función del tipo de actividad que desarrollemos. Todas estas medidas deben preverse antes de abrir un taller.

En el taller se generan gran cantidad de residuos en forma de chatarra, neumáticos, pinturas o aceites, y estos residuos hay que gestionarlos de forma adecuada. La Ley 22/2011 del 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, establece qué obligaciones debe cumplir el taller como productor o poseedor inicial de residuos. Debe realizar el tratamiento de los mismos por sí mismo, encargarlo a una empresa registrada, o entregarlos a una entidad pública o privada de recogida de residuos. Sea cual sea la elección debe justificar con documentos la correcta gestión de los residuos comerciales no peligrosos ante el órgano ambiental local o puede acogerse al sistema público de gestión. En cualquier caso, la ordenanza local indica cómo entregar los residuos domésticos.

Habitualmente, existe la contratación de gestores de residuos y la participación voluntaria en sistemas integrados de gestión denominados SIG. El taller debe consultar quienes son los servicios gestores y transportistas autorizados dentro de cada comunidad para saber qué residuos gestiona cada uno de ellos. Esta información se encuentra disponible en las webs de medio ambiente de cada comunidad autónoma. Los SIG necesitan la autorización previa de las CC.AA para que les autoricen a la gestión de aceites usados, neumáticos fuera de uso, envases, baterías, equipos eléctricos, lámparas, etc.

A continuación enumeramos algunos de los residuos peligrosos que se generan en el taller de pintura:

  • Envases de aerosoles usados
  • Disolventes de limpieza de piezas
  • Productos de pintura caducados
  • Disolventes de limpieza de equipos de aplicación de pintura
  • Restos de pinturas usadas
  • Filtros de cabinas impregnados en pintura
  • Papeles y plásticos de enmascarar impregnados de pintura
  • Polvo de lijado
  • Absorbentes impregnados en pintura
  • Recipientes que han contenido residuos o sustancias peligrosas

Los residuos peligrosos son aquellos que pueden afectar a la salud humana, al medio ambiente o a la seguridad. Deben gestionarse según el RD 833/88 y el RD 952/97, en tanto no se opongan a lo descrito en la Ley 22/2011.

El taller también genera distintos contaminantes atmosféricos, como gases de combustión, y las emisiones derivadas del pintado de vehículos y del consumo de disolventes. La Ley 34/2007 es la norma básica para la prevención de la contaminación atmosférica.

Guía Seguridad en el taller

Categorias: Seguridad