<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Precauciones que debes tomar al cambiar la batería de un coche

Por Ruta 401

Cambiar la batería de un coche es, a priori, una de las tareas más comunes y sencillas de realizar en un taller. Sin embargo, nunca hay que descuidar las precauciones y medidas de seguridad, menos aún al trabajar con elementos eléctricos.

bateria de coche

Breve historia de las baterías de coche

Las primeras baterías acumulativas aparecieron a mediados del siglo XIX gracias a la invención del físico Gaston Planté, quien ideó la que está considerada como la primera batería recargable. Poco después, Camille Alphonse diseñó un modelo que supuso una auténtica revolución, puesto que permitió un mayor rendimiento y era más fácil de ser producida industrialmente.

Con el paso de los años, las baterías han evolucionado a la par que la industria, siempre con el objetivo de encontrar la manera de proporcionar la energía de forma más eficiente y mejorar los tiempos de recarga.

Tipos de batería de coche

Antes de entrar en detalles sobre cómo comprobar el estado de una batería, también hay que saber que en el mercado las hay, fundamentalmente, de cinco clases distintas: 

  • Baterías de plomo. Eran las más utilizadas hasta hace unos años por su reducido precio.  
  • Baterías de calcio. Se trata de una variante del modelo anterior en la que las placas tienen una aleación de calcio que evita la corrosión y ralentiza la auto-descarga, por lo que tienen una mayor vida útil. 
  • Baterías VRLA. Contienen unas válvulas de seguridad que evitan la pérdida de líquido gracias a la presurización de gas en su interior. Existen dos variantes: AGM (baterías secas con mucha potencia, ideales como baterías de arranque de motor) y de GEL (no recomendadas como baterías de arranque).
  • Baterías de ciclo profundo. Estas tienen una mayor capacidad de carga, por lo que son habituales en coches eléctricos o con altas necesidades de este tipo de energía.

Baterías de iones de litio. Su autonomía es muy buena y su peso es mucho más ligero que el del resto de modelos, pero son caras, por lo que se utilizan más que nada en vehículos de alta gama o en coches eléctricos (como baterías de alto voltaje).

¿Cómo funcionan el alternador y la batería de un vehículo?

Saber cómo funciona un alternador y una batería es algo básico para los profesionales del taller. 

La batería es un acumulador de energía eléctrica que se compone, internamente, de placas positivas y negativas separadas por compartimentos que incluyen con un ácido electrolítico. Al combinarse esta disolución con las distintas placas, se genera corriente eléctrica gracias a una reacción química. 

Podemos encontrar muchas clases de baterías diferentes, dependiendo de la capacidad de almacenaje y del tipo de batería (plomo-ácido, AGM, EFB, baterías de gel, etc…).

El alternador, por su parte, es el dispositivo que transforma la energía mecánica que recibe del motor de combustión en energía eléctrica (corriente alterna). Esta recarga y mantiene la batería y, además, proporciona la corriente necesaria al resto de sistemas eléctricos (iluminación, climatización, etc).  

El alternador tiene tres piezas fundamentales:

  • El rotor. Es la parte móvil del alternador que recibe el movimiento mecánico a través de una polea acoplada al motor. Gracias a un inductor, este crea un campo magnético.
  • El estator. Se trata de un material conductor que genera corriente eléctrica por medio de un bobinado que reacciona al campo magnético generado.
  • Regulador de voltaje: Este mantiene el voltaje y regula el amperaje de la batería.
  • Rectificador de diodos. Esta pieza convierte la corriente alterna de salida del alternador en corriente continua. 

Ahora que se ha explicado cómo funciona un alternador y una batería, es importante saber también de qué modo realizar sus respectivos diagnósticos.

DESCARGA TU GUÍA CON LAS CLAVES PARA PERFECCIONAR  LAS TAREAS MÁS COMUNES EN EL TALLER

¿Cómo hacer un diagnóstico del alternador?

Si, una vez arrancado el motor, el icono lumínico de la batería en el cuadro de instrumentos se mantiene activo, es una advertencia de que el alternador puede no estar funcionando correctamente. Además, otros síntomas que el conductor puede notar son: ruidos extraños, bajo rendimiento en el funcionamientos de algunos componentes eléctricos del vehículo o, el más evidente, agotamiento total de la batería.

Para comprobar si el alternador funciona, como en el caso de la batería, es necesario usar un multímetro o máquinas específicas de diagnosis, que muestran el funcionamiento del alternador en tiempo real y los picos de carga de subida o bajada. 

¿Cómo comprobar el estado de una batería?

La batería es un elemento de desgaste. Tiene una vida útil aproximada de 4 años, pero si no tiene un correcto mantenimiento, esta duración puede ponerse en riesgo. 

A continuación, se exponen una serie de recomendaciones para comprobar el estado de la batería y mantenerla en buenas condiciones:

  • Verificar que no existe corrosión en los bornes o terminales de la batería. La oxidación puede provocar picos de tensión. Para limpiar la oxidación se recomienda utilizar productos especializados como LOCTITE SF 7039. Si está muy agarrada, puede emplearse un cepillo de púas metálicas. Tras la limpieza de los bornes se puede añadir grasa para protegerlos de la oxidación y mejorar el rendimiento eléctrico. En este caso, se aconseja utilizar una grasa a base de silicona como LOCTITE LB 8104.
  • Comprobar que los terminales de la batería se encuentran correctamente fijados a los bornes. En caso contrario, es necesario apretarlos con una llave al par estipulado por el fabricante. De igual modo que sucede cuando los bornes están oxidados, si al comprobar el estado de la batería se ve que estos no se encuentran debidamente amarrados a los terminales, hay que saber que si no se soluciona el problema pueden ocurrir fallos eléctricos.
  • Observar que la carcasa no esté rota o agrietada. Si es así, se debe sustituir inmediatamente la batería.  
  • Verificar que la batería no se encuentra hinchada. Cuando la reacción química necesaria para almacenar la energía eléctrica no es precisa, se empieza a generar gas en el interior de la batería. Esta desgasificación hace que el componente se hinche y, en caso de ser un hinchamiento muy acusado, se corre el riesgo de explosión o de emisión de sustancias tóxicas y corrosivas al exterior.
  • Comprobar que no existen pérdidas de electrolito por la tapa ni por la carcasa. Tanto las baterías con mantenimiento como aquellas que no lo requieren necesitan ser revisadas en este sentido. Así, al comprobar el estado de una batería siempre se debe mirar su nivel de líquido y rellenarla con agua destilada si es necesario. Actualmente, los vehículos de última generación equipan baterías selladas y totalmente libres de mantenimiento.
  • Comprobar el voltaje de la batería para verificar que se encuentra dentro de los valores óptimos de carga y no sufre ningún daño que pueda ocasionar averías en otros sistemas. El voltaje de carga está entre los 13,8 V y los 14,4 V, pero puede considerarse que una batería tiene una carga limitada cuando el voltímetro lee un voltaje inferior a los 12 V (con el vehículo parado), en cuyo caso es necesario cargarla lo antes posible.
  • Verificar que los cables de los terminales no estén resecos ni el material aislante que los recubre esté deteriorado.
  • Comprobar que el sistema de sujeción de la batería no presente ningún defecto, ya que este componente debe quedar firme e inmóvil en su alojamiento.

Prestar atención a las señales de fatiga que pueda mostrar la batería. Un arranque lento del motor evidencia que está envejecida y debe ser sustituida. Una batería que ha llegado al fin de su vida útil puede ocasionar una avería en el sistema de arranque.

Aspectos a tener en cuenta al comprobar el estado de una batería

Al comprobar el estado de una batería, conviene comprender que estos componentes tienen la capacidad de almacenar energía eléctrica gracias a un proceso químico que ocurre por la acción de un electrolito. 

Esta sustancia es altamente tóxica, ya que está formada por elementos químicos como el ácido sulfúrico, el sulfato de plomo, el peróxido de plomo y el hidrógeno. Por este motivo y por el riesgo de explosión o chispeo que comporta, la batería es un elemento asociado a una alta peligrosidad que debe ser manipulado con las correctas medidas y equipamientos para evitar problemas cutáneos.

5 Consejos para reparar o sustituir baterías

1.- Antes de proceder a la sustitución de una batería es necesario comprobar si es completamente necesario, ya que hay casos en los que se pueden efectuar reparaciones aún más sencillas. Por ejemplo, se pueden reparar algunas baterías de coche simplemente quitando los restos de sulfato acumulados.

2.- Hay que recordar que estamos trabajando con elementos eléctricos que pueden provocar cortocircuitos y quemaduras, por lo que es necesario preparar adecuadamente el espacio trabajo, manteniéndonos alejados de líquidos, chispas o materiales conductores. También se debe asegurar el vehículo de forma correcta, manteniéndolo en posición totalmente horizontal.

3.- Aparte del peligro eléctrico, hay otros elementos tóxicos o corrosivos que también suponen riesgos para la seguridad del trabajador. Es el caso del ácido sulfúrico que contienen las baterías, el cual es altamente corrosivo, o el del hidrógeno que desprenden, que tiene un alto potencial inflamable. Por todo esto, el profesional del taller debe trabajar con los equipos de protección individual adecuados, incluyendo gafas, guantes y peto de trabajo (para evitar que el ácido pueda corroer la ropa).

4.- La batería debe ser exactamente a la anterior o, en cualquier caso, compatible con el modelo del vehículo en la que será instalada. Para asegurarnos de ello debemos consultar el Manual Técnico del Vehículo.

5.- Por último, hay que recordar que las baterías desechadas son residuos tóxicos que contienen elementos perjudiciales para el medio ambiente, por lo que hay que deshacerse de ellas de forma responsable. Lo más recomendable es llevarlas a un Punto Limpio, ya sea el propio taller de forma independiente, o mediante los servicios de alguna de las empresas de gestión y recogida de residuos. Consulta el Manual de gestión de residuos en talleres mecánicos para más información.

Cabe destacar que hay baterías formadas por bloques independientes que pueden alargar hasta cuatro veces su vida útil sustituyendo alguno de estos bloques o cambiando el líquido interno, tras haberlas descargado totalmente y aplicado cargas por pulsos.

La mayoría de profesionales del taller estáis muy acostumbrados a tratar con baterías. Por ello, es muy importante no confiarse durante su manipulación y recordar que son elementos fundamentales para cualquier vehículo.

Cambiar la batería del coche: precauciones básicas

A continuación, se detallan una serie de precauciones básicas que deben tenerse en cuenta en cada uno de los pasos realizados al sustituir una batería: 

  1. Preparación del entorno de trabajo y EPIs (equipos de protección individual).
    Antes de llevar a cabo cualquier actuación en la que se vaya a manipular una batería de coche, de coche, es necesario tener en cuenta que se trata de un elemento eléctrico y, por tanto, al hacerlo se deben seguir unas normas básicas de seguridad, comenzando por el uso de los equipos de protección individual pertinentes. Además, el contenido de las baterías (electrolito, plomo, etc.) es altamente tóxico; puede llegar a emitir vapores perjudiciales y provocar problemas cutáneos si existe contacto con él, por lo que es imprescindible usar siempre guantes y gafas protectoras de seguridad.

    Otro factor que es conviene considerar al cambiar la batería de un coche es el lugar y las condiciones en las que se va a realizar la operación.
    Al ser la batería un elemento eléctrico, existe riesgo de incendio y explosión, por lo que el espacio de trabajo debe ser seguro, alejado de focos de riesgo. Además, es importante no colocar herramientas u otros objetos conductores sobre la batería para evitar riesgos de cortocircuito.
    Por su parte, el vehículo debe estar en posición horizontal para evitar un derrame de electrolito, y la llave de arranque tiene que encontrarse fuera del radio de acción del vehículo para evitar un arranque o contacto espontáneo.

  2. Extracción de la batería de coche antigua.
    En el momento de extracción de la batería de coche, deben tomarse ciertas precauciones. Las baterías son altamente contaminantes y, por ello, han de ser recicladas obligatoriamente, tal y como señala el Real Decreto 106/2008.
    Al desconectar el cable de masa de la batería de la red de a bordo (borne negativo), es conveniente proteger el borne para evitar cortocircuitos. Siempre debe desconectarse el borne negativo antes que el positivo y, antes de aflojar los bornes, se recomienda verificar su estado, por si fuera necesario proceder a su limpieza o sustitución.

  3. Montaje de la nueva batería de coche.
    La nueva batería a instalar debe cumplir las características recomendadas por el fabricante (dimensiones, amperaje, tensión, capacidad de carga, tipo, etc.) y tener la misma disposición de bornes, es decir, ser compatible con el vehículo.

    A la hora de identificar la ubicación de la batería hay que prestar especial atención y proteger las zonas que sean susceptibles de mancharse o deteriorarse, sobre todo en aquellas baterías con mantenimiento propio.

    De manera inversa al desmontaje de la vieja batería de coche, al montar la nueva se debe conectar primero el borne positivo y luego el negativo. También se puede añadir grasa o vaselina a los bornes para protegerlos de la oxidación y mejorar el rendimiento eléctrico. En este caso, se recomienda utilizar grasa a base de silicona como LOCTITE LB 8104.

    A la hora de apretar los bornes debe considerarse el par de apriete estipulado por el fabricante, ya que un apriete incorrecto podría generar problemas posteriores, picos de tensión, etc.

    También debe prestarse especial atención al correcto asiento del tubo flexible de respiro, de lo contrario, los vapores emanados por la batería de coche pueden causar daños en el vehículo.

    La instalación de la batería no debe dilatarse excesivamente en el tiempo (la operación debe realizarse, preferiblemente, en menos de 10 minutos), ya que se corre el riesgo de desprogramaciones en unidades de control que no deberían precisar reprogramación. No obstante, tras la instalación de la nueva batería sí es necesario borrar posibles errores de baja tensión ocasionados por la batería de coche en mal estado, así como normalizar ventanillas, techo corredizo, fecha y hora, dirección, etc. También es necesario verificar la tensión de la nueva batería y comprobar que es la adecuada.

    A continuación, en los modelos más modernos que disponen de unidad de control para gestionar la batería, es preciso notificar al sistema la sustitución de esta.

GUÍA GRATUITA SOBRE LA SEGURIDAD EN EL TALLER

Comprobación del funcionamiento.

Antes de verificar el correcto funcionamiento de la batería de coche, es importante asegurar que no queda ningún útil o herramienta en la zona del vano motor, que suele utilizarse como superficie de trabajo.

La comprobación de una correcta instalación de la batería consiste simplemente en verificar que el vehículo arranca correctamente y la intensidad de las luces exteriores e interiores es la adecuada. También se ha de comprobar que en el cuadro de instrumentos no se encienda ningún testigo de advertencia.

Precauciones especiales en la sustitución de baterías de vehículos Mild Hybrid

La importante incursión que la tecnología híbrida ha tenido en el mercado merece la inclusión de un apartado especial en el presente artículo.

Los vehículos con tecnología Mild Hybrid (también conocida como microhibridación) incorporan una batería de iones de litio de 48 V que alimenta algunos de sus componentes o equipamientos.

A la hora de sustituir esta batería de coche, es preciso desinstalar previamente la batería de arranque de 12 V y que permanezca desembornada al menos 10 segundos (según requisitos del fabricante) para que la de 48 V quede libre de tensión y se eviten posibles daños al vehículo y al técnico.

Del mismo modo, a la hora de instalar la nueva batería de 48 V debe respetarse un tiempo prudencial para que esté lo suficientemente cargada antes de arrancar el motor.

Para manejar o realizar trabajos en las baterías de iones de litio de alto voltaje, es imprescindible aplicar adicionalmente las medidas de protección individual y cualificación para trabajos en redes de alto voltaje.

Conclusión

Todas las precauciones citadas son básicas para que la operación de cambio de batería de un coche no suponga ningún riesgo para el profesional del taller. No hay que dejarse llevar por su aparente sencillez ni confiarse durante el proceso, una de las máximas en el taller debe ser realizar el trabajo siempre de forma segura.

New Call-to-action

Categorias: Seguridad