<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El sensor de presión de neumáticos y su mantenimiento

Por Ruta 401

Portada sensor de presión neumáticos_opt

Una de las apuestas más firmes de la gran mayoría de fabricantes automovilísticos es el desarrollo de nuevos sistemas de seguridad en el vehículo. Particularmente, el sistema de control de presión de neumáticos se ha convertido en un equipamiento fundamental en los coches de última generación. Además, la instalación de sensores de presión de neumáticos es obligatoria en los vehículos vendidos en la UE a partir del 1 de noviembre de 2012. 

El sistema TPMS (del inglés Tyre Pressure Monitoring System) es un dispositivo que permite monitorizar el nivel de presión de cada rueda. Dependiendo del modelo del vehículo, el sensor de presión de neumáticos puede ofrecerle al usuario información precisa sobre cada una de las ruedas (presión y temperatura), o bien, en gamas más básicas, alertar de presión baja mediante un indicador lumínico en el cuadro de instrumentos con las siglas “TPMS”. 

Existen dos variantes de sistemas TPMS

  • De medición indirecta. Este sistema no dispone de ningún tipo de sensor de presión de neumáticos. La medición se realiza mediante los sensores del ABS, que detectan que una de las ruedas necesita dar más vueltas para recorrer la misma distancia que las otras. Esto significa que tiene menor diámetro y, por lo tanto, menos presión. La medición indirecta debe hacerse en circulación y no permite comprobar la  temperatura. 
  • De medición directa. Este sistema da una lectura directa de la presión de cada neumático gracias a un sensor de presión instalado en cada una de las ruedas. Estos sensores incorporan una batería y se conectan a la unidad de control para pasar información sobre la presión y la temperatura mediante radiofrecuencia (a 434 MHz). 

VER TODOS LOS POSTS SOBRE MECÁNICA

Se distinguen dos tipos de sensores de presión de neumáticos

  • Adosados a la válvula de la rueda. 
  • Pegados directamente sobre la goma del neumático, por la parte interior de la banda de rodadura. 

Los sistemas de medición directa son más precisos que los de medición indirecta. Además de medir la presión y temperatura del aire del interior del neumático, incluso cuando el vehículo está detenido, pueden detectar también la posición de la rueda. Por el contrario, estos sistemas requieren un mayor mantenimiento y mucha precaución a la hora de sustituir un neumático. 

Posibles averías del sensor de presión de neumáticos

A continuación, se exponen algunas de las averías más comunes de los sensores de presión de neumáticos:

  • Batería del sensor agotada. El sensor de presión de neumáticos es un componente de desgaste, ya que esta pila no puede recargarse y, por lo tanto, cuando se agota (normalmente entre los 3 y los 7 años), debe procederse a la sustitución del sensor. 
  • Impacto sobre el sensor (al desmontar el neumático, al dar un “bordillazo”, al ser golpeado por piedras, etc.) 
  • Desprogramación de la unidad. Cuando el vehículo agota por completo la batería, se pierde la codificación de los sensores. Para volver a conectar los sensores a la centralita se requiere una recodificación mediante una máquina de diagnosis específica. 

Recomendaciones de mantenimiento 

  • Siempre se deben utilizar sensores de presión de neumáticos compatibles con el vehículo. Los sensores deben estar pre-programados para el vehículo en cuestión, puesto que vienen establecidas una serie de configuraciones determinadas. Si, por fuerza mayor, deben instalarse sensores no programados, es necesaria una programación especial mediante un software específico. 
  • Si se sustituye un sensor acoplado a la válvula de la rueda, se deben utilizar siempre herramientas apropiadas para lograr el par de roscado correcto de las válvulas (par recomendado por el fabricante). Además, para evitar la corrosión de la válvula y del propio sensor de presión del neumático, es recomendable reemplazar las piezas de desgaste: núcleo de la válvula, tuerca, junta, etc. 
  • En los mantenimientos preventivos periódicos, aparte de verificarse el correcto estado de los sensores, se debe determinar la carga de la batería de los mismos mediante una máquina de diagnóstico. Esto permite anticiparnos al fin de la misma y sustituir el sensor a tiempo, antes de que el fallo aflore inesperadamente. 
  • Ante una desprogramación de los sensores, es recomendable acudir a un taller especializado para efectuar un diagnóstico y una reprogramación. Aunque cabe destacar que algunos modelos de vehículos disponen de una función de autoaprendizaje o de aprendizaje manual (a través del menú de configuración del vehículo) y, en estos casos,  las herramientas de programación específicas son prescindibles. 
  • Durante la sustitución de los neumáticos, es necesario asegurar el correcto acople entre los sensores y el receptor del sistema TPMS, razón por la cual es recomendable acudir a un taller de confianza especializado para realizar la operación. 
  • En los mantenimientos preventivos periódicos y tras la sustitución de neumáticos, también debe controlarse el correcto estado del sensor de la rueda de repuesto y de los neumáticos de temporada (de invierno o de verano).

Beneficios del sensor de presión de neumáticos para el usuario 

Una presión incorrecta en uno o más neumáticos provoca que la distancia de frenado sea mayor y que los giros del vehículo no sean precisos. Estas situaciones conllevan un mayor riesgo de accidente. Por ello, es fundamental atender a las alertas del vehículo y asegurar, a través de los mantenimientos preventivos prescritos por el fabricante, que los sistemas de seguridad del vehículo se encuentran en perfectas condiciones de funcionamiento. 

Además, asegurar la presión correcta en los neumáticos garantiza un consumo óptimo, un desgaste menor de los neumáticos y una reducción de las emisiones de CO₂.

Conclusión

Los sensores de presión de neumáticos advierten de un pinchazo en carretera o informan del estado de presión de los neumáticos. Ellos sirve para conseguir alargar la vida útil de los neumáticos pero, sobre todo, es vital para la seguridad de conductores y pasajeros.

New Call-to-action

 

 

Categorias: Reparación mecánica