<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

5 errores que no se deben cometer al usar un sellador de juntas

Por Ruta 401

La formación de juntas es un proceso que muchas veces no sería posible llevar a cabo sin el uso de selladores. Sin embargo, para que estos productos sean efectivos y ofrezcan la estanqueidad requerida, hay que usarlos de la forma adecuada. Estos son los errores que hay que evitar al utilizar estos productos.

iStock-178986315

Selladores: los productos básicos para la formación de juntas

Las juntas son elementos que permiten sellar las caras internas de un cierre mecanizado.  Pueden ser de diferentes tipos, por ejemplo, planas o tóricas. Para asegurar su fijación y evitar las fugas, se emplean productos denominados selladores de juntas.

Un sellador de juntas es un material que se utiliza para unir dos componentes (la junta y el elemento a sellar). Rellena el espacio que hay entre ambos y crea una especie de barrera protectora que garantiza la estanqueidad, es decir, impide que entren aire, agua u otras partículas en el interior de los componentes.

El sellador es un elemento muy importante, ya que de su aplicación depende en gran medida el éxito en el proceso de formación de juntas. Por eso, hay que evitar caer en errores como los siguientes.

5 errores al usar selladores de juntas

  1. No limpiar la superficie que se va a sellar. Una de las claves para la eficacia de cualquier adhesivo o sellador es la limpieza. El sellado perderá efectividad si alguna de las piezas está contaminada con aceite, grasa o cualquier otro tipo de suciedad. Un producto recomendado para la limpieza de superficies es LOCTITE SF 7063. En caso de que se trate de restos más difíciles de retirar, se puede emplear LOCTITE SF 7200.

  2. Elegir el sellador equivocado para el material. No se puede utilizar cualquier sellador en cualquier superficie. Algunos están formulados para ser efectivos en componentes metálicos, mientras que otros están destinados a sellar otros materiales.

  3. Aplicar el sellador de forma incorrecta. Una vez que las superficies están limpias se procede a la aplicación del sellador. Se debe aplicar un cordón continuo sobre la superficie que queramos unir, evitando los “pegotes” y rodeando los orificios de los tornillos para que no existan fugas. Esto es importante, ya que de no hacerlo así, el sellado se podría resentir al aplicar cargas o compresión sobre las piezas.

  4. Evitar la recolocación de las piezas unidas para que el cordón de sellador aplicado no pierda la anchura y altura necesarias. Si esto pasara se pueden generar fallos de estanqueidad que afecten al funcionamiento o rendimientos de los componentes ensamblados.

  5. No ajustar bien el par de apriete. Ya podemos utilizar el mejor sellador del mercado que si no aplicamos a los tornillos el par de apriete indicado, no nos servirá de nada, tanto por falta como por exceso de presión Por tanto, siempre debemos seguir las instrucciones de montaje del fabricante.

Si tienes alguna duda o quieres saber más acerca de la formación de juntas, te recomendamos echar un vistazo a las preguntas que nuestro experto ha respondido sobre el tema. Para saber más sobre selladores de juntas puedes visualizar el siguiente seminario sobre selladores de máxima fiabilidad.

New Call-to-action

Categorias: Mecánica, Sellado