<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Tipos de guantes para el profesional del taller

Por Ruta 401

Los guantes son elementos imprescindibles en la equipación de cualquier profesional, ya que protegen las manos de cortes o quemaduras, además de ser básicos para la limpieza e higiene. Deben ajustarse a lo estipulado en la norma UNE-EN 420 que marca los requisitos que debe cumplir un guante según criterios de confort, eficacia y marcado.

guantes-taller

DESCARGAR GUÍA SOBRE HERRAMIENTAS EN EL TALLER

Existen distintos tipos de guantes, confeccionados mediante diferentes materiales y con características que los hacen ideales para determinadas tareas. Veamos cuáles son estos tipos de guantes y para qué usos están destinados en un taller.

Guantes para manipular productos químicos: Los guantes son indispensables para tratar productos químicos y residuos, ya que la exposición directa a determinadas sustancias podría provocar irritación, quemaduras, infecciones u otras enfermedades. Estos guantes deben cumplir las normas establecidas en cuanto a condiciones de penetración, permeabilidad y degradación. Suelen estar hechos de materiales plásticos como látex, neopreno, polietileno, nitrilo o PVC.

Guantes para trabajos de soldadura o para manipular materiales a altas temperaturas. En un taller mecánico es común tener que hacer tareas de soldadura o manipular piezas muy calientes, por lo que exponemos nuestras manos a quemaduras e incluso a la radiación por culpa de los rayos infrarrojos. Por supuesto, es necesario que se trate de guantes ignífugos y que tengan resistencia al calor, siendo una gran solución los guantes de caucho o los de kevlar.

Guantes para labores de mecánica: Protegen las manos de cortes, golpes y suciedad durante el trabajo en el área mecánica. Suelen estar hechos de cuero ya que es un material más fino, que permite mayor sensibilidad al tacto y una importante resistencia a la abrasión. En este caso también podemos apostar por los guantes textiles, que son ligeros e impermeables, apropiados para numerosas labores, siempre y cuando no exista riesgo de perforación o de contacto con sustancias químicas. Y si buscas unos guantes mucho más resistentes para tareas mecánicas que incluyen riesgos de cortes o abrasión, lo ideal es elegir unos guantes de kevlar.

Guantes para trabajos con gasolina, ácidos y disolventes: El principal problema de algunos guantes, como por ejemplo los de látex, es que no son resistentes a la degradación que provoca estar en contacto con la gasolina o con productos disolventes. Para manipular este tipo de materiales en el taller se recomienda usar guantes de malla metálica que, dependiendo de su composición, son resistentes a acetonas, disolventes y/o ácidos.

Como puedes ver, existen muchos tipos de guantes y sus compuestos pueden estar mezclados y combinados de diferentes maneras. Lo realmente importante es saber qué tipo de protección ofrece cada uno y para qué tareas nos van a resultar imprescindibles. 

 
Guía Seguridad en el taller
 

Categorias: Seguridad