<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Fijador de tornillos: la solución al aflojamiento de las uniones atornilladas

Por Ruta 401

El fijador de tornillos es una solución óptima para asegurar las uniones atornilladas. Las uniones atornilladas o amovibles son un sistema de fijación utilizado universalmente para infinidad de ensamblajes, tanto en el sector industrial en general como en el del automóvil en particular. Una unión atornillada está formada por dos elementos básicos, un tornillo o espárrago y una tuerca u orificio roscado, que se unen entre sí gracias al tallado específico que se les realiza. 

fijador de tornillos

El principal problema de este sistema de fijación es que presenta una clara tendencia a aflojarse como consecuencia de distintos factores, lo que obliga a intercalar otros elementos, como arandelas, para reducir este inconveniente. Aún así, es necesario utilizar también un producto adhesivo conocido como fijador de tornillos, o fijador de roscas, para garantizar totalmente la fijación de la unión.

Características generales de un fijador de tornillos

La principal característica de un fijador de roscas es su capacidad para fijar de forma segura una unión atornillada metálica, con el objetivo de evitar su aflojamiento. Sin embargo, el uso de un fijador de tornillos presenta otras muchas ventajas:

  • Es un adhesivo anaeróbico que cura en ausencia de aire.
  • Permite restituir las características mecánicas del sistema de fijación utilizado en fábrica, ya que los fijadores de roscas son utilizados por los fabricantes de multitud de componentes cotidianos e industriales, entre ellos los vehículos. 
  • Ofrece una gama variada de productos para adaptarse al tipo de unión atornillada y al nivel de resistencia requerido. Asimismo, algunos fabricantes comercializan productos, como LOCTITE 2400 o LOCTITE 2700, exentos de símbolos de peligro y advertencias de riesgos, lo que favorece a la prevención y a la protección de quienes los aplican.
  • Su velocidad de secado se puede acelerar con la utilización de activadores como LOCTITE SF 7649.
  • Su coste no es elevado y no requiere ningún útil o herramienta complementaria para ser aplicado, ya que se suministra directamente desde el envase en el que se almacena. Además, para conseguir su cometido no es necesario utilizar gran cantidad de producto, lo que también contribuye a reducir su coste económico.
  • Elimina la necesidad de utilizar contratuercas o tuercas con retención.
  • No requiere ningún conocimiento técnico para ser aplicado, ya que basta con utilizar el que mejor se ajuste a las características de la unión amovible.
  • Evita la oxidación de la unión atornillada, algo muy importante cuando esta está expuesta a humedad y condiciones climáticas adversas. 
  • Absorbe las vibraciones y la expansión térmica propia de ensamblajes sometidos a un funcionamiento continuo, como máquinas, vehículos, etc., para evitar su aflojamiento.
  • Compensa los pares de apriete inadecuados para evitar que la unión se acabe soltando. 
  • Rellena los huecos que existen entre los filetes de las roscas para evitar el movimiento de la unión roscada, que puede producirse por la carga de trabajo o por vibraciones, y para evitar fugas. Con ello, la unión atornillada sufre menos y se alarga la vida útil del conjunto.

Clasificación de los fijadores de roscas 

Los fijadores de roscas se clasifican según su nivel de resistencia, por lo que es importante conocer esta característica de aquel que se vaya a utilizar para obtener el mejor resultado y garantizar la durabilidad de la unión amovible. Dicho esto, los tipos de fijador que existen, en función de los niveles de resistencia que pueden presentar, son los siguientes: 

  • Fijador de tornillos de resistencia baja. Este tipo está especialmente indicado para evitar el aflojamiento por vibración en uniones atornilladas de fácil desmontaje, pequeño tamaño (menos de ¼”) y paso de rosca fino. Permite el desmontaje con herramientas manuales y garantiza la fijación cuando la tornillería está ligeramente contaminada con aceites de motor o fluidos de corte, a la vez que evita la entrada de humedad. Un ejemplo de fijador de tornillos de este tipo es LOCTITE 222. Las principales aplicaciones de estos productos son las siguientes:
    • Fijación de componentes como carburadores, bombas, cajas de cambio o prensas.
    • Fijación de tornillos de ajuste, de cabeza avellanada y tornillos prisioneros sobre cualquier metal, incluidos los que están pasivados como los aceros galvanizados.
    • Ensamblados de metales de baja resistencia como el aluminio o el latón, que pueden romperse durante el desmontaje o por un exceso de apriete.
    • Fijación de componentes variados como coronas de reloj, gafas, etc.
  • Fijador de tornillos de resistencia media. En este caso, se trata de un producto con características similares al anterior, aunque con un nivel de resistencia mayor que le permite ser utilizado en tornillería de mayor tamaño (hasta M36), por lo que probablemente sea el fijador de roscas más utilizado. También permite el desmontaje con herramientas de mano. Un ejemplo de este fijador es LOCTITE 243. Las aplicaciones más comunes para este producto son las siguientes:
    • Fijación de cualquier tornillería metálica, esté o no pasivada.
    • Fijación de tornillos del volante motor, corona del diferencial, tornillos del cigüeñal, cárteres, pernos de balancín, conjunto de poleas, tornillos de sujeción de tapas, tapones del drenaje, de aceite, de pinzas de freno o de bombas de agua, entre otros.
    • Fijador de tornillos de resistencia alta. Como su nombre indica, este fijador aporta una resistencia mayor que los vistos anteriormente, con el objetivo de obtener uniones atornilladas permanentes, que no se desmonten habitualmente, especialmente resistentes a fuertes vibraciones. Estos fijadores aportar una mayor fijación que puede hacer necesario el uso de calor o de herramientas neumáticas para su desmontaje. Un fijador de roscas como LOCTITE 270 sería un ejemplo de este tipo de producto. Sus principales aplicaciones son estas:
      • Fijación de espárragos en bloques de motor o cuerpos de bombas, o fijación de pernos de anclaje del ventilador y de la tapa de balancines.
      • Fijación de tornillería de mayor métrica en general.
      • Uniones ligeramente contaminadas.

Conclusión

Las uniones atornilladas o amovibles constituyen un número importante de los montajes necesarios para el ensamblaje de piezas, máquinas, componentes, instalaciones, objetos y  automóviles. Muchos de estos elementos se desmontan con frecuencia para ser mantenidos o reparados, y es necesario que el operario devuelva los niveles de fijación de fábrica para garantizar la durabilidad de la unión y evitar el aflojamiento. Solo así, la actuación efectuada va a cumplir con las expectativas de los clientes más exigentes.

Guía Seguridad en el taller  

Categorias: Aplicaciones, Carrocería y parabrisas, Reparación mecánica