<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo reparar una fuga de aire acondicionado en el coche

Por Ruta 401

Reparar una fuga de aire acondicionado en el coche es importante, ya que el sistema de aire acondicionado o de climatización de un vehículo es un elemento clave para conseguir unas condiciones de ambientales idóneas en el interior del habitáculo. Gracias a ello, se incrementa sustancialmente el confort durante la conducción, con el objetivo de mejorar la experiencia al volante y la seguridad.

F1 fuga aire

Un mal funcionamiento de este sistema puede afectar a  las capacidades del conductor. La fatiga, el cansancio, la somnolencia, la falta de visibilidad por empañamiento de los cristales, etc., cuando las temperaturas ambientales son extremas, pueden hacer que exista un mayor riesgo de sufrir accidentes. 

Una de las causas más comunes por las que este sistema falla es porque existe una pérdida de gas. Para subsanar este problema, es importante localizar y reparar cualquier fuga en el aire acondicionado del vehículo.

Zonas frecuentes de pérdida de gas

El circuito de aire acondicionado y de climatización es un circuito cerrado y estanco de ciclo continuo por el cual circula un gas refrigerante (R134a y R1234yf) que no se consume. Cuando se detecta que el nivel de gas es inferior al estipulado, se debe buscar la zona de pérdida del gas para poder reparar la fuga de aire acondicionado y evitar que, con el tiempo, el sistema refrigere de forma incorrecta.

A pesar de que el circuito está diseñado para que sea estanco y no se produzcan pérdidas, es habitual que, con el paso de los años, los conductos por los que circula el gas y las juntas de goma que sellan las conexiones se deterioren. Esto da lugar a fugas de distinta complejidad, que provocan la pérdida progresiva o súbita de la capacidad para refrigerar el habitáculo. También es frecuente que se produzcan pérdidas a través de las válvulas de servicio. 

Además, hay que tener en cuenta que la pérdida de capacidad refrigerante se puede deber a averías en otros componentes del circuito como el compresor, la válvula de expansión, el condensador, el ventilador, los filtros o el sistema eléctrico, entre otros.

Cómo detectar fugas en el circuito

Puesto que el gas refrigerante es incoloro, es imposible detectar las fugas de aire acondicionado a simple vista. Así pues, se deben aplicar métodos que permitan al profesional del taller saber con certeza el punto concreto de la fuga. Los métodos de detección de fugas de gas refrigerante son los siguientes:

  • Mediante la utilización de colorante y lámpara UV
  • Mediante detector electrónico
  • Mediante aplicación de presión en el circuito

Mediante la utilización de colorante y lámpara UV

Este método de detección de fugas es el más antiguo de los tres mencionados. Consiste en añadir un agente colorante fluorescente miscible con el refrigerante y el aceite que se añade a la carga de gas para que manche las zonas por las que se produce la pérdida de refrigerante

DESCARGA TU GUÍA CON LAS CLAVES PARA PERFECCIONAR LAS TAREAS MÁS COMUNES EN EL  TALLER

Tras unos minutos de funcionamiento del circuito (5 minutos mínimo), el operario ya puede buscar la pérdida. Para ello, se tiene que colocar unas lentes tintadas de color amarillo  e ir proyectando luz ultravioleta con una lámpara específica a lo largo de todas las canalizaciones y conexiones. Estas lentes protegen contra la luz UV y ayudan a detectar la fuga, de forma que allí donde se aprecie un mancha verdosa, existe una pérdida de gas refrigerante que se debe reparar.

Su principal inconveniente es que no es capaz de revelar microfugas. Por eso, utilizando este sistema no siempre se logrará encontrar la pérdida y reparar la fuga de aire acondicionado en el coche. En el siguiente vídeo se ve la forma de aplicar este método de identificación.

Mediante detector electrónico

Se trata de un sistema capaz de detectar fugas de gas refrigerante de forma inmediata y sin necesidad de aplicar ningún tipo de colorante al gas de carga. El dispositivo dispone de una sonda de sensibilidad regulable que permite detectar pérdidas muy pequeñas (hasta 2 gr./año aproximadamente). 

Para comprobar si existe una fuga, se debe acercar la sonda a las posibles zonas de pérdida y esperar a que el aparato devuelva una determinada señal acústica, luminosa y/o visual en la propia pantalla (depende del tipo de detector). En el momento en que aparezca, el profesional sabe que existe una fuga en ese punto concreto. Los detectores más modernos indican el tipo de fuga, clasificándolas por niveles para conocer de forma más exacta cuál es la pérdida real del sistema al año.

En el siguiente vídeo se puede ver el funcionamiento de un detector electrónico moderno.

Mediante aplicación de presión en el circuito

En este caso, el método de identificación consiste en vaciar el circuito de aire acondicionado y añadirle nitrógeno o gas formier (compuesto por un 95% de nitrógeno y un 5% de hidrógeno) a unos 12 bares de presión durante unos 10 minutos para observar si la presión se mantiene estable o se producen fugas. Si la presión no se mantiene, se debe a que existe una fuga en algún punto del circuito.

F2 fuga aire

La localización exacta de la fuga se efectúa mediante el empleo de detectores electrónicos o aplicando aerosoles específicos de detección de fugas sobre las distintas posibles zonas dañadas, para revelar la pérdida a través de la formación de espuma. 

El equipo para efectuar esta comprobación está compuesto por un kit de válvulas sobre el que se conectan las distintas mangueras y por la propia estación de carga del aire acondicionado, a través de la cual se realiza el proceso de vacío, carga y comprobación del circuito y de las presiones de trabajo. En el siguiente enlace está disponible un vídeo en el que se muestra el proceso de comprobación mediante gas formier.  

Cómo reparar una fuga de aire acondicionado en el coche

Una vez localizada, se puede reparar la fuga de aire acondicionado en el coche de estas dos formas:

  • Sustituyendo la pieza dañada
  • Introduciendo selladores tapafugas de aire acondicionado en el sistema

De ambas opciones, la más recomendable, por ser la que va a garantizar la total corrección del problema, es  sustituir la pieza dañada. Para ello, en primer lugar se debe vaciar el circuito. A continuación, se sustituye la pieza dañada y se efectúa el proceso de vacío y carga con el gas refrigerante. 

Sin embargo, también se comercializan productos específicos para tapar pequeñas fugas (los tapafugas de aire acondicionado), que son vendidos como una solución económica para estos casos concretos. Para reparar una fuga de aire acondicionado en el coche con un tapafugas de aire acondicionado, se deben seguir las instrucciones del fabricante. Aunque, en líneas generales, se trata de introducir el producto en el circuito de baja presión mientras el sistema de climatización está en funcionamiento y, a continuación, completar la carga con el gas refrigerante que corresponda.

Conclusión

El sistema de climatización del vehículo incide directamente en el confort y la visibilidad del conductor al volante, por lo que su influencia sobre la seguridad activa es relevante y ha de ser tenida en cuenta. La causa más común de fallo en el sistema de climatización son las fugas en el circuito. Para corregir el problema, se debe localizar la pérdida de gas con un sistema fiable de detección y, a continuación, subsanarlo preferiblemente a través de la sustitución de la pieza dañada. Además, los sistemas de aire acondicionado de los coches son proclives a generar malos olores y a acumular multitud de bacterias y gérmenes, por lo que es muy recomendable utilizar limpiadores desinfectantes específicos como LOCTITE SF 7080 para mejorar el ambiente dentro del habitáculo.

 

guia_de_calefaccion_del_coche

Categorias: Mecánica