<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Cuál es la composición de la pintura de carrocería?

Por Ruta 401

Hay pintura allá donde miramos. Estamos rodeados de multitud de objetos y cosas que están revestidos con algún tipo de pintura. La pintura embellece cualquier elemento, y despierta una serie de sensaciones y emociones sobre las personas.

El color de las paredes, el color de la ropa, el color del coche… Los colores nos representan y influyen en nuestro estado de ánimo. El sector de la automoción siempre ha sido muy consciente de esta realidad y, por ello, existe una gran variedad de pinturas de carrocería para darle un carácter propio a cada vehículo.

Trasladado al taller de reparación, la pintura del coche o de la moto tiene una influencia significativa sobre aspectos que afectan a la calidad de la reparación: compatibilidad entre pinturas, protección anticorrosiva, igualación de la tonalidad del color, sistema de pintado utilizado, etc. Por esa razón, el profesional del taller debe conocer la composición de la pintura, que es el tema del que trata este artículo.

Composicion pintura

Composición de la pintura

La composición de una pintura determina su comportamiento en el momento de ser aplicada y el acabado final que presentará. Por ello, dependiendo de sus compuestos principales, los resultados obtenidos serán unos u otros, tanto en lo referido a su aspecto como a la calidad de la película depositada.

Básicamente, los principales compuestos de la pintura son los siguientes:

  • Resina o ligante
  • Disolvente
  • Pigmento
  • Aditivos  

Cada uno de estos compuestos tiene un objetivo concreto, por lo que a continuación se analizan con detalle todos ellos.

Resina o ligante

La resina hace que todos los compuestos de la pintura queden compactos para formar una película seca, continua y lisa. Según el tipo de resina utilizada, se obtienen unos niveles concretos de adherencia sobre el soporte, de sellado y protección, de brillo, y de resistencia mecánica y química.

Además, el tipo de ligante también determina el tipo de secado requerido por la pintura para formar una capa completamente curada. A continuación, se pueden ver los tipos de resina más empleados en automoción con su correspondiente modalidad de secado:

 

Tipo de resina

Tipo de secado

  • Vinílicas
  • Acrílicas
  • Alquitranes y breas
  • Clorocaucho
  • Poliuretano

Secado físico por evaporación de los disolventes

  • Gliceroftálicas o sintéticas
  • Poliuretanos
  • Silanos modificados (polímeros MS)

Reacción por absorción de la humedad

  • Acrílicas
  • Epoxi
  • De poliéster
  • Poliuretano

Por reacción química con catalizador

 

El tipo de resina empleada por el fabricante de pinturas depende del cometido que vaya a cumplir dicho recubrimiento. En automoción, estas son las combinaciones más habituales:

  • Las pinturas de fondo empleadas como material de relleno, como las masillas o las resinas empleadas para reparar fibra de vidrio, suelen utilizar resinas de poliéster por ser más económicas y suficientes para el cometido que tienen.

  • Otras pinturas de fondo como los aparejos o las pinturas de acabado (barnices, bases de color, etc.) suelen estar compuestos por resinas acrílicas, con el objetivo de ofrecer el mejor acabado posible (textura, nivel de brillo, resistencia de la película obtenida, etc.).

  • Algunos adhesivos estructurales y otros anexos de pintura se fabrican con resinas epoxi para dotarlos de mayor adherencia, resistencia mecánica y protección anticorrosiva. Algunos reparadores de plásticos e imprimaciones anticorrosivas se fabrican con este tipo de resina.

  • Los productos antigravilla y los protectores de bajos están compuestos por clorocauchos, alquitranes y elastómeros para dotarlos de la gomosidad que exigen ciertas zonas del vehículo expuestas a proyecciones desde el asfalto, y de resinas sintéticas para aportarles dureza y resistencia a la abrasión.

Pigmento

El pigmento es el compuesto encargado de cumplir una función determinada dentro de la composición de una pintura, principalmente, dar un color, una textura o una función determinados. Quedan clasificados de la siguiente forma:

  • Pigmentos especiales para dar efectos. Su adición a la pintura permite que se consigan distintos efectos luminosos y colorimétricos dependiendo del tipo de luz que les refleja o el ángulo desde el que se observa la pieza. Las partículas metálicas, las perladas, los efectos camaleón o los pigmentos cromados son algunos ejemplos de este tipo de compuesto.

Composicion pintura

  • Pigmentos de carga (talco, caolín, etc.). Estos pigmentos dan cuerpo a la pintura y le otorgan más espesor. Las masillas o los aparejos llevan una mayor proporción de estos pigmentos.

  • Pigmentos anticorrosivos (minio de plomo, cinc, magnesio, etc.). destinados a evitar o convertir los efectos negativos de la oxidación y la corrosión. El cinc en aerosol es un ejemplo de pintura en la que se utilizan estos pigmentos.

Disolvente

El disolvente es el compuesto que le confiere una determinada fluidez a la pintura. Su inclusión permite que la pintura se deposite sobre la superficie de forma uniforme durante la aplicación y mantenga una textura lo más lisa posible.

Los disolventes utilizados en la fabricación de pinturas son de tipo alifático, aromático, o alcoholes, ésteres y acetonas.

Aditivos

Los aditivos son sustancias químicas que se añaden en pequeños porcentajes para conseguir efectos como los siguientes:

  • Antipiel: favorecen la evaporación de los disolventes.
  • Espesantes: facilitan la aplicación en superficies verticales y reducen el riesgo de que la pintura descuelgue gracias a su tixotropía.   
  • Secantes: mejoran la deposición de la pintura sobre la superficie y contribuyen a su secado.
  • Siliconas: aportan brillo a las pinturas y resistencia a la abrasión.
  • Plastificantes o elastificantes: aportan flexibilidad a la capa de pintura.
  • Matizantes: ajustan el nivel de brillo de las pinturas.
  • Absorbedores de UV: protegen la pintura de los efectos de la radiación ultravioleta para evitar su degradación.

En el caso de los plastificantes y los matizantes, también se comercializan productos específicos para la reparación de vehículos, con el objetivo de darle flexibilidad a la pintura aplicada sobre plásticos o ajustar el nivel de brillo de la laca.

Normativa COV

Desde hace unos años, las normativas europeas y nacionales (Real Decreto 117/2003) establecen la necesidad de reducir la emisión de compuestos volátiles (disolventes) a la atmósfera, con el objetivo de atenuar los efectos negativos sobre el medio ambiente y las personas.

Tradicionalmente, las pinturas empleadas en automoción han sido de tipo disolvente. En algunos casos, un litro de pintura incluía hasta unos 850 gramos de este compuesto. Esto suponía que toda esa cantidad de disolvente terminaba por verterse sobre el ambiente una vez se aplicaba, con las consecuencias negativas que eso conlleva para las personas y el medio ambiente.

A partir del año 2007, entró en vigor la normativa citada que obliga a que las distintas pinturas utilizadas en automoción rebajen su contenido en disolvente por litro de producto. Por ejemplo, los barnices, unas de las pinturas de acabado más empleadas, han reducido su contenido en disolventes hasta los 420 g/L. Además, en aquellos productos que es posible sustituir el disolvente por derivados acuosos, los fabricantes están obligados a hacerlo.

Por todo ello, actualmente en el taller de carrocería conviven productos con base de agua, como la base de color, y productos con base de disolvente, como los aparejos y las lacas. Sin embargo, la tendencia va a ser sustituir de forma definitiva los productos con disolventes por los de base de agua.

New Call-to-action

 

Categorias: Carrocería y parabrisas