Sistemas de seguridad pasiva: saber más

Por Ruta 401

Los sistemas de seguridad pasiva del vehículo son aquellos cuya función es minimizar los daños producidos tras un accidente. Hoy en día los vehículos incorporan muchos de estos elementos pero, ¿cuándo surgieron? ¿Cuáles fueron los primeros pasos que se dieron en materia de seguridad?

sistemas-seguridad-pasivos.jpg

Principales sistemas de seguridad pasiva

Cinturones de seguridad

El cinturón es uno de los inventos más importantes de la historia de la automoción y, probablemente, el que más vidas ha salvado. Su primera incursión en la industria del automóvil data del año 1948, cuando se incorporó en un modelo que fracasó estrepitosamente, el Tucker Torpedo. No fue hasta el año 1959 cuando, por primera vez, se incorporó de serie en un vehículo, el Volvo Amazon. En España, son obligatorios para todos los ocupantes desde 1992.

GUÍA GRATUITA SOBRE LA SEGURIDAD EN EL TALLER

En la actualidad, los cinturones están diseñados para ser lo más ergonómicos posibles. Por otro lado, marcas como Ford presentan cinturones con airbag incorporado en algunos de sus modelos desde hace años.

Airbags

El airbag es un sistema de seguridad pasiva más reciente que el cinturón. Fue patentado en el año 1971 por Mercedes-Benz, e incorporado por primera vez en el Mercedes-Benz Clase S W126 en 1981.

La evolución del airbag ha estado enfocada sobre todo a mejorar la detección de colisiones y aumentar la rapidez de respuesta en el llenado de la bolsa de aire. Es un sistema de seguridad pasiva complementario al cinturón. De hecho, podría llegar a lesionar al ocupante si no lleva puesto el cinturón.

Chasis y carrocería

Con el paso del tiempo, los chasis y las carrocerías han evolucionado para ofrecer la mayor seguridad a los pasajeros en caso de choque. El objetivo es conseguir habitáculos indeformables (la denominada célula de supervivencia) y chasis que sean capaces de absorber los impactos, tanto frontales como laterales.

Hace mucho que en Estados Unidos se dieron cuenta de la necesidad de que exista un organismo que determine, a través de la realización de crash tests, la seguridad que ofrece un vehículo en su habitáculo. Así es como surgió el IIHS en 1959, de carácter privado. En 1970 apareció otro organismo más, en este caso público, la NHTSA En Europa hubo que esperar hasta el 1996, cuando llegaron los test de la Euro NCAP.

Vidrios del coche

Desde la aparición de los primeros automóviles se hizo patente la necesidad de proteger a los ocupantes del coche de elementos externos como el aire o la lluvia. Al principio, se utilizaban cristales normales, como los que se emplean para las ventanas. Sin embargo, pronto se observó que estos cristales suponían un grave peligro en caso de salir despedido e impactar contra ellos, ya que se quebraban con mucha facilidad y eran susceptibles de causar cortes.

En la actualidad, la directiva europea 2001/22 establece que los vidrios del frontal deben ser laminados, mientras que los de la parte trasera y los laterales pueden ser templados o laminados. En algunos casos también se emplean materiales plásticos para su fabricación.

Reposacabezas

Los asientos son fundamentales para el confort de conductores y pasajeros, pero también incorporan un importante elemento de seguridad pasiva: el reposacabezas. Con el tiempo se han adaptado con el fin de reducir el latigazo cervical en caso de impacto frontal o trasero.

En la actualidad existen ya reposacabezas que funcionan de forma conjunta con el cinturón y el airbag. Por ejemplo, reposacabezas que se mueven hacia delante en el momento del impacto para minimizar el movimiento del cuello tras un golpe súbito.

Si bien estos son algunos de los sistemas de seguridad pasiva generales, también hay otros más específicos que se han ido añadiendo con los años, como es el caso de los sistemas de retención para niños y bebés, las carrocerías que absorben el imàcto para reducir los daño al peatón en caso de atropello, o el corte automático de la inyección tras un accidente, que reduce el riesgo de incendio del vehículo.

No cabe duda de que estos sistemas seguirán evolucionando, siempre con el mismo objetivo: minimizar al máximo los riesgos en caso de accidente.

tutoriales-centro-de-recursos

Categorias: Seguridad