<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

5 consejos para conseguir un equipo de trabajo de taller seguro

Por Ruta 401

Conocer las herramientas y elementos que hacen más seguro el trabajo es obligatorio para cualquiera que realice labores en el taller. Un equipo de trabajo seguro incluye equipos de protección individual así como el mantenimiento de máquinas y herramientas. Hay que prestar atención a todos ellos para que el taller sea un espacio donde trabajar con la tranquilidad de saber que los riesgos se han minimizado.equipo_de_trabajo.jpg

1. Usar protecciones individuales siempre que sea necesario. Fundamental, es el equipo de trabajo por excelencia dentro del taller. Los equipos de protección individual deben ser personales, para que cubran mejor al trabajador. Además, se evitan holguras que puedan generar peligro en el uso de los mismos. La protección ha de ser integral y cubrir todas las partes que puedan estar en riesgo durante el trabajo. Por ello se ha de saber qué zonas se cubren en cada trabajo y qué protecciones existen para cada parte del cuerpo. 

  • Oídos. El uso de tapones y orejeras para atenuar el ruido es obligatorio en la mayoría de trabajos del taller. Ambos necesitan de ciertos cuidados y mantenimiento. En el caso de las orejeras habrá que tener en cuenta que deben quedar bien ajustadas para realizar bien su labor de atenuación. Sobre todo se trata de que el trabajador esté cómodo con el equipo de trabajo.
  • Ojos y cara. Una de las partes más expuestas a los riesgos del taller. Los equipos de trabajo para proteger ojos y cara son variados. Ya sean gafas o pantallas protectoras, hay que cerciorarse de su buen estado y de que no tengan algún elemento dañado o deteriorado. Para que sean más seguros, han de ajustar bien y asegurarnos de que los elementos que sean regulables fijen bien. Por supuesto, las lentes deben estar limpias, para eso se pueden seguir las instrucciones del fabricante en cuanto a limpieza. En las máscaras para soldar hay que fijarse que las sujeciones estén en buen estado, también requieren de mantenimiento.
  • Vías respiratorias. Para proteger las vías, nada mejor que las mascarillas. Se deben ajustar lo mejor posible, para que no se filtre ninguna partícula no deseada. En las mascarillas de mayor protección, que cuentan con filtro de partículas, este no debe limpiarse. En todo caso sustituirse cuando sea necesario.
  • Manos. Hay muchos tipos de guantes. Todos ellos deben ajustarse al trabajador y permitir un trabajo cómodo. Los de mayor uso serán los guantes de protección mecánica. No obstante, dependiendo del trabajo a realizar también pueden ser para protección química, guantes de cuero (para soldar) o guantes de vinilo y látex para pintar.
  • Cuerpo. El cuerpo se protegerá principalmente en trabajos de soldadura y pintura. En el caso de la soldadura, es recomendable que la polaina a utilizar sea de apertura rápida (con los pantalones por encima).
  • Pies. El uso de calzado antideslizante de seguridad es obligatorio en todo el taller. Para soldar, es recomendable que las botas tengan lengüeta en el empeine para proteger de las chispas.


2. Formación en el uso de los equipos de trabajo. No solo basta con conocerlos, los trabajadores han de saber usar los equipos de protección. Un uso indebido o incorrecto de los equipos puede hacerles perder efectividad y suponer un problema de seguridad.


3. Buen mantenimiento de máquinas. Las máquinas de trabajo también forman parte del equipo. Hacerles las revisiones y el mantenimiento que recomiende el fabricante es de vital importancia. Debe cerciorarse que su estado es óptimo y adecuado.


4. Mantenimiento diario de herramientas. La limpieza de las herramientas debe contemplarse como una rutina diaria de trabajo. Esto alargará su vida útil y las hará más seguras. Una herramienta en mal estado supone un problema. También influye la forma en que se almacenan. Mejor tenerlas ordenadas para que no puedan caer y dañarse.


5. Protección durante todo el tiempo que se realicen los trabajos. Puede parecer un tema menor, pero no lo es. Los equipos de protección se han de usar durante todo el tiempo que se realice el trabajo. Algunos trabajadores no valoran lo suficiente los riesgos y creen que por un segundo pueden quitarse las protecciones. Pero ese segundo es suficiente para que se produzca un accidente o lesión.

 

Siguiendo estos 5 consejos de seguridad en el taller, te asegurarás de que el ambiente laboral de tu taller será más seguro para ti, para el resto de empleados y también para los clientes que acudan a él. 

 

Guía Seguridad en el taller

Categorias: Seguridad