<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Los mejores pegamentos resistentes a altas temperaturas

Por Ruta 401

En el taller de automoción se utilizan pegamentos con mucha frecuencia, ya que los adhesivos se utilizan como sistema de fijación para tareas tan importantes como las siguientes:

  • Unión y sellado entre piezas, tanto del motor del vehículo como de la carrocería.

  • Pegado de elementos auxiliares de la carrocerías, como molduras o anagramas.

  • Reparaciones de emergencia sobre pequeños elementos rotos, como patillas o tetones.

Sin embargo, no todos los adhesivos son efectivos en las mismas condiciones y superficies. El empleo de un tipo de pegamento u otro depende, en la mayoría de las ocasiones, del esfuerzo que debe soportar (vibraciones, fricción, etc.), de la naturaleza del sustrato sobre el cual se ha de aplicar y también de la temperatura a la que va a ser sometido el adhesivo, el factor en el que se centra este artículo. Por ello, a continuación se analizan algunos de los mejores pegamentos resistentes a altas temperaturas que se pueden emplear en el taller.

Para uniones y reparaciones instantáneas

El pegamento instantáneo de cianoacrilato más utilizado es LOCTITE 401. Se trata de un pegamento monocomponente de uso general y gran adhesión multisustrato (metales, maderas, plásticos, etc.) que destaca por aportar una elevada resistencia en piezas que quedan ajustadas sin apenas junta de unión, por su baja viscosidad y por su alta resistencia a la torsión y a los cortes.

Para el pegado específico de plásticos, existen productos como LOCTITE 406, para el pegado general de plásticos, y  LOCTITE 454, cuando la adhesión se realiza en superficies verticales y en necesario que el adhesivo no gotee. Para mejorar la adhesión sobre plásticos, se puede aplicar también la imprimación LOCTITE 770.

Todos estos adhesivos mantienen unos buenos niveles de resistencia a temperaturas de hasta 120 ºC..

Para uniones estructurales

Una unión estructural puede verse sometida a esfuerzos de una intensidad muy elevada, por lo que la elección del adhesivo adecuado en estos casos es fundamental. Los adhesivos empleados en estas situaciones son bicomponentes de secado químico.

LOCTITE 3479, por ejemplo, es un adhesivo epoxi que se emplea para la reparación de piezas metálicas que han sufrido desgaste tras aplicaciones operativas a altas temperaturas. Destaca por su capacidad para moldearse y adaptarse a formas de unión inusuales, y tiene un rango de temperatura operativo que va desde los -20 °C hasta los 190 °C.

Otra adhesivo estructural es LOCTITE 9492, un pegamento válido para ser aplicado sobre distintos tipos de sustrato y que soporta temperaturas de hasta 180 ºC. Asimismo, tiene una gran resistencia química y está especialmente indicado para la adhesión de componentes electrónicos.

Finalmente, cabe destacar el adhesivo estructural para pegado de paneles de la carrocería del automóvil TEROSON EP 5065. Se trata de un adhesivo bicomponente epoxi tenaz que ofrece una resistencia muy elevada en un rango de temperatura que van desde los -40 ºC hasta los 80 ºC. Este adhesivo también aporta protección anticorrosiva y puede ser soldado por puntos de resistencia antes de que haya solidificado.

Para sellado y uniones flexibles

Algunas zonas y componentes del vehículo deben soportar grandes cargas térmicas, impactos, condiciones meteorológicas adversas y movimientos constantes. Para estos casos, existen adhesivos específicos dotados de mayor flexibilidad que aportan un comportamiento óptimo en estas situaciones.

El primer ejemplo es LOCTITE SI 5970, un adhesivo de silicona diseñado para la formación de juntas. Es un producto especialmente recomendado para piezas que estén sometidas a flexiones y vibraciones continuas, y que estén en contacto directo con el aceite del motor, como es el caso de la bomba de aceite o el cárter. Es de color negro y se puede utilizar a temperaturas de entre -60 ºC y 200 ºC.

Para formar juntas de forma rápida y sencilla existen productos de aplicación con rodillo integrado, como LOCTITE 518 Roller Pen, que soportan temperaturas de hasta 150 ºC. En el artículo “Formación de juntas con LOCTITE 518 Roller Pen”, se explica el proceso de una forma más detallada.

Para aquellos casos en los que se precisa una resistencia térmica aún más elevada, se pueden emplear adhesivos como LOCTITE 5366, LOCTITE 5367 y LOCTITE 5368, capaces de soportar temperaturas de hasta 250 ºC.  

Por último, cabe destacar las propiedades de LOCTITE SI 5990, un sellador de silicona perfecto para usar en superficies de cobre, por lo que se suele emplear como aislante de circuitos eléctricos. Este pegamento soporta temperaturas de hasta 350 ºC.

Preparación del soporte previa al pegado

Es fundamental efectuar una preparación del soporte previa al sellado que garantice la adhesión y la durabilidad de la unión, y una aplicación acorde a las indicaciones del fabricante. Las operaciones que se deben realizar son las siguientes:

  • Limpieza de los sustratos por pegar con un limpiador como LOCTITE SF 7063.

  • Tratamiento de las superficies, con una imprimación como TEROSON 150, cuando el adhesivo utilizado no ofrezca buena adherencia.

Conclusión

Cada adhesivo tiene unas propiedades concretas y un comportamiento distinto según las condiciones de trabajo y el sustrato. Es por ello por lo que el profesional del taller ha de efectuar la preparación del soporte necesaria y elegir el pegamento más adecuado para cada tipo de unión.  

New Call-to-action

Categorias: Sellado, Reparación mecánica