<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Funcionamiento del sensor de picado y consejos de mantenimiento

Por Ruta 401

Optimizada

El sensor de picado, también conocido en  inglés como knock sensor (KS), es un componente eléctrico que da soporte a la unidad de control de motor (ECU). Su función principal es detectar y alertar de las detonaciones ocasionadas por una mala combustión fuera de tiempo.

Funcionamiento del sensor de picado

Los golpeteos producidos en la cámara de combustión por una mezcla descompensada entre aire y combustible provocan fuertes variaciones de presión que son transmitidas al bloque motor en forma de vibraciones. Estas pueden afectar gravemente a la actividad del motor.

El funcionamiento de este transmisor consiste en la transformación de detonaciones mecánicas en impulsos eléctricos gracias a un elemento piezoeléctrico de material cerámico que produce voltaje cuando recibe vibraciones (detonaciones del motor). Estas señales son enviadas a la unidad de control del motor para ser interpretadas y traducidas en órdenes a diferentes componentes con la finalidad de reducir el golpeteo.

Además, este sensor ayuda a prevenir el encendido repentino del motor. Esta situación, conocida como picado de biela, resulta dañina para su funcionamiento.

Otra de las ventajas que aportan los sensores de picado es que, a través de ellos, se puede controlar el tiempo de demora de ignición en cada cilindro.

Habitualmente, el sensor de picado se encuentra ubicado en el bloque motor, aunque también se puede localizar en el múltiple de admisión o en la tapa de las válvulas. Algunos fabricantes optan por la instalación de varios sensores.

Partes del sensor de picado

Este pequeño e importante transmisor está compuesto por las siguientes partes:

  • Carcasa. Pieza de plástico que protege el sensor.

  • Cable de conexión. Cable que transmite la información del sensor.

  • Contactos. Puntos de conexión entre los polos del anillo piezoeléctrico al cable de conexión.

  • Cuerpo central. Elemento que conforma la base para el montaje de los componentes.

  • Tuerca. Pieza que garantiza la unión de todo el conjunto.

  • Arandela. Pieza encargada de transmitir las vibraciones del motor a la masa sísmica.

  • Masa sísmica. Pieza que transmite las vibraciones procedentes del motor al anillo piezoeléctrico.

  • Anillo piezoeléctrico. Elemento cerámico básico para el sensor que funciona como transductor.

  • Discos aislantes. Elementos encargados de aislar el anillo piezoeléctrico de la masa sísmica y del propio cuerpo.

  • Tornillo. Pieza de unión entre el sensor y el bloque motor.

Sensor de picado_opt

Causas de avería y síntomas

Las averías que pueden ocasionarse en el sensor de picado son numerosas. Estas son algunas de las más usuales:

  • Rotura de la carcasa plástica provocada por el exceso de temperatura o bien por un daño colateral. Esta situación deja las piezas internas del sensor expuestas a agresiones externas.

  • Sobrecalentamiento del sensor originado normalmente por un mal contacto del propio transmisor.

  • Corrosión del cuerpo metálico debida a la humedad que, en ocasiones, se deposita entre el sensor y la culata, y que se filtra hacia el interior del sensor si el par de apriete del tornillo de anclaje es incorrecto.

  • Deterioro o rotura del cableado de conexión por exceso de temperatura o como consecuencia de un factor externo.

  • Acumulación de suciedad causada por la carbonilla acumulada en el sensor que impide al transmisor realizar las mediciones correctamente.

Estas anomalías en el sensor de picado se evidencian claramente en el funcionamiento del vehículo ya que, ante cualquiera de estas situaciones, se encenderá el testigo de gestión de motor en el cuadro de instrumentos. Además, lo normal será percibir una pérdida de potencia, inestabilidad en el ralentí y golpeteo o vibración en el motor.

Comprobación y sustitución del sensor de picado

La baja tensión de la señal del sensor de picado hace que sea imprescindible el uso de máquinas de diagnosis para su verificación, principalmente, un osciloscopio y herramientas de diagnóstico digitales.

El osciloscopio es un dispositivo digital que permite visualizar, en forma de gráfica, los impulsos eléctricos generados por el sensor de picado. Discrimina los valores de funcionamiento estándar y alerta al técnico de los valores que se alejan del rango establecido por el fabricante. La frecuencia estándar de combustión se encuentra entre 5 y 10 Khz.

Es necesario que el técnico de taller estimule el sensor mediante pequeños impactos sobre el bloque motor para que el osciloscopio muestre actividad fuera de los valores estándar. También es recomendable la verificación del cableado y conexionado.

La sustitución del sensor de picado resulta sencilla una vez que se accede al mismo. Para ello, es necesario soltar el tornillo que une el sensor al bloque motor. Este tornillo es específico para cada tipo de sensor y es recomendable sustituirlo siempre que se renueve el sensor de picado. Asimismo, es fundamental atornillarlo con el par de apriete aconsejado por el fabricante (generalmente, 25 N·m) y no utilizar ningún tipo de lubricante o junta.

Recomendaciones

El sensor de picado es un elemento fundamental para lograr una correcta combustión que permita un funcionamiento óptimo del motor. Para ello es de vital importancia seguir las pautas de mantenimiento establecidas y utilizar combustibles de calidad que permitan una mezcla homogénea con el aire en el momento de la combustión. Un combustible de altas prestaciones permitirá una combustión a mayor temperatura y más rápida, con el consecuente aumento del rendimiento mecánico del motor y la disminución de los niveles de contaminación.

 

New Call-to-action

Categorias: Reparación mecánica