<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Optimización y ahorro de costes en el sistema de pulido utilizado

Por Ruta 401

El proceso de pulido es la tarea que devuelve el brillo y la vistosidad a la pintura de acabado de un vehículo. Se lleva a cabo cuando esta presenta algún tipo de deterioro o anomalía superficial que solo afecta a la capa de barniz o de pintura monocapa. También es una operación necesaria para integrar los parches perdidos, restaurar faros y corregir defectos de pintado como descuelgues, bajadas de brillo o piel de naranja. 

Optimización_proceso _pulido

Por la frecuencia con que puede realizarse en el taller, hay que tener en cuenta que optimizar este proceso permite un ahorro de costes en el sistema de pulido, mejora la calidad del trabajo realizado, evita el retorno de vehículos y contribuye en la mejora del balance económico, a la vez que elimina las complicaciones funcionales y organizativas que todo ello conlleva.

Cómo conseguir un ahorro de costes en el sistema de pulido

Para obtener un ahorro de costes en el sistema de pulido del taller se deben aplicar los siguientes criterios:

  • Escoger una gama de pulimentos que se ajuste al tipo de vehículo objeto de la actuación. Algunos fabricantes disponen de gamas diferenciadas de pulimentos, con unas versiones destinadas a pulir vehículos comerciales o industriales, como trenes, y otras diseñadas para el pulido de turismos en los que se exige un acabado de mayor calidad. 
  • Verificar las características del pulimento para comprobar qué ventajas ofrece al taller en cuanto a ahorro de costes en el sistema de pulido. Por ejemplo, se comercializan pulimentos de corte rápido con muy elevado poder de desgaste, como TEROSON WX 159, que reducen el proceso previo de lijado al no ser necesario afinar la raya hasta granos por encima de P-1500 (con los sistemas tradicionales en necesario llegar hasta un P-3000, como mínimo, para garantizar que la raya sea lo suficientemente fina como para que el pulimento la elimine), o abrillantadores como TEROSON WX 178 HP, que eliminan de forma eficaz una raya de P-3000 sin necesidad de aplicar pasta de pulir de corte rápido. 

Pintura para Carrocería: Consejos y Técnicas (Gratis)

Además, estos productos no atacan a las gomas y plásticos del vehículo, como ocurre con otros pulimentos, y disponen de una tecnología que les permite pulir y abrillantar en un solo paso. Esto es posible gracias a que los granos se van rompiendo progresivamente en partículas más pequeñas a medida que avanza el proceso de pulido, peculiaridad que aporta un mayor poder de corte inicial y un efecto abrillantador al final del proceso. 

Cómo lograr la optimización del proceso de pulido

La sociedad actual es cada vez más exigente, lo que obliga a cualquier empresa de servicios a ofrecer trabajos de mayor calidad que garanticen la satisfacción del cliente final. En el taller de carrocería, esta necesidad aún es mayor, ya que los trabajos efectuados se realizan sobre objetos tan preciados como pueden ser los vehículos. Por la propia naturaleza del trabajo de repintado de un coche, pueden ocurrir una serie de defectos de pintado (descuelgues, pérdida de brillo, inclusiones de polvo, piel de naranja, etc.) que deben corregirse para entregarle el vehículo al cliente en perfectas condiciones. 

También existe la posibilidad de que clientes más exigentes soliciten trabajos de pulido de la carrocería o de ópticas, situaciones en las que aún es más importante, si cabe, ofrecer una mayor calidad. En cualquier caso, es conveniente que el taller optimice su proceso de pulido para ofrecer una calidad que sirva como elemento distintivo y diferenciador respecto a la competencia. Esto, sumado a la búsqueda del ahorro de costes en el proceso de pulido, puede aportar grandes beneficios al taller. Algunas medidas para llevarlo a cabo son las siguientes:

  • Adaptar la gama de pulimentos utilizados al tipo de vehículo y trabajo a realizar.
  • Dotar de valor al proceso de pulido como tal. Es vital que el operario sea consciente de la importancia que este tiene en cuanto a su repercusión en la calidad final del trabajo y la eliminación de la posibilidad de retorno del vehículo por una mala ejecución.
  • Instruir al operario para que ejecute el proceso de pulido siguiendo unas directrices de actuación adecuadas, como las que se explican en este artículo. Se debe tener en cuenta que un mal pulido puede estropear un buen trabajo de pintura.
  • Establecer un control de calidad que asegure que el vehículo es entregado con la certeza de que no va a ser devuelto al taller. Así se evita la necesidad de hacer efectiva una garantía por mala praxis que trastoca la planificación del taller y obliga al cliente a organizarse de nuevo para volver a dejar el coche a fin de solucionar el problema.  Para acometer este punto, se debe aplicar un control de este tipo al finalizar el proceso de pintado, ya que es muy sencillo detectar anomalías como las anteriormente indicadas para corregirlas, cuando proceda, a través de un proceso de pulido y evitar, así, la devolución.
  • Buscar mecanismos de diferenciación y distinción a través del proceso de pulido, tal y como se explica en el siguiente apartado.

Cómo se puede convertir un proceso de pulido en un elemento distintivo

En combinación con los puntos anteriormente citados, el proceso de pulido puede convertirse en un elemento distintivo en cuanto a términos económicos, de reputación y de captación de clientes. 

Desde el punto de vista económico, las finanzas de cualquier taller de carrocería deben estar equilibradas y saneadas para obtener los beneficios necesarios. Puesto que cada vez es más complejo obtener una alta rentabilidad en la oferta de un servicio concreto, es necesario buscar pequeños nichos de rentabilidad en las innumerables tareas y operaciones que se realizan en el taller, para que, con la suma de todas ellas, el provecho final sea sustancial y suficiente. En lo referido a conseguir un ahorro en el sistema de pulido, usar un producto como TEROSON WX 159 HP o TEROSON WX 178 permite alcanzar estos objetivos, ya que con ellos se reduce el número de materiales a emplear y el tiempo de intervención sobre el vehículo. Esto es especialmente importante en TEROSON WX 159 HP ya que su altísima capacidad de corte permite realizar el proceso de eliminación superficial de defectos desde granos de lija más pequeños (P1500), con menos etapas de pulido y menor tiempo en cada etapa.

Por otro lado, el uso de productos y materiales de calidad también reduce la aparición de defectos y garantiza acabados de calidad, lo que contribuye a reducir las pérdidas económicas, evitar los retornos y mejorar la reputación del taller. 

Por último, hay que decir que los servicios de pulido se ofertan de forma insuficiente en los talleres de carrocería y se reducen, casi en exclusiva, a la restauración de faros. Así que, más allá de buscar el ahorro de costes en el sistema de pulido, aplicar una buena técnica de marketing para potenciar la restauración de faros y ofertar servicios menos comunes como el pulido de la carrocería son formas de captar clientes, aumentar las horas de trabajo y diferenciarse de la competencia.  

Conclusión

Las tareas de pulido en el taller aportan un plus de calidad y distinción que mejora el acabado del servicio realizado y contribuye a aumentar el prestigio del taller, lo que a medio y largo plazo garantiza la existencia de la actividad. Sin embargo, para lograr este objetivo es necesario concienciar e instruir a los operarios y utilizar pulimentos de calidad que favorezcan la optimización y un ahorro de costes en el proceso de pulido empleado.

colorimetria_taller_coche

Categorias: Aplicaciones, Gestión, Carrocería y parabrisas