<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Coches que cambian de color: 4 técnicas cromáticas para lograrlo

Por Ruta 401

coches que cambian de color

Entre las múltiples opciones de colores para automóviles, hay quienes no se conforman con escoger solo una. Para estas personas, los coches que cambian de color son una de las soluciones ideales que brinda el mercado automotriz. Esta innovadora opción se puede conseguir gracias a distintas técnicas cromáticas en las que se usan pinturas y tecnologías cada vez más avanzadas

Evolución de los coches que cambian de color

Desde hace más de una década, personas y empresas interesadas en el mundo de los automóviles y el tuning han buscado la manera de que los coches cambien de color. En el 2010, el pintor Andy Zsinko desarrolló una fórmula que permitía la emisión de luz con electricidad. A esta se le reconoció como pintura electroluminiscente.

Un año después, Toyota se unió a este propósito  presentando su nuevo automóvil  “Fun-Vii”, que destacaba por su capacidad de cambiar de color mediante el uso de leds.

Poco tiempo después, el artista alemán René Turrek captó la atención de millones de curiosos y aficionados al lograr que los coches que cambian de color se convirtieran en tendencia, gracias al uso de pinturas para automoción termocrómicas.

Algunas de las técnicas aplicadas en los coches que cambian de color

Se pueden crear coches que cambian de color de múltiples formas. Cada una de las técnicas actuales genera efectos distintos que reaccionan ante estímulos como la temperatura, el sol o la electricidad. Entre los métodos que existen, destacan los siguientes: 

  • Pintura electroluminiscente 

La pintura electroluminiscente consiste en un recubrimiento que, aplicado sobre una superficie (en este caso, la de un coche) es capaz de emitir luz. Así, esta se puede encender y apagar en cualquier momento, como si se tratara de una lámpara, haciendo que el coche cambie de color.

¿Pero, cómo funciona esta tecnología? Este producto contiene cierta cantidad de fósforo que permite generar dicha iluminación cuando entra en contacto con una corriente eléctrica. El fósforo contiene elementos como óxido, silicatos y haluros, entre otros. Estos últimos poseen iones que, al percibir una carga eléctrica, responden con la emisión de luz.

Para que el encendido sea instantáneo, es necesario que el fósforo sea estimulado por un campo eléctrico continuo y con un cierto grado de intensidad.

  • Pintura termocrómica

Este tipo de pintura está elaborada con una base de pigmentos termocrómicos que desaparecen con el aumento de la temperatura, dejando ver el color base del automóvil. Los coches que cambian de color gracias a la pintura termocrómica suelen hacerlo de forma instantánea al aplicar agua caliente.

DESCUBRE OTRAS TÉCNICAS IMPRESCINDIBLES EN CHAPA Y PINTURA

Entre los tipos de pintura termocrómica que existen, destacan los cristales líquidos y los tintes leuco o colorantes. El primero posee una limitada gama de colores, pero es más sensible a los cambios de temperatura. Mientras que el segundo ofrece una gama de colores muy amplia, pero es menos sensible.

  • Pintura tornasol

Con la pintura tornasol o camaleón,  se percibe un color distinto dependiendo del ángulo desde el que sea observado el automóvil. Al ser una pintura nacarada, los coches que la usan suelen presentar un efecto cromático perlado, capaz de reflejar entre dos y cinco tonos distintos con la aplicación de una sola tinta.

En el mercado, puedes encontrar distintas presentaciones de esta clase de pintura. Algunas de las más reconocidas son la pintura en spray, que sirve para pintar espacios pequeños o piezas puntuales, y la pintura camaleón para pistola, que se aplica en coches enteros o superficies grandes.

 

  • Vinilos

El uso de vinilos sobre la carrocería es también una técnica usada en algunos coches que cambian de color. Utilizando distintos matices y jugando con el diseño en el proceso de aplicación, se puede generar un efecto camaleón sin la necesidad de recurrir a la pintura. En estos vinilos, el reflejo de la luz desde distintos ángulos permite apreciar fácilmente la variación de los tonos.

Estos vinilos, además de generar el efecto deseado, protegen la carrocería del automóvil contra posibles arañazos y contra el desgaste producido por la lluvia y los climas soleados. Aunque, para coches con la pintura desgastada o maltratada, sugerimos el uso previo del pulimento TEROSON WX 157 HP HEAVY CUT, un producto que funciona muy bien sobre todo tipo de pinturas, tanto originales como usadas.

En líneas generales, existen tantas técnicas cromáticas como estilos deseados, por lo que el mercado de los coches que cambian de color es capaz de complacer desde los gustos más sencillos, hasta los más excéntricos. Eso sí, aunque las pinturas y los equipos necesarios pueden conseguirse fácilmente, recomendamos que toda aplicación cromática sea realizada por un taller especializado.

New Call-to-action

Categorias: Gestión