<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo se trabaja la masilla para carrocería

Por Ruta 401

La masilla para carrocería es un producto muy viscoso que se aplica sobre distintos sustratos, metálicos y plásticos, para terminar de igualar la superficie cuando se ha realizado la reparación de un daño, ya sea de forma mecánica o mediante equipos multifunción.

Antes de aplicar cualquier masilla, es fundamental escoger la más adecuada al sustrato y a las características de la reparación. Se puede ver el detalle de las masillas para carrocería más utilizadas en el siguiente enlace. Una vez realizada la elección, el profesional del taller debe tener en cuenta una serie de consideraciones y técnicas de aplicación y lijado para obtener el mejor resultado de este consumible.

MASILLA_CARROCERIA

Realización de la mezcla

La masilla para carrocería de dos componentes se mezcla con un catalizador formado a base de peróxido de benzoilo. La proporción del catalizador oscila entre un 2 y un 3 %, para que se pueda añadir un poco más cuando la temperatura es baja y menor cantidad cuando es elevada.

masilla para carroceria

Sobrepasar el porcentaje de catalizador estipulado hace que la vida útil de la mezcla se reduzca. Además, cuando el catalizador es rosáceo, existe la posibilidad de que la masilla adquiera esta tonalidad o tenga rastros de ella. Esto puede provocar la aparición de manchas o velos sobre la pintura (sangrados) como consecuencia de la reacción que provoca el catalizador con las capas de pinturas que se aplican posteriormente.

Por el contrario, una falta de catalizador hace que la masilla no seque de forma adecuada, con las dificultades que ello conlleva: embozamiento de los abrasivos, marcas de lijado más profundas, desprendimientos de material, etc. 

Para evitar este problema, lo ideal sería pesar la masilla para carrocería en una balanza de precisión y calcular el porcentaje adecuado para añadirlo a continuación. Aunque esta es una práctica poco común en los talleres.

Por otro lado, es fundamental que la mezcla obtenida de la masilla y el catalizador sea totalmente homogénea, con la finalidad de evitar sangrados y un secado desigual. Esta consideración es especialmente importante al mezclar masillas para carrocería de aplicación a espátula. Existen también masillas de aplicación a pistola, en donde la adecuada mezcla está garantizada empleando la boquilla estática que se acompaña con el producto.

Para llevar a cabo la mezcla sobre la espátula, se efectúan movimientos circulares o se va cortando y volviendo a depositar la masilla sobre la espátula de forma repetida, aplastando con firmeza la mezcla contra otra espátula o una superficie dura. La primera técnica hace que la masilla se mezcle mejor pero que coja aire y, por tanto, genere más porosidad, mientras que la segunda evita este problema pero dificulta la obtención de la homogeneidad requerida si no se tiene la suficiente destreza. 

Por su lado, las masillas para carrocería aplicadas a pistola de extrusión son las que ofrecen un proceso de mezcla más sencillo y homogéneo al dosificar directamente la proporción exacta de cada componente y por su mezclado con la boquilla estática correspondiente. Una vez colocada la cánula sobre la pistola, también hay que tener en cuenta que, si la herramienta funciona con aire comprimido, es necesario ajustar la presión de trabajo para conseguir que la cantidad de masilla extrusionada sea la adecuada. 

Finalmente, el proceso de mezcla de las masillas para carrocería aplicadas con pistola aerográfica puede requerir, adicionalmente, una dilución que ajuste la fluidez del producto. En cualquier caso, se añade la proporción de masilla, catalizador y diluyente indicada por el fabricante en un bote reglado y se mezcla todo bien con la ayuda de un removedor. 

Aplicación de la masilla para carrocería

Antes de iniciar la aplicación de la masilla, se deben tener en cuenta estas consideraciones generales:

  • Es necesario proteger aquellas zonas susceptibles de ser manchadas o dañadas.

  • Se debe haber realizado la preparación de fondos requerida: rebaje de bordes, matizado de los alrededores del parche, etc.

  • Generalmente, la masilla para carrocería se aplica en varias pasadas de forma vertical, es decir, de arriba hacia abajo o viceversa. Sin embargo, la aplicación de masillas a pistola aerográfica se realiza con pasadas horizontales.

  • Las distintas pasadas que se hagan deben copiar la forma de la pieza para facilitar el posterior lijado y el restablecimiento de la forma original. 

  • Al enmasillar parches estrechos y largos, la última pasada se efectúa longitudinalmente para conseguir un acabado más liso.

  • La capa de masilla depositada debe ser suficiente, en cuanto a espesor (sin sobrepasar el espesor maximo recomendado y respetando los tiempos de secado recomendados por el fabricante), para dejar un margen para el lijado y siempre debe rebasar ligeramente los bordes de pintura para facilitar su integración en el resto de la pieza.

Complementariamente a estas consideraciones generales, es fundamental utilizar una técnica de aplicación acorde al formato escogido: espátula, pistola de extrusión y pistola aerográfica o pulverizadora. 

Como se aplica la masilla para carrocería a espátula

Para conseguir un relleno adecuado, que no produzca un mermado acusado, es necesario aplicar la masilla en tres pasos:

1. Se aplica una primera capa dentro de los límites del parche con una inclinación de la espátula de unos 60° a la vez que se ejerce presión. De esta forma se evita la formación de bolsas de aire que podrían provocar rechupados.

masilla para carroceria

  2. Se aplica una segunda capa de relleno que sobrepase ligeramente los límites del parche en la cual se reduce el ángulo de la espátula a unos 30°, así como la presión ejercida. De este modo se consigue poner bastante masilla para el posterior alisado y lijado.

masilla para carroceria

3. Por último, se realiza una tercera pasada sin masilla para carrocería en la espátula, poniéndola casi plana y sin ejercer presión. Gracias a ello se consigue alisar la superficie eliminando bordes y escalones, lo que va a facilitar el lijado.   

masilla para carroceria

Como se aplica la masilla para carrocería con pistola de extrusión

La aplicación de la masilla con pistola de extrusión también se realiza en tres pasos para conseguir el mismo resultado que el mostrado en el apartado anterior, a través de la aplicación de cordones de masilla que luego se alisan con la espátula. Esta es la forma de hacerlo:

  1. Se aplican uno o varios cordones de masilla para carrocería y se alisan ejerciendo presión con un ángulo de espátula abierto (unos 60°).

  2. Se vuelven a aplicar uno o más cordones de masilla y se les da forma con la espátula, reduciendo el ángulo de la misma y ejerciendo una presión más reducida.

  3. Se alisa toda la masilla depositada pasando la espátula a un ángulo muy reducido (unos 10°) y sin apenas hacer presión. 

Como se aplica la masilla para carrocería con pistola aerográfica o pulverizadora

La aplicación de estas masillas requiere la utilización de pistolas pulverizadoras con un pico de fluido que oscile entre 1.6 y 2.2, dependiendo de la fluidez que se le de a la misma. A continuación se efectúa la regulación de la pistola según su tecnología (convencional, HVLP o híbrida) y, finalmente, se aplica la masilla para carrocería siguiendo la técnica básica de aplicación de pinturas que puede encontrarse en el siguiente artículo: ‘Secretos para conseguir un óptimo pintado de la carrocería’.

Cómo se lija la masilla para carrocería

El lijado se ha de realizar siguiendo una técnica específica que permita la integración del parche en el resto de la pieza para reducir las aguas y evitar los rechupados. En el artículo “Directrices y precauciones para lijar la masilla” hay una explicación detallada de cómo proceder.

Conclusión 

La masilla para carrocería es un consumible que tiene mucha influencia en el aspecto final de una reparación, por lo que tener en cuenta una serie de consideraciones a la hora de trabajar con ella, así como seguir unas determinadas técnicas de mezcla, aplicación y lijado ordenadas, permite que el profesional del taller obtenga los mejores resultados posibles. 

New Call-to-action

Categorias: aplicación, Carrocería y parabrisas