¿Quieres conocer más sobre los abrasivos y sus usos en el taller?

Por Ruta 401

En este post queremos hablarte de los abrasivos, que son sustancias que tienen como finalidad actuar sobre otros materiales a través de un esfuerzo mecánico, como un triturado, un corte o un pulido. Tienen una dureza elevada y se emplean en todo tipo de procesos, tanto industriales como artesanales.

abrasivos.jpg

GUÍA GRATUITA SOBRE LA SEGURIDAD EN EL TALLER

 

Todo lo que tienes que saber sobre los abrasivos


Los abrasivos pueden ser naturales o artificiales, y se pueden clasificar según su mayor o menor dureza. Para ello se usan diferentes escalas. La más utilizada es la de Mohs, que lleva su nombre por el mineralogista alemán Friedrich Mohs, que la estableció en 1820.

Un abrasivo es un material que por su dureza elevada y su estructura puede producir un desgaste sobre materiales menos duros a través de una acción mecánica. Los podemos encontrar en forma de polvo, líquido, mixto, aglutinado con productos de resinas sintéticas, aleaciones mecánicas o montados en soportes flexibles, rígidos, oscilantes o giratorios.


Un poco de historia sobre los abrasivos

Su uso se remonta a la época en la que el hombre frotaba piedras de cierta dureza contra otras para conseguir dar forma a sus armas y herramientas. Antiguos dibujos egipcios muestran que los abrasivos se utilizaban para pulir joyas. Durante muchos siglos, la evolución fue muy lenta hasta que a finales del siglo XIX y principios del XX con los descubrimientos del óxido de aluminio y el carburo de silicio se consiguieron grandes avances.

La arena y pedazos de cuero flexible fueron las lijas del hombre primitivo. Más tarde, los artesanos trataron de aglomerar los granos de materiales abrasivos sobre soportes flexibles mediante adhesivos y ya hacia el siglo XV se comenzaron a recubrir soportes de papel con vidrio triturado para lograr estos resultados.

 

Las características de los materiales abrasivos

Son los materiales que actúan como elemento de unión de los granos abrasivos. Las lijas dan a los abrasivos la fuerza y dureza necesarias para resistir las exigencias de trabajo a que serán sometidos. Las más utilizadas son:

  • Dureza: La oposición que ofrecen los materiales a alteraciones como la penetración, la abrasión o el rayado por otro material. La escala de Mohs es una relación de 10 minerales ordenados por su dureza, de mayor a menor. Con dureza 10 sitúa el diamante hasta llegar al talco, que tiene dureza 0. Se basa en el principio que una sustancia dura puede rayar a otra más blanda y nunca al contrario. La escala Rosiwal determina la dureza en valores absolutos a diferencia de la escala de Mohs, que son relativos y la mide en base a la pérdida de peso del material tras una abrasión realizada en unas condiciones normalizadas. La escala Knoop, al igual que la escala Rosiwal, nos da su medición de la dureza en valores absolutos y está basada en la profundidad de la señal grabada en los minerales con una punta de diamante de forma piramidal rómbica a una fuerza standard.
  • Friabilidad: Es la capacidad de los granos abrasivos para romperse y auto-afilarse bajo tensión.
  • Tenacidad: Mide la capacidad de los abrasivos para resistir el desgaste.
  • Capacidad de corte: Las rayas producidas por el mineral sobre una superficie dependen, en gran medida, de lo afiladas que sean las aristas del mineral.

 

Tipos de lijas

Te explicamos las lijas que te puedes encontrar en el taller para que las conozcas mejor.

  • Las vitrificadas o cerámicas
  • Las resinoides o de baquelita
  • Las metálicas
  • Las de caucho
  • Las de goma-Laca
  • Las de silicato

Seguro que usas abrasivos diferentes en el taller pero, ¿conocías todas sus características?

 

tutoriales-centro-de-recursos

Categorias: Seguridad