<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Evolución de la autonomía de los coches eléctricos

Por Ruta 401

 Los fabricantes de vehículos eléctricos trabajan día a día en el desarrollo de nuevas tecnologías que permitan mejorar su autonomía y la velocidad de recarga de sus modelos, ya que estos factores son su handicap principal. 

PORTADA-1

Los fabricantes de vehículos eléctricos trabajan día a día en el desarrollo de nuevas tecnologías que permitan mejorar su autonomía y la velocidad de recarga de sus modelos, ya que estos factores son su handicap principal. Y aunque la tecnología eléctrica en automoción pueda parecer una novedad, sus bases se asentaron hace más tiempo del que crees.

Primeros vehículos eléctricos

A mediados del siglo XIX, se iniciaron estudios y desarrollos de vehículos eléctricos en Estados Unidos y Europa. Este avance ha estado en evolución constante  desde entonces. El elevado coste que suponía implementar esta novedad en los vehículos impidió su comercialización durante mucho tiempo. Sin embargo, si fue rentable en el desarrollo de trenes, carretillas y maquinarias para uso industrial.

A continuación se detalla una cronología breve de la evolución del vehículo eléctrico:

  • En el año 1827, el ingeniero húngaro Ányos Jedlik, considerado en su país como el padre desconocido del motor eléctrico, inventó una unidad rotativa basada en el electromagnetismo (Jedlik la denominó “autorotor de rayos magnéticos”). El dispositivo contaba con los componentes principales de los motores de corriente contínua: el conmutador, el rotor y el estator.

  • Entre 1832 y 1839, el científico escocés Robert Anderson inventó el primer coche eléctrico de la historia. Consistía en un carruaje que alcanzaba los 6 km/h gracias a la propulsión de un motor eléctrico surtido por una batería de células primarias (no recargable).

  • Las aportaciones de Gaston Planté y Camille Alphonse Faure en el desarrollo de baterías, promoverían la fabricación de nuevos modelos de vehículos eléctricos que se beneficiarían de este avance, como es el caso del vehículo desarrollado por Thomas Parker en el año 1884 o el de William Morrison en 1890 (vehículo que alcanzaba la velocidad aproximada de 22 km/h).

  • Entre 1890 y 1900, los taxis eléctricos se hicieron muy populares en Londres gracias a los diseños de Walter C. Bersey. Estos vehículos fueron conocidos popularmente como “los colibrís” debido al zumbido tan característico que emitían.

  • En 1899, la Compañía General Española de Coches Automóviles Emilio de la Cuadra fabricó el primer coche eléctrico español que no superaba los 5 km de autonomía.

  • En 1905, Woods Motor Vehicle Company puso en circulación el primer vehículo híbrido puro, compuesto por un motor eléctrico y otro de gasolina (bicilíndrico). Este modelo no tuvo el auge esperado debido a las prestaciones que ofrecía: su mantenimiento era costoso y, además, exigía un tiempo de espera de 15 minutos para cambiar el tipo de propulsión.

  • En 1912, un vehículo eléctrico valía el doble que uno de gasolina, lo que produjo un declive de su venta.

  • Las épocas de guerra provocaron un estancamiento en el desarrollo de esta tecnología a nivel mundial. Se desarrollaron algunos modelos, pero no tuvieron repercusión.

  • En 1992, la organización de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Barcelona solicitó a SEAT el desarrollo de un modelo que acompañara a los atletas en el curso de la prueba de maratón. El SEAT Toledo  poseía un motor eléctrico de corriente contínua de apenas 21 CV, que alcanzaba una velocidad máxima de 100 km/h.

  • En 1996, la compañía General Motors, lanzó en Estados Unidos el modelo EV1, su primer coche eléctrico. Aunque el vehículo tuvo una buena aceptación en el mercado americano, la compañía no lo consideró un producto rentable y paró su producción.

  • En 1997, Toyota presentó su modelo Prius, el híbrido más popular a nivel mundial comercializado hasta la fecha.

  • Tras la decisión de General Motors de no apostar por modelos eléctricos, el equipo que en aquel entonces trabajaba para la compañía en el desarrollo de nuevos prototipos eléctricos decidió unir sus fuerzas. Así, en el año 2003, nace Tesla, y saca al mercado su modelo 100 % eléctrico Tesla Roadster con 394 km de autonomía.

  • En 2009, Renault presenta su modelo 100 % eléctrico Twizy.

A partir de esta época y hasta la actualidad, la gran mayoría de fabricantes de automóviles han invertido en el desarrollo de modelos eléctricos o híbridos más asequibles y con prestaciones más adaptadas a los usuarios.

El coste de cargar un coche 100 % eléctrico

Una de las preocupaciones más comunes para el comprador de un vehículo es su consumo. En este sentido, el vehículo 100 % eléctrico ofrece una clara ventaja de ahorro respecto a un vehículo de combustión.

En nuestro país, el precio de la electricidad fluctúa a diario. Además, también es variable en función del punto geográfico. Estas condiciones no permiten detallar un valor exacto de consumo, económicamente hablando.

La WLTP (Worldwide Harmonized Light Vehicles Test Procedures) es un procedimiento estandarizado para realizar pruebas a vehículos; entre ellas, el estudio de consumo eléctrico. Sustituye al antiguo protocolo NEDC (New European Driving Cycle), muy criticado por basarse en una conducción teórica y no en situaciones de uso reales. El estilo de conducción, la orografía de la vía o la temperatura ambiente son factores que influyen en la autonomía del vehículo; las baterías eléctricas funcionan de forma óptima en torno a los 20 ºC, el frío o el calor les restan autonomía.

Pese a que España está lejos de tener una red de puntos de recarga como la existente en otros países europeos, numerosas comunidades están apostando por la instalación de este tipo de estaciones en espacios públicos que permiten a los usuarios cargar sus vehículos gratuitamente. Además, cada vez existen más compañías eléctricas que ofrecen descuentos importantes por instalar en los hogares estaciones de carga con posibilidad de contratar tarifas planas de consumo.

Autonomía de los coches eléctricos

En la siguiente tabla se indica la autonomía de algunos vehículos eléctricos comercializados actualmente:

TABLA

Desde los primeros modelos de vehículos eléctricos, existe constancia de una notable evolución de la autonomía. Sin embargo, ha sido en estos últimos años cuando ha ocurrido un importante despunte tecnológico gracias al desarrollo de nuevos tipos de baterías que han permitido aumentar más de 10 veces la autonomía de los coches eléctricos.

Ventajas del coche eléctrico

La compra de un vehículo puramente eléctrico puede aportar ciertas ventajas fiscales dependiendo de la comunidad autónoma; por ejemplo:

  • Bonificaciones a la hora de pagar el impuesto de matriculación.

  • Descuentos en el impuesto de tracción mecánica o en el impuesto de circulación.

  • Aparcamiento gratuito en zonas de estacionamiento regulado.

  • Libertad de medidas restrictivas de circulación (por ejemplo, en días de alta contaminación).

  • Libertad de uso del carril bus-VAO.

  • Bonificaciones en peajes.

Además de ventajas fiscales, el vehículo eléctrico ofrece al usuario una serie de prestaciones: suavidad de marcha, facilidad de conducción (son automáticos), tareas de mantenimiento más económicas, par máximo del vehículo desde inicio de marcha y potencia del motor constante, entre otras.

Como conclusión, a la hora de comprar un vehículo eléctrico, es importante elegir un modelo que se adapte al uso y al kilometraje diario requerido. A pesar de que las grandes marcas trabajan en el desarrollo de vehículos que puedan realizar más kilómetros por carga y han alcanzando cifras impensables en épocas pasadas, la autonomía de los coches eléctricos comercializados hasta la fecha aún es muy inferior a la aportada por los vehículos híbridos o de combustión.

 

vehiculos hibridos

Categorias: Mecánica