<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Cómo mejorar la rentabilidad de mi taller?

Por Ruta 401

 Una de las máximas que debes perseguir en tu taller mecánico es aumentar la rentabilidad, sin descuidar la calidad. El amplio parque automovilístico brinda la posibilidad de hacer del tuyo un negocio próspero. El negocio automovilístico puede llegar a generar nada menos que unos 15.000 millones de euros al año en España, según el informe "Presente y futuro del sector posventa" realizado por Audatex. Este estudio tiene en cuenta todas las reparaciones y revisiones que se deberían llevar a cabo teniendo en cuenta el número de vehículos en el país y su antigüedad media. Un bocado sin duda apetecible que hace plantearse cómo sacarle una mayor rentabilidad a tu taller.

La rentabilidad se mejora desde que el vehículo entra al taller hasta más allá de cuando sale reparado. En un negocio competitivo tienes que encontrar la forma de marcar la diferencia para que el cliente se quede contigo. No pierdas nunca de vista este objetivo, el cliente es tu razón de ser.

rentabilidad_en_el_taller_2

 

Los tiempos han cambiado y la crisis de los últimos años también ha hecho mella en los talleres mecánicos, ahora los consumidores están mejor informados. Internet les acerca la información que necesitan y pueden comparar para encontrar la opción más conveniente.

Claves para un taller rentable

En este nuevo contexto en el que el cliente se eleva, aún más, como factor vital, puedes tener en cuenta algunas mejoras para conseguir mayor rentabilidad en tu taller:

  1. La innovación. Intentar contar con los máximos avances posibles en el taller. Tanto en maquinaria como en personal y elementos de gestión.

  1. Una buena organización. Hoy en día, la organización pasa por una gestión excelente. Para conseguir esta gestión se hace necesario, cada vez más, contar con un sistema informático que te permita gestionar los tiempos y los números. Uno de los ejemplos más importantes es el de establecer un sistema de cita previa, que evite innecesarias esperas. Un buen sistema informático permitirá también dar con mayor exactitud el tiempo aproximado de reparación, ya que podrás saber cuánto tiempo de media cuesta cada reparación. Incluso puedes gestionar el stock que tienes en el taller para que no te quedes sin material o recambios en el peor momento ni acumules un excedente innecesario.

  1. Diversificación y formación. Ambos conceptos van ligados, la diversificación busca ofrecer un servicio integral, pero para ello se necesita personal preparado. Con una formación continua pueden estar al tanto de todas las novedades que se producen tanto en los vehículos como en las características de los clientes.

  1. Una política de precios apropiada. Desde luego, uno de los principales factores a tener en cuenta para la rentabilidad del taller es contar con unos precios que sean competitivos y, que a la vez, consigan un equilibrado margen de beneficio. Si llevas una gestión económica diaria puedes saber cuándo ofrecer descuentos o promociones atractivas que atraigan a nuevos clientes y mantengan contentos a los que ya tienes.

  1. Cuidar la imagen: la reputación. No se trata solo de la imagen física, de que el taller luzca de forma ordenada, sino de la reputación que tenga el taller. Uno de los aspectos que más debes cuidar son las reclamaciones. Puedes aprovecharlas en dos sentidos: el primero, para revertir la opinión de un cliente insatisfecho; el segundo, para ver en qué campos puedes mejorar. Una reclamación no ha de ser vista como algo negativo. Utilízala en tu favor y aumentarás la rentabilidad al ganar prestigio.

  1. Hazte un nombre: publicidad e Internet. Una estrategia publicitaria correcta puede ser la diferencia entre conseguir un buen beneficio o un gran beneficio. En muchos casos, se desecha por costosa o por ser considerada innecesaria, pero una imagen de marca y una buena reputación empiezan por darse a conocer. Y no solo de cara a los nuevos clientes, si no a los que ya se tiene. Establecer un contacto directo con los clientes, enviarles, si así lo permiten, promociones y servicios te ayudará a ello.

Son muchas las medidas que puedes implementar para conseguir aumentar la rentabilidad de tu taller. No te quedes atrás en la carrera de la competitividad.

 

También te puede interesar:
 

Conoce los beneficios de contar con un programa del gestión del taller

¿Es importante contar con un plan de formación en el taller?

El taller familiar: 10 consejos para que funcione

 

New Call-to-action

Categorias: Gestión