<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

5 cualidades que un buen sellador de tornillos debe tener

Por Ruta 401

Antes de hablar de las características que debe reunir un sellador de tornillos de calidad, hay que remarcar por qué es importante prestar atención a este tipo de detalles, que pueden marcar una gran diferencia en los resultados. La globalización de la economía ha hecho que muchas empresas proliferen internacionalmente y extiendan y amplíen sus vías de negocio por distintos países. Esto ha provocado que, a día de hoy, exista una competencia feroz y una gran variedad de productos aparentemente muy similares o incluso idénticos entre sí. 

Sin embargo, esta realidad no es del todo cierta. Por lo que el consumidor debe analizar con detalle el bien que va a adquirir para conocer de forma exhaustiva qué está comprando y poder determinar aspectos tan importantes como su calidad, su rendimiento o el resultado que ofrece a medio y largo plazo, entre otros.

Por lo tanto, cuando se va a comprar un sellador de tornillos, es evidente que el análisis de sus características cobra especial importancia para tener la seguridad de que reúne 5 cualidades imprescindibles en este tipo de productos.

LOC - sellador de tornillos

¿Cuáles son las 5 cualidades imprescindibles que un sellador de tornillos debe reunir?

Un sellador de tornillos está diseñado fundamentalmente para evitar el autoaflojamiento de determinados tornillos y roscas que están sometidos a unas condiciones de trabajo severas. Para conseguir esta finalidad, el fijador de roscas escogido debe contar con estas 5 cualidades:

1.- Resistencia al envejecimiento. Es fundamental que el sellador de tornillos garantice la durabilidad de las uniones roscadas ya que, con el tiempo, la fijación tiende a perder eficacia debido a la presencia de cargas, vibraciones, rozamientos y/o altas temperaturas

2.- Posibilidad de ser retirado con herramientas manuales. Muchas de las uniones roscadas suelen ser desmontadas en algún momento de su vida útil, cuando hay que efectuar reparaciones o trabajos de mantenimiento. Esto establece la necesidad de que el sellador de roscas empleado sea de resistencia media, ya que solo así se evita tener que usar fuentes de calor para extraer el tornillo o la tuerca.

3.- Buena resistencia mecánica, química y/o térmica. Un número importante de las uniones roscadas utilizadas en máquinas y vehículos se emplean para ensamblar distintos componentes por los que circulan fluidos (aceite, líquidos refrigerantes, etc.) que pueden atacar químicamente al sellador y deteriorarlo. Por ello, que el fijador de tornillos disponga de resistencia química es imprescindible para que mantenga intactas sus cualidades con el paso del tiempo y no se produzcan fugas o el aflojamiento de la unión. Además, ciertos sistemas mecánicos generan cargas y trabajan a temperaturas altas que podrían comprometer el cometido del fijador de roscas si no dispone de una buena resistencia mecánica, química y térmica, respectivamente.

4.- Viscosidad adecuada. La gran mayoría de los tornillos utilizados en la industria están fabricados con distintos metales (aleaciones de hierro, de aluminio, etc.) y presentan medidas diversas. Esto hace que deban haber fijadores líquidos para uniones de pequeña métrica y paso fino y productos más viscosos para pernos de métrica grande y paso de rosca basto, lo que obliga a disponer de varios productos que cubran las diferentes necesidades. A pesar de ello, algunos fabricantes reducen este inconveniente al poner a disposición de los profesionales del taller una gama de fijadores de roscas con un rango de aplicaciones mayor. Por ejemplo, LOCTITE 243 es un producto de resistencia media que muestra una alta efectividad, además de un excelente rendimiento y gran resistencia en tornillería de hasta métrica 36. Se pueden consultar las características de este sellador de tornillos de forma detallada en el artículo: “LOCTITE 243, el fijador de roscas indispensable para el taller”.

5.- Que sea un producto respetuoso con la salud de las personas y con el medio ambiente. La preocupación por estos importantes aspectos ha crecido significativamente en las dos últimas décadas. La sociedad es cada vez más responsable en este sentido y tiende a buscar alternativas menos dañinas y menos contaminantes. Se ha tomado conciencia del hecho que, que el sellador de tornillos y otros productos del taller cumplan con estas expectativas es importante para el bien de todos. En esta línea, los fabricantes han desarrollado productos como LOCTITE 2700, de resistencia alta, y LOCTITE 2400, de resistencia media, que no incorporan compuestos peligrosos ni nocivos, por lo que se pueden usar de forma totalmente segura y no conllevan peligro alguno para la piel, los ojos o las vías respiratorias.

LOC - sellador de tornillos

Conclusión

El sellado de tornillos es una acción imprescindible en la fabricación y reparación de determinados componentes mecánicos para evitar el aflojamiento provocado por esfuerzos, vibraciones y condiciones de trabajo severas. Sin embargo, no todos los selladores de tornillos son iguales ni ofrecen las mismas garantías y propiedades. Por eso, antes de su compra, se debe efectuar un análisis exhaustivo del producto para determinar que posee las cualidades imprescindibles para garantizar un trabajo de calidad y duradero en el tiempo.

New Call-to-action

 

Categorias: Tratamiento metales