<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Qué hacer cuando un vehículo ha llegado al final de su vida útil?

Por Ruta 401

La vida útil de un vehículo es el periodo de tiempo durante el cual un vehículo es apto para su uso por vías públicas. El paso del tiempo, las averías y el estilo de conducción son algunos de los factores que más influyen en su durabilidad. Pero ¿cómo se sabe si un vehículo ha llegado al final de su vida útil? ¿Cómo aconsejar a los usuarios en ese caso?

centro tratamiento vehiculos

¿Cuándo llega al final de su vida útil un vehículo?

Existen diferentes situaciones en las que se puede considerar que un vehículo ha alcanzado el final de su vida útil:

  • Cuando, tras un accidente, el coste de la reparación es más elevado que el valor venal del vehículo, por lo que generalmente son declarados como “siniestro total” por el perito de la compañía aseguradora.

  • Cuando el coste de reparación de una o varias averías es demasiado alto y llega a superar el valor de mercado de ese vehículo.

  • Cuando es el propio propietario el que decide, pese al buen funcionamiento del vehículo, renovarlo por uno con mayores prestaciones, menor antigüedad o mejor estado.

¿Qué consejos puedes dar como profesional cuando un vehículo llega al final de su vida útil?

En la actualidad, todo el procedimiento de descontaminación, reciclaje y baja definitiva de un vehículo en la Dirección General de Tráfico (DGT) está regulado por ley. Por tanto, la recomendación más importante es depositarlo siempre en las instalaciones de un Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos (CATV).

Los CATV o desguaces cuentan con servicios internos de recogida de vehículos con grúa, dado que de esta manera se facilita mucho más la entrega. En estos casos, es el propio operario de la grúa el que se hace cargo de recoger los documentos y de llevarlos al departamento de administración del desguace. Por su parte, el propietario recibe por correo electrónico el Certificado de Destrucción del vehículo y el justificante de baja definitiva en la DGT.

También conviene tener en cuenta que algunos CATV pueden solicitar al cliente algunos datos previos, por ejemplo el DNI, la matrícula del vehículo o el número de bastidor. Esto se hace para comprobar que la baja es tramitable y no existe ningún impedimento para realizar la gestión. Se pueden habilitar distintas vías para el envío, por ejemplo a través de correo electrónico o mediante WhatsApp.

También es importante que recuerdes a tu cliente que haga una revisión exhaustiva del vehículo antes de que sea trasladado al desguace. De este modo, podrá recuperar cualquier efecto personal o accesorio que desee conservar.

Otro punto por tener en cuenta es que, si el propietario decide hacer la entrega del vehículo haciendo uso del servicio de asistencia en carretera de su aseguradora, probablemente tenga que desplazarse personalmente hasta el CATV para facilitar la documentación y firmar tanto su consentimiento como la solicitud de baja definitiva de la DGT. En estos casos, el propietario deberá llevar consigo los comprobantes que acrediten dicho trámite: el Certificado de Destrucción y el justificante de tramitación de la baja electrónica en la DGT.

Documentación para tramitar la baja definitiva de un vehículo en la DGT

Para poder dar de baja un coche en la DGT de manera definitiva, es imprescindible aportar la siguiente documentación:

  • Fotocopia del DNI del titular.

  • Ficha técnica o tarjeta de inspecciones técnicas.

  • Permiso de circulación del vehículo.

Además, existen determinadas situaciones en las que se exige la entrega de otros documentos específicos. Por ejemplo, si la entrega la realiza una persona que no es el titular del vehículo, o si es un coche a nombre de una empresa o persona fallecida.

 

DESCARGAR GUÍA SOBRE LA ATENCIÓN PERSONAL EN EL TALLER

 

¿Cómo dar de baja la póliza de seguro o el Impuesto de Circulación (IVTM)?

Si la póliza de seguro todavía está en vigor, la compañía aseguradora solicitará al cliente que le proporcione una copia del Certificado de Destrucción y del justificante del trámite en la DGT, con el fin de poder cancelar su contrato una vez finalizada la duración del mismo. Prácticamente ninguna compañía aseguradora devuelve el importe correspondiente al periodo no disfrutado, aunque sí ofrecen la posibilidad de descontar la cantidad pendiente, en caso de que el cliente decida asegurar con la empresa un nuevo vehículo.

Respecto al Impuesto de Circulación o IVTM, es importante que el propietario sepa que es la DGT quien se encarga de comunicar a los ayuntamientos las bajas que se producen en el registro de vehículos.

Si la baja definitiva del vehículo se produce en el último trimestre del año, es probable que esta comunicación no llegue a tiempo y se genere un nuevo impuesto por el año natural en curso. No obstante, como profesional puedes informar a tus clientes de que siempre que el vehículo se dé de baja durante los tres primeros trimestres del año, es muy probable que puedan recuperar la parte proporcional al periodo no disfrutado.

¿Por qué existe esta posibilidad? Porque, aunque generalmente el pago se satisface en un único cobro anual, la administración suele calcular el importe del mismo por trimestres. Por ello, siempre es aconsejable recomendar al propietario que acuda a su ayuntamiento con el Certificado de Destrucción del vehículo y el justificante del trámite en la DGT. Allí podrá informarse sobre cómo recuperar o deducir de la solicitud de pago la parte correspondiente a los trimestres en los que el vehículo ya no constaba en el registro.

¿Cómo proceder si un cliente deja su vehículo abandonado en el taller?

En 2012, gracias a la modificación de la ley de tráfico, se habilitó un sistema para permitir que fuesen los propios talleres quienes pudiesen tramitar la baja de un vehículo abandonado en sus instalaciones.

Si el titular no puede hacerse cargo del importe de la avería reparada y el vehículo lleva más de un mes en sus instalaciones, el taller puede llevarlo a desguace para ser descontaminado o despiezarlo para amortizar los costes.  

Los requisitos para que un taller pueda declarar un vehículo abandonado como residuo sólido urbano quedan recogidos en el artículo 86 del Tratamiento Residual de Vehículos. Los pasos que se deben seguir son los siguientes:

  • Tratar de contactar con el propietario del automóvil.

  • Si el propietario ignora el aviso del taller, se podrá presentar en la Jefatura de Tráfico correspondiente la documentación que acredite que el titular ha sido avisado.

  • Una vez comprobada la veracidad de los hechos, la Jefatura contactará con el dueño del vehículo por sus medios para informarle de la factura pendiente y de que, en caso de no abonarla, el vehículo será llevado a un Centro Autorizado de Tratamiento (CATV) para su baja y descontaminación.

Muchos propietarios de vehículos desconocen esta información, por lo que agradecerán que les sepas explicar este proceso de forma clara y sencilla. Al final, ayudar a tus clientes, de la forma que sea, es una de las mejores maneras de establecer una relación más cercana con ellos.

mantenimiento del coche

Categorias: Gestión