<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Aspectos clave para efectuar un pegado de lunas de calidad

Por Ruta 401

 

F1 Claves_pegado_lunas

El pegado de lunas es una de las operaciones más características y extendidas en el sector de la automoción, puesto que se pegan lunas tanto en talleres de carrocería, como de mecánica, como en talleres especializados.

El pegado de lunas es una tarea de gran importancia dentro del taller, ya que este componente de la carrocería tiene una importante responsabilidad estructural. Esto es así porque los adhesivos que pegan los parabrisas participan en la absorción de energía que se genera cuando se produce una colisión de cierta envergadura.

Productos y herramientas básicos para realizar el pegado de lunas

Las lunas o lunetas se pegan utilizando adhesivos estructurales de poliuretano. Las características generales de estos adhesivos son las siguientes:

  • Son el tipo de adhesivos homologados por los fabricantes, por lo que para reproducir el sistema de fijación de origen se requiere utilizar este tipo de poliuretanos.
  • Deben ser específicos para lunas, puesto que estos se presentan en un estado más consistente y viscoso para soportar el peso del cristal, evitar que se descuelgue y eliminar el riesgo de que el adhesivo se aplaste en exceso, lo que provocaría un pegado de la luna deficiente.
  • Presentan un elevado agarre inicial para evitar que la luna se mueva una vez colocada y ajustada.
  • Están preparados para contribuir en mayor medida en la absorción de energía provocada por una colisión. 
  • Se comercializan formatos de uno y dos componentes, siendo los primeros los más utilizados. En postventa los bicomponentes están en desuso porque son muy engorrosos de usar y en muchos casos requieren calentamiento previo.
  • Están disponibles con distintos certificados de inmovilización para adecuarse a la urgencia de la reparación.
  • Presentan una adherencia limitada sobre determinados sustratos, con lo cual debe efectuarse una preparación de fondos específica para garantizar la adhesión. 
  • Son  sensibles a la radiación UV, por lo que no pueden quedar expuestos al sol de forma continuada (este es el motivo de que los vidrios del vehículo lleven un serigrafiado negro que tiene por función proteger el adhesivo).

VER TODOS LOS POSTS SOBRE CARROCERÍA

Según sus características, los adhesivos estructurales de poliuretano de uso frecuente en el taller se clasifican de esta forma:

  • Adhesivo de lunas estándar o convencional. Es el poliuretano de lunas más vendido y antiguo que existe en el mercado. Es un adhesivo monocomponente de secado al aire que se aplica con pistola de extrusión de un émbolo neumática o manual. Posee un tiempo de curado mayor que obliga a tener el vehículo durante más tiempo inmovilizado (6 horas para vehículos con doble airbag y 2 horas para vehículos sin airbag) pero por contra dispone de un mayor tiempo de montaje para hacer la instalación de la luna más cómodamente.. Para acelerar su curado se puede rociar el cordón resultante con agua para que el adhesivo absorba la humedad y seque en un tiempo menor. Un ejemplo de este poliuretano de lunas convencional es TEROSON PU 8596.
  • Adhesivo de lunas de de curado rápido y de última generación con resistencia mecánica y aislamiento eléctrico certificados. Esta variante de poliuretano de lunas reduce el tiempo de secado e inmovilización del vehículo, lo que permite agilizar la reparación y realizar la entrega al cliente en un menor tiempo. Se comercializan adhesivos rápidos monocomponente, como TEROSON PU 8597 HMLC, que presentan un tiempo de inmovilización certificado de tan solo 1 hora para todo tipo de turismos.

Otros productos que se utilizan en el pegado de lunas son los promotores de adherencia y los activadores. Estos productos solventan la falta de adherencia del poliuretano sobre vidrios, pinturas y gomas y se comercializan por separado o en un kit junto con el adhesivo, el limpiador. Un ejemplo de imprimación de última generación es TEROSON PU 8519 P.

Por último, no hay que olvidar que los vidrios del vehículo pueden integrar dispositivos, como sensores, retrovisores, sistemas de cierre, etc., que van pegados sobre el mismo cristal. Para asegurar la adhesión de estos componentes auxiliares es necesario utilizar adhesivos adecuados, como LOCTITE AA 312, que aseguren una fijación resistente y duradera entre materiales de distinta naturaleza.   

Claves para obtener un pegado de lunas adecuado y duradero

Estas son las claves que debe tener en cuenta cualquier profesional del taller para efectuar un pegado de lunas de calidad:

  • Utilizar adhesivos de luna específicos que ofrezcan garantías y sean de calidad.
  • Efectuar una preparación del soporte escrupulosa: rasurado del cordón de sellador antiguo, limpieza y desengrasado con un limpiador como TEROSON VR 20 y activación e imprimación de las distintas superficies para garantizar la adherencia.
  • Preparar la boquilla aplicadora de los adhesivos monocomponente para que disponga de una abertura en forma de “V”, con una anchura de unos 3 mm y una longitud acorde a la altura del marco de la carrocería más 2 mm. TEROSON dispone de una boquilla aplicadora exclusiva y patentada para realizar esta preforma del cordón sin necesidad de cortes.
  • Aplicar un cordón de adhesivo que sea continuo y uniforme. El cordón aplicado se puede colocar sobre el mismo cristal o sobre el marco de la carrocería, pero en cualquier caso debe aplicarse sobre las zonas de contacto entre ambos componentes. 
  • Colocar la luna en su posición, con sus calzos correspondientes, y efectuar el mínimo número posible de reajustes. Para ello, es conveniente haberla presentado anteriormente en su alojamiento y haber marcado su posición con cinta de carrocero. Una vez colocada, golpear suavemente todo el contorno con la palma de la mano para que el sellador se aplaste ligeramente y se asegure, así, la estanqueidad.
  • Dejar el vehículo con las ventanillas bajadas y evitar la apertura y el cierre de las puertas hasta que haya transcurrido como mínimo el tiempo de inmovilización especificado para el adhesivo.
  • Pasado este periodo, comprobar la estanqueidad para evitar que el vehículo sea entregado con alguna anomalía en este sentido.

En este enlace se encuentra un ejemplo detallado de sustitución de una luna. 

Consecuencias de efectuar un pegado de lunas inadecuado

Un pegado de lunas inadecuado tiene consecuencias que afectan a la seguridad de los ocupantes del vehículo y al confort durante la condición. Estos son los problemas más frecuentes que aparecen cuando el pegado de lunas no se ha llevado a cabo debidamente:

  • Reducción de los niveles de seguridad en caso de colisión cuando el adhesivo utilizado no es específico para la sustitución de lunas o se aplica incorrectamente. 
  • Aislamiento inadecuado en el interior del habitáculo. Esta circunstancia hace que el ruido del exterior se introduzca fácilmente en el habitáculo, cosa que resulta molesta en recorridos urbanos. También a velocidades más elevadas en carretera se pueden producir ruidos o silbidos. Ambos factores reducen el confort dentro del habitáculo.
  • Pérdida de estanqueidad. Un pegado de lunas inadecuado puede provocar filtraciones de agua cuando llueve o se lava el vehículo.

Conclusión

El pegado de lunas es una tarea de gran importancia en el taller. Su buena realización contribuye a mantener la seguridad de los ocupantes en caso de colisión y el adecuado confort en el interior del habitáculo durante la marcha. Para conseguir un óptimo pegado de lunas, es imprescindible utilizar productos de calidad y seguir un proceso escrupuloso de preparación de fondos y de aplicación del adhesivo.

New Call-to-action

Categorias: Aplicaciones, Carrocería y parabrisas