<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Tipos de disolvente de pintura más utilizados en el taller de carrocería

Por Ruta 401

El solvente o disolvente de pintura es unos de los materiales fungibles más necesarios en los talleres de chapa y pintura. Sus funciones principales son disolver la pintura y formar parte de la composición de otros materiales que no son líquidos (masillas, selladores, etc.) para ajustar la viscosidad del producto y permitir una aplicación más sencilla y cómoda. Esta función es especialmente relevante al aplicar pinturas a pistola, situaciones en las que es necesario obtener unas condiciones óptimas de fluidez para lograr una atomización de la pintura en gotas lo suficientemente pequeñas para garantizar un acabado uniforme y liso. 

F1_Disolvente

Clasificación de los disolventes utilizados en reparación

De forma general, los solventes o disolventes de pintura utilizados en el taller de carrocería son de tipo orgánico polar (como el agua, el alcohol o la cetona), apolar (como los hidrocarburos alifáticos o aromáticos, el éter o el xileno) o una mezcla entre ambos

Estos solventes están formados por enlaces moleculares concretos (propiedad conocida como polaridad de un disolvente) que les confieren una determinada capacidad de disolver ciertas sustancias (solutos). Este es el motivo de que cada tipo de disolvente sea válido para disolver o formar parte de la composición de un tipo de pintura determinado, o para una cumplir una función concreta.

Desde el punto de vista técnico, los disolventes de pintura utilizados en reparación se pueden clasificar según sus aplicaciones específicas. Los más destacados y utilizados son los siguientes:

Tipo de disolvente

Características

Disolvente de limpieza

Actúa como producto limpiador de útiles y herramientas con los que se han manipulado pinturas y productos con base disolvente (barniz, selladores, etc.).

Suelen ser de evaporación lenta.

Este disolvente de pintura es el más agresivo de los utilizados en el taller, por lo que su ataque químico sobre determinados sustratos puede agredir la superficie y dañarla. 

Se aplica impregnado en trapos y pinceles, o dispensado en máquinas de limpieza a través de bidones, para eliminar los restos de suciedad en herramientas como espátulas de enmasillado, pistolas aerográficas de pintado, etc.

No se debe utilizar para desengrasar o limpiar piezas pintadas, ya que puede remover la pintura, ni para diluir pinturas que exijan un acabado de primer nivel, puesto que les resta calidad de acabado superficial.

Disolvente universal

Se trata de un disolvente de pintura más polivalente, que se puede utilizar como producto de limpieza o como diluyente de pinturas de fondo (imprimaciones, aparejos, etc.) o esmaltes que no exigen un acabado excepcional. 

Su ataque químico sobre determinados sustratos es más reducido y el resto de sus características, en cuanto a aplicación y efecto sobre el medioambiente y las personas, son similares a las del disolvente de limpieza.

Disolvente con base de cetona

Es un tipo de disolvente destinado a la limpieza que presenta un mayor poder limpiador, una menor evaporación y un secado más rápido.

Estos disolventes son menos tóxicos para las personas y menos dañinos para el medio ambiente. Además, son menos agresivos con determinados sustratos como los plásticos (excepto el ABS). 

Disolvente recuperado

Es la versión reciclada de los disolventes de limpieza sucios que se generan en el taller de pintura.

Su uso reduce la problemática de la gestión de residuos (permite recuperar hasta un promedio de un 70 %), pues tras su recuperación el disolvente vuelve a ponerse en circulación y el residuo resultante se reduce.

La recuperación se realiza directamente en el taller con máquinas específicas para ello o en empresas especializadas, siguiendo procesos de recuperación más complejos

El disolvente recuperado en el taller pierde poder de limpieza y su ataque químico es menor, puesto que se evaporan ciertas sustancias con bajo punto de ebullición. En cambio, el disolvente de pintura recuperado industrialmente presenta mejores propiedades en ambos sentidos, ya que en él se compensa esta pérdida con la adición de ésteres como el acetato de etilo.

Solución acuosa de limpieza

Es la versión con base de agua empleada para la limpieza de útiles y restos de suciedad provocados por el empleo de productos con base acuosa (base de color bicapa, pinturas al agua, etc.).

Está compuesta por distintos detergentes (o, más recientemente, activada con microorganismos que descomponen biológicamente la suciedad) que le confieren un potente poder limpiador de grasas, aceite y otros restos de suciedad sin necesidad de incluir disolventes.

Esta solución es un producto poco agresivo que no presenta ataque químico sobre los sustratos sensibles. Además, es respetuoso con el medio ambiente y con la salud de las personas.

Desengrasante 

La función de este disolvente es eliminar los restos de suciedad y las grasas que se encuentran sobre superficies que se van a recubrir posteriormente.

Puede usarse uno con base de agua (alcoholes, cetonas, etc.) o de disolvente (hidrocarburos, xileno, etc.), según el tipo de pintura que se vaya a utilizar para recubrir el soporte.

El ataque químico de los desengrasantes con base disolvente es reducido, para evitar que remuevan las pinturas y fondos existentes. Aun así, pueden ser agresivos con ciertos plásticos. Estos desengrasantes pueden ser de evaporación lenta, media o rápida.

Al efectuar el desengrasado, hay que evitar que se evaporen por sí mismos ya que, de ser así, el polvo incrustado en las marcas de lijado se quedaría retenido. También hay que controlar el frotamiento continuo para reducir la carga estática sobre la superficie.

Un ejemplo de este tipo de productos es TEROSON VR 20.

Limpiadores para plásticos

Este disolvente de pintura está específicamente diseñado para limpiar y desengrasar los materiales plásticos.

El plástico es un material sensible a determinados solventes, por lo que se ve atacado químicamente al ser limpiado con disolventes de limpieza e incluso con ciertos desengrasantes. Para evitar este problema, los limpiadores para plásticos incorporan disolventes menos agresivos, como los alcoholes.  

Dichos productos también limpian el plástico más eficazmente, eliminando desmoldantes y grasas para favorecer la adherencia de los productos que se apliquen sobre el material.

Algunos de estos limpiadores pueden ser utilizados junto a agentes antiestáticos para evitar esta tendencia característica de los plásticos al ser frotados durante el desengrasado. Para ello, se pulveriza el plástico y se deja evaporar. Este tipo de productos también se comercializan por separado.

Su aplicación se realiza generalmente a través de un pulverizador.

Disolvente para dilución de pinturas (diluyente) 

Es el tipo de disolvente de pintura que se utiliza para diluir y ajustar la viscosidad de las pinturas y barnices que exigen un acabado óptimo, como pueden ser las pinturas de acabado del vehículo.

Puede ser de base disolvente, conocido como disolvente acrílico, o de base acuosa para adaptarse al tipo de pintura que se utilice.

Los de base disolvente presentan un ataque químico menor que los universales o los de limpieza.

Este producto se añade en una proporción concreta a la pintura según las indicaciones del fabricante.

Según el fabricante, el diluyente puede influir en el curado del producto para adecuar su velocidad de secado a la temperatura ambiente en la zona de aplicación. Los diluyentes suelen ser lentos (para alargar el tiempo de secado cuando la temperatura ambiente es alta), normales o medios, o rápidos (para acelerar el secado cuando la temperatura ambiente baja). 

Disolvente integrador

Es un tipo de disolvente muy diluido que se emplea en la realización de difuminados de pintura (parches perdidos, técnicas smart repair, etc.) para rebajar el cuerpo de la pintura o barniz en la zona de integración y facilitar, así, el posterior proceso de pulido.

Acetona industrial 

Este disolvente con base de cetona se utiliza para reparar plásticos ABS. Es un producto capaz de disolver este plástico para crear una pasta que permite efectuar una soldadura química. 

 

Medidas de prevención para manipular disolventes de pintura

Los disolventes de pintura están formados por compuestos orgánicos volátiles, de ahí el efecto contaminante que tienen sobre la atmósfera, que ha hecho que en los últimos años se tenga que modificar o sustituir la composición de las pinturas para reducir su emisión de COV (Compuestos Orgánicos Volátiles). Por eso es estrictamente necesario utilizar productos en base agua o con bajo contenido en COV

Además, muchos de estos disolventes son inflamables y dañinos también para la salud humana, por lo que es fundamental seguir las medidas de prevención necesarias indicadas en este documento, así como las medidas preventivas generales para cualquier taller de carrocería.

Conclusión

El disolvente de pintura es un producto fundamental en el taller que se debe saber clasificar para conocer sus características y aplicaciones concretas, a fin de sacar el mayor partido y rendimiento de cada variante. Además, muchos de los disolventes son nocivos para la salud y el medio ambiente, por lo que es necesario utilizar todas las medidas de protección necesarias.

New Call-to-action

Categorias: Carrocería y parabrisas