<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo recuperar plásticos quemados por el sol

Por Ruta 401

Conocer el procedimiento para recuperar plásticos quemados por el sol es de gran importancia para los profesionales del taller, ya que cualquiera de los vehículos fabricados en torno a la última década utiliza hasta un 50% de materiales plásticos dentro de su composición. Estos materiales sintéticos están integrados en cualquier parte del coche, ya sea en el habitáculo (guarnecidos, volante, etc.), en la carrocería (aletas, embellecedores, etc.) o en algunos componentes mecánicos (manguitos, canalizaciones, etc.). 

iStock-160327914

De todos estos plásticos, los que quedan a la intemperie y no están revestidos con algún tipo de pintura, así como los que se utilizan para revestir el interior del habitáculo, son los más propensos a deteriorarse con el paso de los años. Este deterioro es consecuencia del efecto combinado de distintos factores, entre los que destacan los agentes climáticos y, en especial, el envejecimiento provocado por el sol. Por ello, para que el aspecto del vehículo no quede afectado, de vez en cuando es conveniente recuperar los plásticos quemados por el sol a través de diferentes métodos de reparación.

Efectos del sol sobre los plásticos del vehículo

A día de hoy, es habitual que los plásticos embellecedores del vehículo se pidan pintados de fábrica. Sin embargo, determinadas gamas y series integran algunos elementos plásticos, como las molduras de puerta o los embellecedores de luneta, sin revestir. Estos plásticos son de color negro intenso y suelen tener un acabado texturado. 

Lamentablemente, el paso del tiempo y los agentes climáticos, especialmente el sol, hacen que estos plásticos envejezcan. Lo mismo sucede con las ópticas de los faros fabricadas en policarbonato, que sufren con el paso de los años y se vuelven amarillentas porque su capa de protección se degrada. 

Así, los plásticos negros pierden su color intenso y vistoso, que se convierte en un negro blanquecino desigual y apagado, mientras que las ópticas transparentes amarillean y pierden transparencia. Este deterioro es provocado por estos tres factores:

  • La absorción de la radiación UV provocada por determinadas moléculas que contiene el plástico.
  • El hecho de que alcanzan temperaturas muy superiores a la temperatura ambiente.
  • La aditivación inadecuada en su formulación en el momento de fabricarlos. Al plástico se le pueden añadir aditivos para mejorar sus propiedades. Por ejemplo, algunos aditivos tienen funciones tan importantes como absorber la radiación UV para que no afecte al plástico.

Cómo recuperar plásticos quemados por el sol

Antes de recuperar plásticos quemados por el sol, se debe verificar que se encuentran en buen estado estructural, ya que el paso de los años puede volverlos demasiado rígidos, lo que puede suponer que, al desmontarlos para pintarlos, se rompan. También se debe verificar que no presentan descomposición al pasarle la uña o algún utensilio que rasgue.

Si el plástico se encuentra en un estado estructural adecuado, se puede recuperar para devolverle su vistosidad. 

Los productos que se pueden utilizar para recuperar plásticos quemados por el sol son los siguientes: 

  • Pinturas monocomponente en aerosol de aplicación directa 
  • Pinturas en bote o formuladas de aplicación a pistola aerográfica 
  • Tintes 
  • Renovadores 
  • Productos específicos para ópticas
  • Otros tipos de pinturas y revestimientos

A la hora de utilizar cualquiera de estos productos, es conveniente desmontar el plástico afectado, ya que así es más fácil lijarlo y embellecerlo. Si no se hiciera, sería necesario enmascarar y proteger las zonas y componentes anexos. Además, se deben cumplir siempre las medidas de prevención de riesgos necesarias. 

Pinturas monocomponente en aerosol de aplicación directa 

Este tipo de pinturas, aptas para recuperar plásticos quemados por el sol, se comercializan con acabado texturado o liso y en color negro o antracita. Son económicas, rápidas de aplicar y no precisan del uso de ningún promotor de adherencia sobre el plástico. Su principal inconveniente es que presentan una resistencia ambiental menor y, con el tiempo, pierden vistosidad.

Su proceso de aplicación es el siguiente:

  • Lijar el elemento plástico con un grano fino, por ejemplo un P-400.
  • Soplar la superficie y desengrasarla con un desengrasante como TEROSON VR 20 o con un limpiador específico para plásticos.
  • Pasar un paño atrapapolvo para atrapar cualquier mota de polvo.
  • Mover enérgicamente el spray durante al menos dos minutos.
  • Aplicar el aerosol de la forma indicada por el fabricante, generalmente a una distancia de unos 20 cm y dando pasadas cruzadas.

Pinturas en bote o formuladas de aplicación a pistola aerográfica

Estas pinturas están disponibles también con acabados texturizados y lisos y en color negro o antracita. Su principal ventaja respecto al aerosol, a la hora de recuperar plásticos quemados por el sol, es su mayor resistencia climatológica. Por el contrario, algunos formatos precisan que se aplique previamente un promotor de adherencia como TEROROSN 150 y su aplicación conlleva realizar la mezcla del producto, disponer de sistemas de extracción, como las cabinas de pintura, y limpiar los útiles empleados.

El proceso de aplicación a seguir en este caso es el siguiente:

  • Lijar el elemento plástico con un grano fino, por ejemplo un P-400.
  • Soplar la superficie y desengrasarla.
  • Pasar un paño atrapapolvo para atrapar cualquier mota de polvo. 
  • Efectuar la mezcla o la dilución y remover bien.
  • Introducir el producto en la pistola, previo filtrado.
  • Ajustar los parámetros de regulación de la pistola (abanico, caudal de producto y presión del aire) y efectuar pruebas para comprobar el correcto ajuste.
  • Imprimar las zonas de plástico desnudo.
  • Aplicar el producto siguiendo la técnica de pintado idónea.   

Tintes

Se trata de un producto pastoso, de color negro o gris, que se aplica sobre el plástico con una esponja, previa limpieza del mismo. El tinte renueva el color del polímero, pero no tiene la capacidad de tapar daños como rayones o pequeñas faltas de material.

Para aplicar un tinte es necesario limpiar bien el plástico y desengrasarlo y, a continuación, aplicar el producto con una esponja dando pasadas longitudinales que cubran toda la extensión de la pieza. No es necesario lijar la pieza, aunque sí recomendable. 

Renovadores

Se trata de un producto que devuelve el color y el brillo al plástico negro o gris, a la vez que genera una capa protectora contra la radiación UV, anti-estática y anti-polvo. Su función es más la de mantener el plástico para evitar su deterioro que la de recuperar plásticos quemados por el sol, por lo que se debe aplicar cada cierto tiempo.

Para aplicarlo, la pieza debe estar limpia y desengrasada. Seguidamente, se impregna un paño limpio con el producto y se frota el plástico hasta que recupere o mejore su aspecto.

Productos específicos para ópticas

Los productos más utilizados en el taller para restaurar ópticas son los pulimentos, usados de la forma que se ve en este enlace o en este vídeo, los barnices, que no modifican el haz de luz y se aplican siguiendo el proceso habitual, y los polímeros líquidos vaporizados, que restauran la película protectora del policarbonato.

iStock-629212502

Otros tipos de pinturas y revestimientos

Otras opciones para recuperar plásticos quemados por el sol son estas:

  • Pintarlos o revestirlos con la misma pintura que lleva el coche, siguiendo el proceso de pintado conveniente.
  • Los plásticos del habitáculo se pueden reparar y revestir utilizando kits específicos, aunque generalmente estos trabajos suelen ser realizados por empresas especializadas. A modo de ejemplo, en este vídeo se ve la restauración de un componente de un panel de instrumentos.
  • Otra opción, en este caso más decorativa, es revestir el plástico con pinturas hidrográficas, vinilos adhesivos o vinilos líquidos

Conclusión

Existen distintos productos para renovar y recuperar plásticos quemados por el sol. Algunos de ellos son utilizados en el ámbito profesional y particular indistintamente, mientras que otros solo pueden ser aplicados por personas cualificadas y preparadas, utilizando productos y herramientas específicas. En cualquier caso, renovar los plásticos deteriorados del vehículo mejora su aspecto general y le devuelve la vistosidad perdida a lo largo de los años.  

Categorias: Carrocería y parabrisas