<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

9 razones para usar un sellador acrílico

Por Ruta 401

El sellador acrílico es un producto químico de naturaleza acrílica muy usado en el taller mecánico y de carrocería. Su función es impedir la penetración de cualquier tipo de sustancia a través de la superficie de unión entre un componente y otro. 

sellador_opt

Usos de los selladores acrílicos

Los selladores acrílicos son sustancias fabricadas con polímeros extraídos del ácido acrílico. Gracias a su gran poder sellador, se emplean en la unión de todo tipo de piezas, conexiones o grietas.

DESCARGA TU GUÍA CON LAS CLAVES PARA PERFECCIONAR LAS TAREAS MÁS COMUNES EN EL  TALLER

En reparaciones de carrocería, se suelen utilizar más comúnmente las masillas de poliuretano, aunque este tipo de selladores también se usan para operaciones como el sellado de paneles de puerta, el tapado de soldaduras después de ciertas reparaciones, el remachado de roscas, el sellado de tornillos de sujeción de elementos de seguridad como pueden ser los cinturones, etc. 

Además, en reparaciones mecánicas, los selladores acrílicos son habitualmente utilizados en operaciones como el sellado de roscas, de tuberías, de tapones obturantes o de componentes de montaje roscados (válvulas, sensores, etc.).

Por su versatilidad y por la función que cumplen, los selladores acrílicos son elementos imprescindibles en el taller.

9 razones para utilizar un sellador acrílico 

Los selladores acrílicos ofrecen las siguientes ventajas en el sector de la automoción:

  1. Son limpios y sencillos de aplicar.
  2. No se deforman ni se contraen.
  3. Pueden utilizarse en roscas de cualquier medida.
  4. Ofrecen mejores resultados que las lacas selladoras con base disolvente, que los selladores de cáñamo o pasta y que las cintas sellantes.
  5. Son muy resistentes a vibraciones y golpes.
  6. Están debidamente homologados.
  7. Ofrecen una alta protección frente a la corrosión.
  8. Tienen muy buena adherencia.
  9. Sirven para sellar una gran variedad de materiales.

Consejos para el uso de un sellador acrílico

Los siguientes consejos genéricos pueden aportar una ayuda inestimable a la hora de utilizar un sellador acrílico:

  • La correcta preparación de las superficies a sellar es un factor fundamental para conseguir un sellado óptimo. Estas superficies deben estar desengrasadas, limpias y secas antes de usar el sellador acrílico. Para llevar a cabo esta limpieza, en el mercado existen productos especializados como LOCTITE SF 7063
  • Aunque algunos selladores pueden aplicarse a mano, existen otros productos envasados en cartuchos o en tubos compresibles. En cuanto a la dosificación de este segundo grupo de productos, se recomienda que se realice mediante equipos automáticos o semiautomáticos (bombas manuales o pistolas neumáticas).
    Cuando se utilice una pistola manual, para instalar el cartucho hay que cortar la boquilla en diagonal y con la anchura óptima para que la dosificación sea la correcta.
  • En el caso de los selladores acrílicos anaeróbicos, es necesario aplicar un tratamiento previo con un activador como LOCTITE SF 7471 o LOCTITE SF 7649. El tiempo de curado puede variar en función del sellador utilizado o del material y estado de las piezas a sellar. 

Dentro de la gama LOCTITE existen varios selladores acrílicos. Como se ha indicado previamente, uno de los usos más comunes de este tipo de productos en los talleres mecánicos es como sellador de roscas. Los selladores de esta gama rellenan el espacio entre las piezas roscadas, sellando y fijando al mismo tiempo, para evitar la fuga de gases y líquidos en tuberías de alta o baja presión.

La elección del sellador acrílico más apropiado depende del grado de fiabilidad y durabilidad de sellado requeridos. Además, otros aspectos importantes que se deben tener en cuenta a la hora de seleccionar el sellador más adecuado son los siguientes:

  • Tipo de sustrato a sellar (plástico, metal o combinación).
  • Nivel de vibraciones al que va a estar sometida la unión sellada.
  • Presión que va a tener que soportar la zona sellada.
  • Cambios de temperatura que va a sufrir la unión sellada.
  • Ataques químicos a los que podría estar expuesto el componente sellado.

Un ejemplo de sellador acrílico muy utilizado en talleres mecánicos es LOCTITE 577, que está diseñado para fijar y sellar tuberías de metal, así como conexiones metálicas roscadas. Este producto proporciona un sellado instantáneo a bajas presiones, no se deforma, ni se contrae y no bloquea el sistema. Además, presenta una excelente resistencia química y térmica. 

Esta opción de sellador es una elección acertada para talleres especializados en la adaptación de vehículos a alguna labor comercial o específica como, por ejemplo, limusinas o coches fúnebres. La actividad principal de este tipo de talleres consiste en adaptar distintos elementos del vehículo a partir del original por lo que, normalmente, implica empalmar tubos, tuberías, cables, asideros, conducciones, etc.

Conclusión

El importante progreso de la tecnología adhesiva para el sector del automóvil ha permitido que la oferta de productos técnicos para los profesionales del taller sea muy amplia. Concretamente, el desarrollo de los selladores acrílicos ha permitido el lanzamiento al mercado de muchos productos especializados que cumplen diferentes funciones. Por ello, es fundamental que los profesionales de los talleres de reparación de vehículos conozcan la amplia variedad de selladores acrílicos que existen, para poder seleccionar el producto idóneo en cada caso.  

New Call-to-action

Categorias: Aplicaciones