<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Reparación de piezas de plástico del automóvil

Por Ruta 401

La utilización de materiales plásticos de forma generalizada introdujo un nuevo reto en los talleres de automoción, especialmente en los de carrocería y pintura. Muchos componentes pasaron a fabricarse con materiales sintéticos, lo que obligó a los profesionales del taller a adaptarse a este nuevo material que poco tenía que ver con el acero. Por tanto, la reparación de piezas de plástico es un reto para los talleres que quieren aportar calidad a sus clientes y optan por ofrecer un servicio integral de reparación..

F1 rep plásticos

Clasificación de los plásticos

La importancia de clasificar los materiales sintéticos viene dada por la necesidad de poder determinar a qué grupo pertenece cada tipo de plástico y conocer, así, sus características. Los plásticos quedan clasificados así:

  • Plásticos termoplásticos. Son polímeros sensibles al calor y que muestran un determinado grado de flexibilidad (se reblandecen y pueden llegarse a fundir). Son fácilmente reciclables y, actualmente, son los más utilizados en los elementos de revestimiento (tales como las aletas o los paragolpes). Algunos ejemplos son el polipropileno (PP), el policarbonato (PC), el ABS (acrilonitrilo butadieno estireno) y el PP + EPDM (aleación de polipropileno con etileno propileno dieno monómero), entre otros.

  • Plásticos termoestables. Estos plásticos no muestran sensibilidad ante el aporte de calor, excepto cuando se llega a la temperatura de descomposición. Muestran una mayor rigidez y suelen reforzarse para atenuar su falta de flexibilidad. Los ejemplos más comunes son plásticos y resinas acrílicas reforzados con fibras de vidrio o talco. En los últimos años, algunos vehículos de gama alta ya incorporan como refuerzo la fibra de carbono en algunos componentes.

  • Elastómeros. Este último grupo de plásticos está conformado por polímeros que muestran una gran elasticidad. Son plásticos que no se reparan en el taller y que se utilizan  en elementos auxiliares y de estanqueidad, como en los perfiles de goma de las lunas o las juntas de contorno de puerta, por ejemplo.

Este artículo del blog ahonda en la clasificación de los plásticos utilizados en vehículos.

Identificación de plásticos

Antes de iniciar cualquier reparación sobre un plástico, es fundamental verificar el tipo de plástico con el que se trabajará para determinar a qué grupo pertenece y, así, poder aplicar el procedimiento de reparación más adecuado. El método más común, fiable y sencillo para identificar un plástico es a través del código normalizado, de acuerdo con las normas ISO 1043-1/2/3/4, que lleva grabado en su cara interna. Al descifrar su nomenclatura, es posible conocer su tipología. Estas son las estructuras de código más comunes:

  • Plásticos no aleados. Formados por las siglas de un único plástico: >PP< , >ABS<, >UP<, etc.

  • Plásticos aleados. El código está formado por dos siglas separadas, generalmente, por el símbolo de adición (“+”): >PP + EPDM<, >ABS + PC<, > PC + PBTP<, etc.

  • Plásticos reforzados. A las siglas de los materiales base empleados les acompaña una combinación alfanumérica que hace referencia al porcentaje, al tipo y a la presentación del refuerzo que integra el plástico; por ejemplo: >PP-GF 35< (polipropileno con un 35% de refuerzo de fibra de vidrio) o >PP + EPDM -T20< (aleación de polipropileno con etileno propileno dieno monómero reforzado con un un 20% de talco).

Otros métodos de identificación que también se pueden emplear en la identificación son los siguientes:

  • A través de la documentación del fabricante del vehículo o del suministrador de pinturas.

  • Mediante la realización de ensayos para observar el comportamiento del plástico ante la aplicación de fuerzas externas (si es flexible o no, el grado de flexibilidad que presenta, etc.), ante fuentes de calor (si se reblandece o no, si fluye, etc.) o ante llamas (quemar el plástico para analizar sus características de fusión).

Elección del procedimiento de reparación de piezas de plástico

La reparación de un plástico es un proceso bastante sencillo. Sin embargo, se debe ejecutar con la máxima pulcritud, ya que en algunos de los procedimientos de reparación se utilizan materiales de distinta naturaleza que pueden perder adherencia sobre el sustrato cuando las distintas operaciones no se ejecutan correctamente.

Los procedimientos de soldadura están directamente relacionados con la clasificación de plásticos mencionadas en puntos anteriores, ya que cada grupo de plásticos ha de ser reparado con métodos específicos. Por tanto, a continuación se detalla la relación entre los tipos de plástico y los procesos de reparación de piezas de plástico.

  • Los termoplásticos flexibles (PP, PC, PA, etc.) se pueden reparar mediante soldadura con un adhesivo bicomponente estructural como TEROSON PU 9225.

  • Los termoplásticos rígidos se pueden reparar también con adhesivos bicomponentes y soldadura. Asimismo, pueden ser reparados con resinas acrílicas reforzadas con fibra de vidrio. En el caso de un ABS, es posible repararlo mediante soldadura química (dilución de viruta de este plástico con acetona industrial).

  • Los plásticos termoestables se reparan con resinas acrílicas y fibra de vidrio, o con adhesivos de dos componentes.

Con el sistema de reparación de plásticos de TEROSON se puede reparar todo tipo de defectos en cualquier composición química de polímero, independientemente de que sea un plástico termoplástico (y por lo tanto, soldable), uno termoestable o con fibra (y por lo tanto no soldable) o un elastómero. Es el grosor de la capa de TEROSON PU 9225 empleado junto con la presencia (o no) de materiales auxiliares de refuerzo lo que determinará la mayor flexibilidad o rigidez de la reparación para que ésta sea similar a las propiedades mecánicas del plástico original.

DESCUBRE OTRAS TÉCNICAS IMPRESCINDIBLES EN CHAPA 

Preparación del soporte para reparar piezas de plástico

En la siguiente tabla se puede observar cuál es la preparación del soporte que hay que efectuar en distintos casos antes de realizar una soldadura:

Preparación del soporte para termoplásticos

 
Para reparar deformaciones Para reparar fisuras con soldadura Para reparar fisuras con adhesivo 2K Para reparar mediante soldadura química
 

-Atemperar con calor el plástico para que fluya el desmoldeante interno y después limpiar con TEROSON VR 10.

-Taladrar el final de la grieta.

-Biselar ambas caras de la fisura (cuando sea posible) y del taladro practicado .

-Eliminar las virutas residuales.

-Aplicar directamente acetona industrial sobre las superficies a unir y esperar a que el plástico se reblandezca antes de añadir la pasta.

-Eliminar la pintura en la zona de actuación y alrededores.

-Matizar alrededor de la zona de eliminación de la pintura.

- Lijar las partes biseladas y matizar los alrededores de la fisura.

-Soplar la superficie y desengrasar.

-Aplicar promotor de adherencia una vez se ha reparado el daño y antes de aplicar el adhesivo y/o la masilla.

 

Preparación del soporte para termoestables

Para reparar deformaciones Para reparar fisuras o faltas de material con resina y fibra de vidrio Para reparar fisuras con adhesivo 2K
-No se reparan porque el plástico se fisura antes de deformar.

- Atemperar con calor el plástico para que fluya el desmoldeante interno y después limpiar con TEROSON VR 10.

-Taladrar el final de la grieta si la hay.

-Taladrar el final de la grieta.

-Biselar ambas caras de la fisura y del taladro practicado si lo hubiere. El bisel efectuado debe ser amplio.

-Biselar ambas caras de la fisura y del taladro practicado.

-Eliminar las virutas residuales.

-Lijar las partes biseladas y los alrededores de la fisura.

- Lijar las partes biseladas y matizar los alrededores de la fisura.
-Soplar la superficie y desengrasar.
 

 

-Aplicar promotor de adherencia una vez se ha reparado el daño y antes de aplicar el adhesivo y/o la masilla.


Cuando se trata de deformaciones sobre termoplásticos basta con calentar la zona abollada para devolverla a su posición original
con la ayuda de la fuerza ejercida por un tas de geometría similar a la del plástico. Mientras se ejerce y se mantiene la fuerza de desabollado, es necesario enfriar la zona para que el plástico se enfríe y no sea necesario mantener la presión hasta que pierda calor de forma natural.

Reparación del daño

Por el contrario, las fisuras deben ser cerradas por ambas caras de la unión, ya sea con soldadura, con soldadura química, adhesivo o resina acrílica reforzada con fibra de vidrio. Tal y como se ha detallado anteriormente, el método empleado dependerá de la naturaleza del material.

Cuando el plástico únicamente está rayado, se efectúa un lijado de la zona, se aplica promotor de adherencia donde se vea el plástico y se masilla la raya con una masilla para plásticos como TEROSON UP 250.

Refuerzo del daño

Cuando la reparación consiste en reparar una deformación o efectuar una soldadura química, no es necesario reforzar el plástico. No obstante, cuando se reparan fisuras o faltas de material, es recomendable reforzar la zona manipulada para aumentar la resistencia de la operación efectuada. Para ello, se coloca un refuerzo por la cara interna del plástico reparado. El refuerzo utilizado depende de la naturaleza del polímero, de forma que estas son las posibles opciones:

  • Para reforzar termoplásticos con soldadura, se coloca malla metálica incrustada sobre el plástico o se sueldan transversalmente varios cordones de material de aportación.

  • Cualquier plástico reparado con adhesivos de 2K  se refuerza con malla autoadhesiva de fibra de vidrio recubierta con el mismo adhesivo estructural o con parches termoplásticos. En cualquier caso, es imprescindible es que el refuerzo empleado  asiente de forma perfecta e íntima en la capa adhesiva para evitar la existencia de bolsas de aire que puedan hacer perder resistencia a la reparación.

  • Los termoestables y termoplásticos rígidos se pueden reforzar con resina acrílica y fibra de vidrio.

  • Cuando se sueldan químicamente plásticos ABS no se utiliza ningún tipo de refuerzo adicional.


Opcionalmente, y cuando se han utilizado sistemas de reparación distintos de la soldadura, se pueden practicar unos pequeños taladros pasantes a ambos lados de la fisura para que el adhesivo o la resina se introduzca por ellos y generen un efecto cosido.

Acabado del daño

Una vez reforzada la cara interna, es necesario igualar la cara visible del plástico para integrar la reparación en el resto de la pieza y que no sea perceptible.

Los pasos para igualar la superficie son los siguientes:

  • Lijar el material sobrante adicionado o aplicado sobre la fisura. En el caso de soldadura, se puede limar la superficie. No conviene utilizar granos gruesos por debajo de P-120.

  • Efectuar la preparación del soporte mencionada anteriormente.

  • Aplicar una masilla específica para plásticos, como TEROSON UP 250, que ofrezca buena adherencia, capacidad de relleno y flexibilidad.

  • Lijar y afinar la masilla.

  • Realizar el proceso de aparejado y pintado de la pieza plástica.

Conclusión

Reparar un plástico supone un reto para el profesional del taller, puesto que es fundamental realizar todos los pasos de forma ordenada y escrupulosa. Es importante conocer los distintos tipos de plásticos que utiliza la industria del automóvil con la finalidad de ajustar el proceso de reparación a las características de cada plástico. Con todo ello, el resultado obtenido incrementa su calidad en cuanto a acabado y durabilidad.

colorimetria_taller_coche

Categorias: Aplicaciones, Carrocería y parabrisas, Tratamiento plástico