<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Cuál es la función de la válvula de mariposa del motor?

Por Ruta 401

La mariposa del motor es una válvula encargada de regular el caudal de aire que se dosifica en el momento de la combustión en motores de inyección de gasolina. Permite que la mezcla de combustible y de aire sea la adecuada, y su correcto funcionamiento es determinante para el trabajo óptimo del motor. Por ello, es un elemento fundamental para garantizar la vida útil del vehículo

mariposa_portada.opt

Funcionamiento de la válvula de mariposa del motor

La mariposa del motor consiste en una pletina que gira sobre un eje y que, en función de su posición, permite el paso de más o menos aire a través de la válvula. Se sitúa generalmente en el sistema de admisión (entre el colector y el filtro del aire) y su funcionamiento está gobernado por la ECU, que recibe la información de numerosos sensores. Estos están situados en el motor y miden distintos parámetros que influyen en la combustión, como la humedad o la temperatura, por ejemplo. En función de la información recibida, la ECU lanza la señal apropiada a la válvula de mariposa del motor.

Los motores diésel también equipan una válvula de mariposa pero, en este caso, consiste en una válvula de regulación para controlar la recirculación de los gases de escape y, así, disminuir la sobrepresión en el conducto de admisión. Esta se ubica delante del colector de admisión y es un componente fundamental para la regeneración del filtro de partículas.

Tipos de mariposas del motor

Estas válvulas pueden ser de accionamiento mecánico o electrónico.

Las válvulas de mariposa de accionamiento mecánico se activan gracias a la presión del pedal de aceleración, ya que están amarradas a él mediante un cable mecánico. 

En el caso de las válvulas de mariposa de accionamiento electrónico, se activan gracias a una señal digital. Su sistema permite un control más preciso de la potencia del motor, lo que lleva a un funcionamiento más eficiente del mismo y un menor nivel de emisiones. Hoy en día es el tipo de válvula más empleado, puesto que las de accionamiento mecánico ya están en desuso.

Posibles averías en la válvula de mariposa del motor

Existen una serie de averías en la válvula de mariposa del motor que pueden afectar a la dosificación de aire durante la combustión. Estas son algunas de las más comunes:

  • Suciedad acumulada. Este componente es susceptible de acumular hollín y carbonilla y esa suciedad puede bloquear la posición de la trampilla de la válvula haciendo que se mantenga abierta o bien que bloquee el paso de aire permanentemente.
  • Desgaste o rotura. La mariposa del motor puede desgastarse o romperse, lo que implicaría que el paso de aire siempre estuviera abierto.
  • Avería electrónica. En el caso de las válvulas de accionamiento electrónico, existe la posibilidad de una avería electrónica.
  • Avería de los sensores. Los sensores relacionados con la apertura y cierre de la válvula podrían averiarse e influir en su mal funcionamiento.

Una reparación como consecuencia de estos problemas podría implicar la necesidad de sustituir la mariposa o algún sensor averiado. Sin embargo, en el caso de que la válvula solo tenga suciedad acumulada, no es necesario cambiarla, basta con una limpieza intensiva del componente. Para ello, se recomienda el uso de productos de calidad como LOCTITE SF 7840, un limpiador base agua concentrado desengrasante y biodegradable. 

En el caso de válvulas de mariposa de motor de accionamiento electrónico, es posible que el fallo se deba a que los contactos eléctricos del cableado se encuentren sucios o sulfatados. En ese caso, se recomienda el uso de un limpiador como LOCTITE SF 7039, que es especial para la limpieza de contactos eléctricos expuestos a la humedad u otros contaminantes. 

Recomendación

Es fundamental atender a las señales que pueden evidenciar una avería en la válvula de mariposa del motor, ya que esta podría causar una avería mayor en el mismo. El desequilibrio de la mezcla de aire en la combustión puede manifestarse de las siguientes maneras:

  • Rendimiento irregular del motor (pérdida de potencia y mayor consumo).
  • Tirones durante la marcha, especialmente cuando se le exige potencia al motor.
  • Fallo en el arranque del motor (en el caso de taponamiento total de la válvula).
  • Emisión de humo negro por el escape (debido a una combustión incompleta).
  • Expulsión excesiva de emisiones derivadas de la combustión. 

En cualquiera de estas circunstancias es recomendable comprobar el estado de la válvula de mariposa del motor. Para evitar un rendimiento incorrecto del vehículo y correr el riesgo de una avería mayor es recomendable actuar lo antes posible.

Por otro lado, con el fin de contribuir a que este componente se mantenga en un estado de funcionamiento adecuado durante su vida útil, es fundamental cumplir con los mantenimientos periódicos estipulados por el fabricante

New Call-to-action

Categorias: Reparación mecánica