<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Presente y futuro de las luces LED del coche

Por Ruta 401

La tecnología LED (Light-Emitting Diode) ha supuesto un avance muy importante para la eficiencia energética de los sistemas lumínicos. Las luces LED del coche son diodos capaces de emitir luz cuando son atravesados por una corriente eléctrica. La presencia que tienen hoy en día en los vehículos hace que, como profesional del taller, debas saber cuanto más mejor sobre ellos.

Portada_led_opt

Aunque el fenómeno de la electroluminiscencia se descubrió en 1907, la tecnología LED no se desarrolló comercialmente hasta 1968. Fue entonces cuando se empezaron a fabricar, de forma industrial, indicadores con leds rojos.

VER TODOS LOS POSTS SOBRE MECÁNICA

En el sector automotriz, la primera integración de la tecnología LED en un vehículo se llevó a cabo en el Lexus LS600h (para las funciones de posición y cruce). Desde entonces, su desarrollo ha sido tal que, actualmente, existen modelos que emplean luces LED de coche para todas las funciones de iluminación

Ventajas de las luces LED del coche

La tecnología LED aporta numerosos beneficios. Gracias a ellos, este tipo de iluminación está ganando terreno a otras opciones, como los faros halógenos o xenón. A continuación, te explicamos las ventajas más importantes de las luces LED del coche:

  1. Alta eficiencia. El bajo consumo energético que las caracteriza está promoviendo su implementación en vehículos eléctricos. Este hecho permite aumentar hasta en 10 km la autonomía de los vehículos frente a aquellos que usan faros halógenos. 
  2. Larga vida útil. Las luces LED del coche pueden iluminar durante 20.000 horas a pleno rendimiento. A partir de entonces, empiezan a perder eficiencia progresivamente. Un faro xenón, por su parte, puede durar 2.000 horas.
  3. Inercia lumínica nula. Los faros LED emiten luz al 100 % de su capacidad desde el momento del encendido.
  4. Pérdida de energía mínima. Al no emplear filamentos, no hay pérdidas de energía en forma de calor. Sin embargo, esto puede ser un inconveniente en entornos con bajas temperaturas. En estos casos, la lluvia o la nieve no se desprenden del faro y el haz de luz disminuye.
  5. Emisión de luz blanca (cercana a los 5.500 K) y brillante. Esta es una de las características más diferenciadoras frente a otros sistemas de iluminación. En consecuencia, al margen del aspecto estético, las luces LED del coche permiten reducir la fatiga visual durante la conducción nocturna.
  6. Funciones avanzadas. La versatilidad de la tecnología LED permite ofrecer prestaciones como la iluminación adaptativa. Esto supone un gran avance en la seguridad activa de los vehículos. Es posible calibrar uno o varios grupos de LED de un mismo faro para iluminar zonas concretas y adaptarse a las condiciones de la vía. Este hecho implica una enorme ventaja frente a otras tecnologías, más rígidas en este sentido. 
  7. Diseño más sofisticado e innovador. Los diodos tienen un tamaño muy reducido. Gracias a esto, las posibilidades de agrupación permiten crear configuraciones creativas y que las luces LED del coche jueguen un papel importante en la estética del vehículo.

Todos estos aspectos convierten la tecnología LED en la opción deseada por casi todos los fabricantes. Sin embargo, existe un aspecto que está retrasando su implementación masiva en los vehículos: su elevado coste. Aunque su vida útil puede exceder a la del propio vehículo, ante una avería, a día de hoy, se debe optar por la sustitución completa del foco. Esto es así porque los talleres, de forma general, no están ofreciendo el servicio de sustitución de diodos.

Tipos de luces LED para el coche

Un LED tiene un tamaño muy pequeño y emite poca luz. Por ello, se montan en grupos para conseguir los diferentes niveles de luminosidad deseados. El sistema incorpora una unidad que gestiona electrónicamente las funciones y la alimentación de la luminaria.

Cada LED está cubierto por una cápsula que protege el circuito, pero que difumina el haz de luz. El principal hándicap en el desarrollo de las luces LED del coche es orientar el haz hacia la carretera. Y el modo como se consigue esto es lo que determina los principales tipos de faros LED:

  • Reflectores multifaro. Cuentan con pequeños reflectores, cada uno con un LED integrado. Estos LED pueden estar orientados hacia la carretera (vistos) o hacia el propio reflector (ocultos). La combinación y orientación de este grupo de reflectores, distribuidos en distintos módulos según el diseño del foco, permiten conseguir diversos tipos de luz (cortas, largas, adaptativas, antiniebla, etc.). Ocasionalmente, los reflectores tienen un cristal cobertor que ayuda a repartir la luz de forma más adecuada.
  • Proyectores elipsoidales. Se componen de una lente tras la que se instalan los grupos LED. Esta lente se encarga de orientar el haz de luz que emiten los diodos.
  • Sistemas combinados. En ocasiones, pueden verse ópticas que emplean ambos sistemas.

La tecnología LED también se emplea en otros sistemas de iluminación del vehículo, como pilotos traseros, intermitentes, etc. Sin embargo, estos no requieren focalizar la luz en una dirección concreta, por lo que no demandan de complejos reflectores o lentes.

Conclusión

Como has visto, las luces LED del coche ofrecen grandes ventajas frente a sistemas de iluminación como el xenón o los halógenos. Con un menor consumo de energía y un despliegue de máxima capacidad desde, prácticamente, su encendido, este tipo de iluminación se está consolidando en el mercado. Además, es un sistema que permite funciones extra en favor de la seguridad del vehículo y su reducido tamaño permite jugar un papel importante en su estética.

La única desventaja de las luces LED del coche es que, pese a su larga vida útil, su coste aún es elevado. Esto hace que dicha tecnología compita con otros sistemas, también en pleno desarrollo, como la iluminación láser.

New Call-to-action

Categorias: Reparación mecánica