<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Retenedores: ¿cómo y cuándo usarlos?

Por Ruta 401

Cuando en el sector de la mecánica se habla de retenedores, inmediatamente se piensa en los fijadores de tornillos (como LOCTITE 270), que es lo que más se utiliza en el taller. Sin embargo, también existen retenedores anaeróbicos, que son capaces de curar sin la presencia de oxígeno y unir distintas piezas del vehículo sin necesidad de que exista un anclaje roscado o mecánico.

portada retenedores_opt

Aplicación de retenedores en los montajes cilíndricos 

Una de las gamas de retenedores que más se utiliza y que contribuye a facilitar en gran medida la labor del técnico de taller son los retenedores específicos para montajes cilíndricos, como el ensamblaje de rodamientos, arandelas de fricción y casquillos que están en contacto con aceites a altas temperaturas.

VER TODOS LOS POSTS SOBRE MECÁNICA

Este tipo de retenedores son fijadores especiales y es posible encontrarlos en varias tipologías diferentes. Gracias a ellos, es posible evitar una rotura o un gripaje interno que derive en una avería costosa.

A diferencia de los métodos de ensamblado tradicionales, estos retenedores permiten una transmisión de carga mayor y, además, una distribución uniforme de la tensión. Esto es así gracias a que los retenedores se distribuyen uniformemente en la unión, permitiendo el contacto total entre las superficies a unir y rellenando las posibles holguras. Esta característica, como se acaba de comentar, es la que contribuye a evitar posibles roturas o gripajes.

Por otro lado, su empleo en reparaciones de montajes cilíndricos evita la inversión en piezas de recambio y los elevados costes de mecanizados y producción. Debe tenerse en cuenta que la producción de piezas cilíndricas de ajuste exige mecanizados de alta precisión, sobre todo en el caso de montajes con exigencias de carga específicas. 

Otra característica de este tipo de retenedores es que tienen una alta capacidad térmica. Normalmente pueden soportar temperaturas de hasta 150 ºC, aunque existen productos especiales capaces de soportar temperaturas de hasta 230 ºC. 

Ventajas del uso de retenedores

A continuación se citan las principales ventajas del uso de retenedores anaeróbicos en un taller de automoción:

  • Reducir los costes en operaciones de mecanizados y montajes.
  • Aumentar la vida útil de las uniones.
  • Eliminar holguras y descentres (en uniones cilíndricas).
  • Minimizar los tiempos de reparación.
  • Aumentar la fiabilidad y la precisión del montaje.
  • Sellar las uniones y evitar la posible corrosión.
  • Eliminar las elevadas tensiones de los montajes.
  • Permitir una mayor transmisión de carga.
  • Evitar pérdida de unión por dilataciones por temperatura.
  • Reducir el peso del conjunto montado.
  • Depender menos de la exigencia de las tolerancias de mecanizado.
  • Aumentar la resistencia de la unión.
  • Simplificar el diseño del producto.

Algunos consejos a la hora de utilizar retenedores

Si se van a usar retenedores, es muy importante desengrasar, limpiar y secar la zona en la que se va a actuar para conseguir la mayor eficacia del producto y lograr un sellado perfecto. Para ello, existen limpiadores específicos como LOCTITE SF 7063.

Los retenedores son productos que empiezan a curar de forma rápida en ausencia de oxígeno entre las superficies metálicas a fijar y sellar. Por ello, es muy importante realizar el montaje en el plazo de tiempo más breve posible. Un ejemplo de la rapidez que se requiere se puede encontrar en el montaje de los casquillos de lubricación y fricción en un alojamiento concreto. Convenientemente, este elemento se introduce a presión con una prensa, lo que permite un montaje rápido y correcto.

A la hora de seleccionar un retenedor para la unión de montajes con holgura, deben emplearse productos de alta viscosidad (más de 2000 mPa·s). Un ejemplo de uso de este tipo de producto se da en uniones donde el asiento de cojinetes o rodamientos se haya desgastado y haya quedado una holgura excesiva que no permite la coaxialidad del conjunto montado. En estos casos, es importante usar retenedores con un alto poder adhesivo, que van a rellenar esas décimas de desgaste dando como resultado una fijación perfecta y duradera.

Retenedores de alta calidad

Aunque en el mercado se puede encontrar una amplia gama de retenedores, a continuación se recomiendan algunos de los productos más adecuados para las funciones que hemos comentado:

  • LOCTITE 603: retenedor de alta resistencia idóneo para ser utilizado en uniones cilíndricas ajustadas, como es el caso del montaje de rodamientos y casquillos. Además, es ideal para su aplicación en superficies ligeramente aceitadas difíciles de limpiar de forma completa.
  • LOCTITE 648: retenedor capaz de rellenar pequeñas holguras (hasta 0,25 mm) adecuado para uniones permanentes que exijan una alta resistencia mecánica y térmica (hasta 180 ºC). Ideal para uniones que deban resistir impactos, torsiones, vibraciones, etc. De curado rápido incluso en metales pasivos como aluminio, inox, zincados, etc.
  • LOCTITE 6300: es un producto equivalente a LOCTITE 648, sin embargo, como la ausencia de pictogramas de riesgo químico de su envase indica,  es la mejor alternativa en cuanto a seguridad e higiene para el mecánico. Igual que LOCTITE 648, este producto es idóneo para montajes permanentes como el de los ejes de transmisión, las cajas de cambios, los cojinetes, etc.
  • LOCTITE 660: se trata de un producto de resistencia media específico para la retención de piezas desgastadas y que presentan grandes holguras (hasta 0,5 mm). Por lo tanto no solo une y sella sino que también reconstruye los montajes cilíndricos en donde exista un severo desgaste superficial.

Árbol de transmisión

¿Qué y cómo es el árbol de transmisión?

El árbol de transmisión es un componente que está diseñado para soportar el máximo de revoluciones sin sufrir ningún tipo de deformación. Además, es el encargado de transmitir el giro del motor desde la salida de la caja de velocidades hasta el diferencial trasero (o delantero, en casos de tracción total). 

DESCARGA TU GUÍA CON LAS CLAVES PARA PERFECCIONAR  LAS TAREAS MÁS COMUNES EN EL TALLER

Los principales componentes de un árbol de transmisión son los siguientes:

  • Ejes tubulares: el árbol de transmisión puede contar con uno o más ejes tubulares metálicos unidos por juntas elásticas. 
  • Junta elástica (también llamada flector de transmisión): son discos de goma situados en los extremos del árbol de transmisión. Están fijados mediante pernos roscados a la caja de cambios o al diferencial. Su misión principal es la de absorber los movimientos de torsión y flexión simultáneamente durante la marcha del vehículo, y así evitar gran parte de las vibraciones.
  • Junta Cardán: consta de dos horquillas unidas por una cruceta. Propiamente, es el componente que permite la transmisión de giro entre dos ejes no alineados (permitiendo desvíos de hasta 40º). Estas horquillas se sitúan en los extremos de los ejes tubulares. 
  • Cojinete de apoyo intermedio: cuando el árbol de transmisión excede de una longitud determinada, se instala este cojinete para acoplar dos ejes de transmisión con el fin de evitar desequilibrios en el sistema y conseguir una óptima transmisión de la velocidad de giro del motor. El número de divisiones del árbol de transmisión dependerá de la longitud del vehículo.

PARTES_ARBOL_TRANSMISION_opt

 

 

Cómo evitar y cómo eliminar vibraciones en el árbol de transmisión de un vehículo con LOCTITE 270

LOCTITE 270 es un fijador para montajes que requieren de alta resistencia, permitiendo la unión de todo tipo de metales, incluso superficies aceitadas. Este retenedor de alta resistencia rellena holguras en las zonas de unión, sella estas uniones y evita el desgaste por movimientos y vibraciones. Por eso, es recomendable solucionar la cuestión de cómo evitar y cómo eliminar vibraciones en el árbol de transmisión de un vehículo con LOCTITE 270. 

Conclusión

Los retenedores anaeróbicos son una alternativa a los métodos de ensamblaje mecánicos tradicionales. Estos productos han evolucionado notablemente hasta el punto de ofrecer unas prestaciones muy superiores a los anclajes mecánicos. Además, aportan agilidad y ahorro en las operaciones de taller.

New Call-to-action

 

 

Categorias: Mecánica, Limpieza y mantenimiento