<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Por qué vibra el coche a cierta velocidad?

Por Ruta 401

por qué vibra el volante_opt

Algunos conductores se preguntan por qué les vibra el coche a cierta velocidad y, en ocasiones, se hacen esta pregunta porque notan ciertas vibraciones en el volante.

Es fundamental que la respuesta del volante a los mandatos del conductor sea precisa, ya que ello confiere fiabilidad en la conducción. Por eso, es una situación habitual que clientes acudan al taller por este tipo de “problemas en la dirección”.

A continuación, se exponen algunas de las causas más comunes que provocan esta vibración del volante cuando se circula a una velocidad por encima de los 80 km/h (en la mayoría de situaciones). 

Causas más comunes por las que vibra el coche a cierta velocidad

  1. Mal estado o equilibrado de los neumáticos
    Esta es la causa más común por la que vibra el coche a cierta velocidad y también una de las más peligrosas.
    Circular con los neumáticos con un desgaste desigual o bien endurecidos por el paso del tiempo ocasiona vibraciones en el volante al superar los 80 Km/h (aunque si los defectos o desgastes son considerables, puede sentirse esta vibración incluso a bajas velocidades, a partir de los 10 km/h).
    Por otro lado, un mal equilibrado de los neumáticos (por ejemplo, debido a la pérdida de contrapesos o por la deformación de la llanta a causa de un golpe) también puede implicar la vibración del volante. En este caso, la sensación es percibida sistemáticamente solo a un rango determinado de velocidad.
  2. Dirección desequilibrada
    Si la dirección no está correctamente alineada, el vehículo genera un temblor al rebasar los 80 Km/h y esta vibración se transmite al volante. En este caso, el conductor percibe una sensación de flotabilidad que le obliga a corregir el volante hacia un lado u otro.
    En ocasiones, esto se debe a que las rótulas de las barras de acoplamiento adquieren holgura y precipitan el desequilibrio de la dirección.
  3. Suspensión en mal estado
    Otra respuesta a “por qué vibra el coche a cierta velocidad” es que los amortiguadores estén en mal estado. Junto con los problemas en los neumáticos y en la dirección, el mal estado de la suspensión es motivo de alerta, puesto que puede entrañar riesgo de accidente por oscilaciones (que podrían hacer que el vehículo se saliese de la carretera) o por falta de eficacia en el frenado.
    Una suspensión en mal estado también puede afectar al desgaste de los silentblocks (siguiente causa) y de los neumáticos.
  4. Holgura en los silentblocks
    La función de los silentblocks es absorber ruidos y vibraciones entre las partes rígidas del vehículo y, de esta forma, evitar desgastes. Cuando estos adquieren holgura, no cumplen con su función y, por ello, dejan de evitar las vibraciones que se transmiten al volante.
    Unos silentblocks desgastados no implican un problema serio de seguridad, pero pueden desencadenar problemas en otras partes del vehículo que sí ocasionarían una pérdida de seguridad durante la conducción.
  5. Fallo de algunos elementos del motor
    El motor también puede ser un foco del que derive la vibración del volante, en este caso a altas velocidades. Es posible que no sea una vibración recurrente, si no que surja “de repente” al conducir a una velocidad continua.
    Esta situación puede deberse a la falta de aire o combustible en los cilindros durante la propulsión o bien a un fallo de las bujías.
  6. Discos de freno dañados
    Si los discos de freno no están planos (sino alabeados), el conductor puede notar que le vibra el coche a cierta velocidad. Esta sensación se percibe al presionar el pedal de freno cuando se circula a una determinada velocidad (dependiendo del nivel de alabeo de los discos, puede percibirse a una velocidad u otra).
  7. Desgaste de las juntas homocinéticas
    El desgaste de las juntas homocinéticas suele derivar del roce y gripado de las mismas por falta de lubricación (debido al deterioro de los guardapolvos).
    Este desgaste provoca ruidos metálicos y vibraciones al circular, aunque, en este caso, se percibe esta sensación al iniciar la marcha, al circular a baja velocidad o en giros muy pronunciados.
  8. Rodamientos en mal estado
    Los rodamientos en mal estado contribuyen a transmitir vibraciones al volante durante la marcha. Si bien puede considerarse como una avería fácil de solucionar, su detección suele ser difícil, puesto que no se manifiesta de forma sistemática y con el mismo nivel de ruido. 

Problemas derivados de estas vibraciones

Las anteriormente citadas son solo algunas de las causas más comunes que provocan vibración en el volante durante la marcha, sin embargo, pueden existir más motivos y es importante tratarlos lo antes posible para evitar que puedan derivar en otras averías mayores.

Una de las partes más propensas a sufrir averías ante una vibración acusada y/o prolongada del vehículo es el propio sistema de la dirección.

Los neumáticos también son fácilmente damnificados por las vibraciones del vehículo. Además, este daño influye directamente sobre la dirección. 

Conclusión

Algunos de los motivos por los que vibra el coche a cierta velocidad pueden provocar una simple incomodidad al conducir, pero otros pueden suponer un riesgo para la seguridad durante la conducción, ya que afectan a la capacidad del vehículo para agarrarse al firme e inducen sensación de inseguridad en el conductor. Por ello es fundamental que, ante cualquiera de las situaciones descritas, el técnico del taller revise todas las posibles averías relacionadas para no dar pie a que una avería menor pueda ocasionar otra  más importante y peligrosa.

New Call-to-action

Categorias: Reparación mecánica