<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=504381226667916&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Características y ventajas de las caretas de soldar electrónicas

Por Ruta 401

Los profesionales que realizan labores de soldadura se tienen que enfrentar a algunos riesgos derivados de los instrumentos usados para esta tarea. En este sentido, es necesario proteger las manos, la cara o el cuerpo de las quemaduras o chispas producto de la soldadura. Sin embargo, hay otro elemento a proteger muy importante: los ojos. Y precisamente para eso funcionan las caretas de soldar.

careta-soldar-automatica.jpg

¿Qué son las caretas de soldar?

Las caretas o máscaras de soldar son elementos de protección individual que se utilizan durante la tarea de soldadura para proteger la cara de las chispas, así como los ojos de los rayos infrarrojos o ultravioleta.

Las primeras caretas de soldar consistían en una simple pantalla que se sujetaba con una mano e incorporaba un visor de vidrio a la altura de los ojos. Con el tiempo las caretas fueron evolucionando y aparecieron las máscaras termoformadas, las cuales permitían al operario tener las dos manos libres y controlar mejor el arco de soldadura. En la actualidad, muchas caretas se realizan con forma de casco, de forma que ofrecen una protección mucho más completa.

 

Caretas de soldar electrónicas: definición y ventajas

Sin embargo, aunque son menos seguras, hay muchos profesionales que, en determinadas circunstancias, prefieren las caretas “a una mano”, ya que son más cómodas de quitar y poner cuando se ha de interrumpir el proceso de soldadura para comprobar algo (por ejemplo, el estado de las juntas) o a la hora de trabajar en espacios pequeños.

Aquí es donde entran en juego las caretas de soldar electrónicas, que aúnan lo mejor de las máscaras anteriores. Estas máscaras ofrecen una protección completa y evitan tener que quitarse la máscara al efectuar comprobaciones durante el proceso. ¿Cómo lo consiguen?

El visor de las caretas electrónicas incorpora una células fotosensibles que regulan la cantidad de luz que entra en él, dependiendo de las condiciones lumínicas del momento. Es decir, la careta ofrece una visión normal hasta que las células fotosensibles del visor detectan los rayos ultravioleta o infrarrojos producto de la soldadura, momento en el cual se oscurece el visor para evitar dañar los ojos del operario. Cuando la operación se detiene, la pantalla vuelve a su luminosidad habitual.

De esta manera, estas caretas electrónicas ofrecen ventajas muy a tener en cuenta:

  • Permiten trabajar en espacios reducidos. Muchos profesionales, sobre todo los que son un poco más inexpertos, sienten dificultades y agobio a la hora de trabajar con máscaras en lugares angostos ya que tener que quitarlas y ponerlas puede resultar muy incómodo.  
  • Relacionado con el punto anterior está el hecho de que con estas máscaras no es necesario detener el proceso en ningún momento, ya que reajustan de forma automática la luminosidad de su pantalla.
  • Incluye una escala (suele ir del 1 al 15) que permite ajustar el nivel de oscurecimiento al tipo de soldadura que estemos realizando (autógena, MIG o TIG).
  • Garantizan que no se pone en riesgo la vista del trabajador ya que, repetimos, no es necesario quitarlas en ningún momento del proceso.
  • Por último, a todas sus ventajas específicas le suman el hecho de que ofrecen una seguridad y protección total contra quemaduras de chispas, al mismo nivel que una careta tipo casco convencional.

Sin duda, estas caretas son una gran opción que han facilitado la operativa del profesional y aumentado su seguridad.

 

New Call-to-action

 

Categorias: Carrocería y parabrisas